Martes, 23 de abril de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
Cinco lecciones para emprender y potenciar tu negocio
X
cómo lidiar con las equivocaciones

Cinco lecciones para emprender y potenciar tu negocio

Actualizado 10/07/2017
Redacción

Es necesario experimentar una dosis necesaria de ensayo y error para dar con la clave para hacer que un negocio sea más fuerte

Cada emprendedor, idea de negocio y fracaso son diferentes. Es por ello que no existe una guía única que diga cómo hacer que un negocio sea más fuerte o cómo lidiar con las equivocaciones. Es necesario experimentar una dosis necesaria de ensayo y error para dar con esto.

Sin embargo, no significa que seas el único emprendedor que debe pasar por esto, porque todo empresario ha estado en tus zapatos en algún momento. Así que aquí hay cinco lecciones importantes para mejorar tu negocio.

1. Piensa más como un adolescente.

Si no hay adolescentes en tu casa, piensa en tus hermanos o primos más jóvenes. Este es un público exigente que suele responder rápidamente a situaciones porque han crecido en el mundo de la demanda.

También son usuarios y clientes que no esperan para ir tras las respuestas, y las buscan en línea. Por ello, es importante tomar nota de esta cualidad y construir los negocios con modelos basados en el aprendizaje instantáneo y soluciones rápidas.

Otra cualidad importante de esta generación es su conexión a las redes. De hecho, son la generación más hiperconectada de la historia. Al igual que los adolescentes, la gente quiere saber lo que tu empresa ha estado haciendo y desean interactuar contigo. Ya sea a través de eventos online o por medio de una presencia activa en las redes sociales.

En general, aprender de los adolescentes puede ayudarte a aprender a ser más adaptable al cambio, así como entender las necesidades y demandas que la próxima generación de consumidores a la cual deberás atender.

2. Aprende a medida que vas avanzando.

Si bien existen clases de emprendimiento legítimas que se ofrecen en colegios y universidades, y una cantidad interminable de recursos en línea, nada se puede comparar con la formación y el aprendizaje que obtienes al momento de trabajar.

Y esto incluye cometer errores, como contratar a la gente equivocada porque estabas impaciente, el tratar de hacer que todo sea una prioridad, hacerlo todo por tu cuenta, y estar aterrorizado ante el fracaso.

Mientras más pronto admitas tus errores, los asumas y los utilices como una experiencia de aprendizaje, más rápido te convertirás en un empresario fuerte.

Recuerda: "No te avergüences de tus fracasos, aprende de ellos y comienza de nuevo." (Richard Branson, https://gananci.com/frases-de-superacion/)

3. Centrarte en el cliente empieza centrándote en tus empleados.

El mundo actual dedica su atención exclusiva al cliente. De hecho, el enfoque suele ser tal que se descuida el hecho de que son los empleados las primeras personas a las que se debe llegar. Después de todo, ¿cómo puedes hacer felices a tus clientes si tus empleados no lo son?

La mejor manera de mantener a los clientes satisfechos, es transformando la cultura alrededor de tu empresa. Para ello, debes tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Escucha a los empleados que estén generando algún conflicto para que puedas responder a sus preguntas o inquietudes. Si continúan causando problemas, es posible que tengas que reemplazarlos con alguien que se ajuste mejor a la empresa.
  • Alienta a los empleados a ofrecer retroalimentación, pero asegúrate de compartir soluciones.
  • No castigues a los empleados por dar críticas.
  • Sostén reuniones uno-a-uno para que puedas discutir cualquier problema, preocupación y responder a sus comentarios.
  • Si cometes un error, asúmelo.

4. Cuanto más transparente seas, mejor estarás.

¿Cómo puedes esperar dar vuelta a una situación grave si no eres honesto no sólo contigo mismo, sino también con tu equipo y los interesados? Negar lo malo que es una situación es sólo ahondar más en el problema. Y lo último que quieres es que los empleados se presenten al trabajo un día y la oficina está encerrada para siempre.

Además, ser transparente con tu equipo y asociados podría conducir a una sesión de lluvia de ideas donde alguien puede dar con una solución que va a salvar el día.

En otras palabras, deja el ego a un lado y admite cada vez que tengas problemas y necesites ayuda.

5. No te tomes demasiado en serio.

Todas las personas cometen errores. Todos se tropiezan y caen. Sin embargo, la gente suele engañarse a sí misma de vez en cuando. Se sienten frustrados y se muestran al límite, lo que puede hacer que se distraigan de las cosas realmente importantes al momento de construir un gran producto.

Por ello, tienes que aprender a sonreír y no tomarte tan en serio para que puedas seguir adelante. Es bueno para tu salud mental, emocional y física.

Edith Gómez

Editora - gananci.com

Comentarios...