Lunes, 06 de febrero de 2023
Volver Salamanca RTV al Día
Algunos poemas de ‘Aquí es el cielo’, de A. P. Alencart
X
DESDE ITALIA

Algunos poemas de ‘Aquí es el cielo’, de A. P. Alencart

CULTURA
Actualizado 12/02/2017
Higinio Mirón

La filóloga, profesora y traductora Stefania Di Leo reflexiona sobre cinco poemas de la antología "Tu je nebo /Aquí es el cielo", recientemente publicada en Croacia

Alfredo Pérez Alencart nos despereza los oídos una vez más, ahora con unos versos conmovedores repletos de temas actuales y sempiternos. Los mismos han sido seleccionados y traducidos al crota por la reconocida hispanista Zeljka Lovrencic. Alencart, en el texto 'Forastero', aborda problemas como la inmigración o el destierro, coparticipando a través de la sensibilidad de un hombre que, como él mismo, ha vivido esta experiencia. Aunque en su propio caso fue muy enriquecedora y le ha permitido ser embajador de la cultura iberoamericana en Salamanca, además de ser punto de referencia y de cruce entre Perú y España.

El poema 'Forastero' se aproxima a otras voces poéticas europeas, como es el caso del poeta neoclásico italiano Ugo Foscolo, que expresó líricamente el tema de la lejanía con la patria de origen, o si queremos abarcar otras ramas del saber cultural humano, a la melancolía del músico Chopin en sus nocturnos, en las que se destacaba un sentimiento constante de desarraigo. La función poética y metalingüística de Alencart es eterna y gana tanto el paso del tiempo como la distancia.

En el poema 'La casa del perdón' el poeta habla cristianamente del problema del odio, de la muerte y de la destrucción, temáticas muy actuales que afligen a nuestro planeta. Se trata, a través de perífrasis y metáforas, de un elogio de la Providencia, en el que ella triunfa soberana apoyando al inocente. La reflexión didascálica a la que conlleva el poema es que el amor lo puede todo, todo lo gana y triunfa sobre toda clase de poderes. También en este caso hay proximidad, con el poeta U. Foscolo en el tema de la lápida y de la muerte; sin embargo el poeta Alencart resuelve el problema de la memoria para la posteridad a través del amor de Dios. Así que la fe es algo inmanente y permanente.

En el poema 'Redoble el que espera' el tema de la fe está más presente, y es aquí en donde el poeta merodea lo místico, y se hace unas preguntas sobre cómo poder alcanzar el abrazo de Dios, a la manera de místicos como Santa Teresa y San Juan de la Cruz. El problema metafísico y espiritual del alma se convierte en pregunta existencial, que se hace autobiográfico cuando se habla de "un ángel que nació en el otro hemisferio verde del mundo, en donde hay una referencia clara con los paisajes amazónicos de Perú. El poeta está preocupado por la pregunta retórica de cuándo tendremos que acostumbrarnos al sosiego, un sosiego tanto espiritual como social.

El texto 'Garza vista al final del arcoíris' es el poema de unión con la tierra y la naturaleza. Al final, 'Bendita faena', es el poema del triunfo de la dignidad humana, a través del trabajo y del sacrificio que día a día ennoblece al hombre. Es el elogio de la poesía, aquella llovizna que apaga la sed del vivir, y es metáfora de la justicia humana para que nadie devore a nadie.

La traducción de estos versos en la antología croata, así como otras versiones a numerosas lenguas, enmarcan a Alfredo Pérez Alencart entre los poetas contemporáneos más traducidos.

Alencart, en sus versos, toma conciencia del valor de la misma poesía no sólo como medio de expresión sino como medio de denuncia de una sociedad que cada día más aliena y desbarata al ser humano. Y lo pongo en italiano: "Benedetta questa poesía, la cui grandine da da vivere!"

Comentarios...