, 05 de febrero de 2023
Volver Salamanca RTV al Día
Una casa sobre la vida
X
(La Mirada).- El Museo Art Nouveau t Art Déco de la Casa Lis

Una casa sobre la vida

MIRADAS
Actualizado 12/02/2017
Redacción

Si no tuviera acceso al asombro acaso no existiría esta casa llena de metáforas y estrellas, ni esa belleza que nos mantiene de pie sobre la vida. Y en ese caso, habría que volver al principio, mucho antes de las palabras, e inventar el lenguaje y el pa

Si no tuviera acceso al asombro acaso no existiría esta casa llena de metáforas y estrellas, ni esa belleza que nos mantiene de pie sobre la vida. Y en ese caso, habría que volver al principio, mucho antes de las palabras, e inventar el lenguaje y el paisaje que deja una bailarina o el vuelo de los pájaros.

(Jclp)

La 'Mirada' de SALAMANCArtv AL DÍA se recrea en este lunes de mitad del invierno en uno de los espacios señeros de la ciudad, la Casa Lis y su Museo Art Nouveau t Art Déco, hecho "de la misma materia que los sueños" como señala Alejandra Martín Casado parafraseando a Shakespeare cuando se refiere a sus vidrieras multicolores en un texto que arropa un magnífico reportaje del fotógrafo de la luz, Manuel Lamas.

MUSEO ART NOUVEAU Y ART DÉCO - CASA LIS

Enclavada sobre la antigua muralla de la ciudad, la Casa Lis, actual sede del Museo Art Nouveau y Art Déco, es un símbolo de Salamanca. El industrial salmantino D. Miguel de Lis (1855-1909) construyó este palacete urbano diseñado por el arquitecto Joaquín de Vargas y Aguirre (1857- 1935) a finales del siglo XIX convirtiéndolo en uno de los pocos ejemplos de arquitectura industrial empleada para uso residencial, único por su espectacularidad y por la audacia arquitectónica con se resolvieron los condicionantes del proyecto (un solar irregular enclavado sobre una muralla y con un fuerte desnivel en su lado Sur).

Para ello, se creó una original escalera con terrazas ajardinadas, una gruta cubierta de rocalla que aligera el conjunto y una fachada de hierro y vidrio. "En contraste con las construcciones de piedra, e incluso subrayando el volumen de los monumentos históricos, los vitrales de la Casa Lis definen el edificio como espacio singular, proyectándolo hacia el exterior y abriéndolo a la curiosidad del paseante" (Conrad Kent). El interior se organizó en torno a un patio que distribuye las estancias y su fachada Norte es una de las escasas muestras de arquitectura modernista en Salamanca. Construida en piedra y ladrillo, destaca su puerta de acceso y el movimiento orgánico de las verjas de hierro de una deliciosa delicadeza Art Nouveau. Francisco Ayala quedó prendado de ella cuando visitó Salamanca y la inmortalizó en su libro de poemas "El jardín de las Delicias": "La casa tiene mi misma edad (?) vano sería el intento de declarar mediante palabras la gracia de su trazado, el equilibrio exquisito de sus proporciones, el delicado contraste que hace el ladrillo de un rojo apagado con las molduras blanco casi mate de las ventanas, la elegancia de sus líneas, el despliegue de la verja exterior en curvas suntuosas y el primor de esa puerta?".

Una casa sobre la vida | Imagen 1La casa-palacio cambió de propietarios en 1917, cuando D. Enrique Esperabé de Arteaga (1869-1966), futuro rector de la Universidad de Salamanca, se mudó a ella junto a su familia. Posteriormente, fue habitada por diversos inquilinos hasta que en los años setenta, cerrada y sin uso, comenzó un periodo de decadencia y degradación. Tras ser salvada de la ruina por el Ayuntamiento de Salamanca, que inició un expediente de expropiación en 1981, el singular edificio modernista reabrió sus puertas en 1.995 convertido en el que ya es considerado como uno de los mejores museos de artes decorativas a nivel nacional e internacional gracias a los fondos que D. Manuel Ramos Andrade (1944-1998), anticuario, coleccionista y mecenas donó para su conservación y exposición en la Casa Lis.

El Museo Art Nouveau y Art Déco propone un recorrido temporal a través de las artes decorativas entre las últimas décadas del siglo XIX y la II Guerra Mundial, uno de los períodos más fecundos de las artes aplicadas. Así, la mayor parte de las obras que se exponen en la Casa Lis son objetos utilitarios concebidos con unos cuidados criterios estéticos, dualidad que los convierte en singulares documentos de una época y modo de vida de los que no han perdurado muchos hasta nuestros días debido al uso que se hacía de ellos. A través de sus diecinueve colecciones, el recorrido por las salas del museo muestra al visitante la producción de los talleres europeos de artes decorativas de los periodos Nouveau y Déco: joyas de Masriera o Fabergé; vidrios iridiscentes de los talleres Loetz, Kralik, Pallme König o de la escuela de Nancy con piezas de Émile Gallé, los Hermanos Daum o Paul Nicolas; muebles de Homar, Majorelle, Busquets; porcelanas de Rosenthal, Royal Copenhagen, Mariano Benlliure, Gustave Guetant o Zuloaga; la colección de muñecas de porcelana francesa del s. XIX, que ha sido definida por los expertos como la mejor colección expuesta al público a nivel mundial y la muestra de criselefantinas de Demetre Chiparus o Ferdinand Preiss, con pequeñas esculturas que combinan el metal para las vestimentas y el marfil para las partes desnudas del cuerpo como la cara o las manos y que se han convertido en icono del Art Déco.

Desde su creación, el museo ha recibido más de dos millones y medio de visitantes y ha acogido destacadas exposiciones temporales de artistas como Picasso, Durero, Mucha, Anglada Caramasa, Sorolla, Celso Lagar, Joan Miró, Dalí, Frida Kahlo, Beltrán Massés, Lalique, Gallé y Gaudí, entre otros, muestras a las que se suma su exposición permanente con más de 2.500 piezas. Actualmente, la Casa Lis también exhibe 'Historia de una herencia: el legado de las hermanas Fidalgo a los salmantinos' (hasta marzo de 2017), una exposición inédita que da a conocer por primera vez y transcurridos veinte años las 24 pinturas de la colección que Doña Luisa Fidalgo Morales donó generosamente a la ciudad de Salamanca. Estas muestras han sido visitadas por destacadas figuras del mundo de la cultura y el arte, la política, la literatura, el cine, viajeros y turistas de todo el mundo, quienes han disfrutado esta "colgante llamarada oblicua hacia poniente" (Aníbal Núñez), la sorprendente y acogedora atmósfera de Lis, su luz, el encanto del Café ubicado en la fachada Sur, los deliciosos recuerdos y regalos de su boutique y la magia de sus vidrieras multicolores donde resuena el eco de Próspero y "La tempestad" de Shakespeare: "Nosotros estamos hechos de la misma materia que los sueños".

Comentarios...