Viernes, 31 de marzo de 2023
Volver Salamanca RTV al Día
Fronteras, muros, divisiones.
X

Fronteras, muros, divisiones.

OPINIóN
Actualizado 15/11/2016
Redacción Comarca

La insólita elección de D. Trump en las elecciones norteamericanas ha removido viejos e intensos temores por todo el planeta. No solo en aquellas naciones señaladas por el candidato como rechazables, sino en otras con ciudadanos indignos ( según la futura administración de Trump) de vivir en territorio norteamericano o en otras con tratados de relación que su gobierno revisará. Incluso en la vieja Europa muchas naciones han reaccionado recordando los programas del III Reich y sus catastróficas realidades. Solo se han alegrado abiertamente de la victoria de Trump los partidos de extrema derecha.

Las proclamas del futuro presidente (no se las puede llamar pensamiento, pues no constituyen un conjunto de ideas unidas y coherentes) están dentro de lo que llamamos extremismo, radicalidad, o populismo, como llaman otros.

Desde la psicología las podemos calificar de infantilismo, por mucho miedo que generen. El niño pequeño divide el mundo, sus propiedades y los seres que le rodean, en buenos y malos. Buenos son aquellos que le causan algún bien, malos aquellos que de alguna manera le perjudican o pueden perjudicar. Como en las proclamas de D. Trump. "Los mejicanos son malos, hay que echarles, levantar un muro infranqueable para que no puedan entrar. Los musulmanes también, cualquiera puede ser un terrorista", dicen las proclamas. Y, en general,los inmigrantes. Se habla ya de tres millones de inmigrantes que serán expulsados de USA. Sería uno de los éxodos más terribles de toda la historia de la humanidad y recordaría otros éxodos aún recientes en la historia europea.

El pensamiento infantil está incapacitado para hacer análisis desapasionados, objetivos, de los fenómenos, que es propio de los adultos que se interesan en comprender lo complejo de la realidad. Como los extremismos, el pensamiento infantil pone fronteras entre las razas, los grupos, el género, en un intento de no ser tragados por lo que sienten un caos de imposible dominio.

No saben de la riqueza que aporta la diversidad racial, lo pluricultural, la supresión de fronteras, el diálogo. Se fijan narcisistamente en sus "similares": al gobierno de Trump le gusta la Rusia de Putin. Le gustan los votantes del "Brexit", los que están hartos de tanto inmigrante.

No quieren saber cuánta riqueza individual y colectiva se ha creado a partir de cualquier frontera que se abre: desde la desaparición del muro de Berlín, hasta la creada en toda la Europa de libre circulación de europeos.

Esta semana conocí personalmente a un periodista portugués que escribe también en este diario. Hablamos de sus vivencias en su infancia en una población cercana a la frontera española, donde se veía un canal de la TVE y de las mías en las que hubo un continuo trasiego de portugueses y españoles viajando, celebrando fiestas familiares, intercambiando, pues una tía paterna estaba casada con un lisboeta. Ambos teníamos el sentimiento común de dos "nacionalidades", la portuguesa y la española en su caso y la española y la portuguesa en el mío. En nuestra conversación cada uno veíamos las riquezas del país vecino como las de un auténtico hermano: fue un encuentro muy gratificante. Sentimos cómo nos habíamos enriquecido con la unión de dos culturas cercanas.

Las políticas infantiles de D. Trump, si las lleva a cabo, no solo crearán un enorme sufrimiento humano, sino crearán más pobreza en todo el planeta y, por supuesto, un calentamiento global más dañino.

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.

Comentarios...