Viernes, 14 de junio de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
Diferencias sexuales entre mujeres y hombres (4): adolescentes y jóvenes
X

Diferencias sexuales entre mujeres y hombres (4): adolescentes y jóvenes

Actualizado 23/02/2018
Aída Acosta Alfonso

Las adolescentes y jóvenes se han acercado mucho en Las conductas sexuales a los varones. La edad de acceso a conductas que incluyen el coito se ubica, en el 50% de los adolescentes, entre los 15 y 17 años, con una minoría que accede antes de los 14 (el 10%) . Por otra parte, el número de parejas que han tenido ha aumentado en ambos sexos.

Sus actitudes han cambiado de forma que la inmensa mayoría considera que son legítimas las relaciones si ambos consienten, sin que sea necesario el compromiso o los afectos. Aun así, las chicas dan más valor a los afectos y compromisos de pareja, mostrándose con frecuencia más frustradas con las relaciones ocasionales, aunque acceden cada vez con mayor frecuencia a ellas.

Por ello, puede decirse que el acercamiento de las chicas al patrón sexual de los chicos, al menos hasta nuestros días, provoca malestar en no pocas chicas. Tal vez el problema de baseDiferencias sexuales entre mujeres y hombres (4): adolescentes y jóvenes | Imagen 1 es que, al menos aun en nuestros días, las chicas dan más importancia a la "relación" que los chicos, más centrados en valorar la propia actividad sexual, aunque ambos sexos se estén aproximando, también con grandes diferencias dentro de cada uno de los grupos, especialmente entre las chicas, mucho menos uniformes que los chicos.

Varios problemas nos parecen muy relevantes para entender la sexualidad de las mujeres adolescentes y jóvenes. En primer lugar, la familia, la escuela y los profesionales de la salud, salvo excepciones, aun guardan silencio sobre la sexualidad mientras adolescentes y jóvenes tienen acceso a informaciones y modelos de conducta sexual a través de sus amistades, internet, la pornografía y numerosos productos culturales que usan la sexualidad como reclamo u como un producto más de consumo. Por eso tienen mucha información, pero ésta no está legitimada por la familia, la escuela y los sanitarios: la obtienen en secreto y la usan en secreto.

En segundo lugar, los modelos que observan, con frecuencia pornográficos (especialmente los chicos, pero, cada vez más las chicas) o comerciales se centran en relaciones coitales y una visión de la sexualidad como una mera necesidad fisiológica.

En tercer lugar, aunque la mitad de los adolescentes y la mayoría de los jóvenes tienen conductas sexuales, ésta conducta es furtiva, (hecha en lugares y tiempos inadecuados) lo que aumenta las conductas de riesgo, las disfunciones sexuales y la frustración (especialmente en las mujeres).

Por ejemplo: "una chica de 17 años me pregunta, ¿por qué duele tanto?, en una sesión de educación sexual. Acabada ésta, viene con su pareja, un chico de 18 años, y me cuentan que tienen relaciones, de madrugada, después del botellón, en el portal de su casa, junto al ascensor. De pie, medio vestidos, durante unos minutos, etc. Finalmente la chica, me acaba diciendo: "en realidad, yo vigilo, mientras él lo hace".

Por último, la asociación de ocio y consumo de alcohol. Es un contexto muy inadecuado para las relaciones sexuales y amorosas: mayor frecuencia de conductas de riesgo y situaciones de confusión o pérdida de control que favorecen diferentes formas de violencia no frustración sexual. Las chicas tienes más riesgo de sufrir abusos, acoso sexual, violación y coerción.

Es verdad que un grupo importante de chicas se manejan con responsabilidad y habilidades sociales en este contexto, pero no lo es menos que la actividad sexual entre adolescentes y jóvenes es, con frecuencia, una conducta de riesgo.

Finalmente el modelo de relación que tiende a ser dominante es el que siempre ha sido un modelo masculino: alta disponibilidad para el sexo ocasional, una conducta sexual entendida como una descarga de tensión sexual y una búsqueda de placer individual, desentendiéndose de la mujer.

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.

Comentarios...