Miércoles, 19 de junio de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
Cuando las campanas lloran
X
gracias a la implicación de los vecinos

Cuando las campanas lloran

Actualizado 02/11/2016

CEPEDA/ La localidad serrana recupera y consolida una de sus tradiciones seculares, el toque por los difuntos en el día de Todos los Santos

Cepeda de la Sierra volvió a celebrar el ritual de toque de campanas por los difuntos en el día de Todo los Santos. Lo peculiar de este rito es que las campanas se tañen todo el día y parte de la noche por los vecinos que suben al campanario para recordar a sus seres queridos que han fallecido. Si bien esta tradición existía en más municipios de España, en esta localidad era costumbre muy arraigada y recordada con por los vecinos con especial devoción. Tanto es así que hace dos años y de forma espontánea Inocencio Sánchez "Capi" reanudó esta ceremonia secular, de esta forma amigos y familiares se sumaron a la iniciativa estando ya este año recuperada.

La alcaldesa de Cepeda, Francis Ciudad nos explica: "Los encargados de tocar las campanas el día de los Santos eran los monaguillos. Ellos, haciendo relevos cada poco tiempo, tocaban las campanas desde las cuatro de la tarde hasta la media noche. En aquel día y cuando el frio era intenso, las mujeres del pueblo se acercaban a llevarles tazones de caldo caliente para que entraran en calor ya que estaban tocando por los que ya no estaban para que siguieran siempre en el recuerdo...Tocaban por ellos...!!!. A todos los que participamos el año pasado y sin esperarlo...Las señoras mayores también nos llevaron caldo. Cuando oyeron tocar las campanas hicieron lo que se hacía siempre ...llevar caldo a la torre el día 1 de Noviembre. Antes incluso se asaban castañas en la torre mientras se tocaban las campanas."

Después del rosario celebrado en el camposanto, los lugareños que así lo desearon ascendieron a la torre del templo. Los ecos lastimeros de las campanas resonaron por la Sierra de Francia hasta la media noche, donde mujeres vestidas de negro recordaron los difuntos. La espadaña y las escalinatas iluminadas con velas hacía que el clamor de las campanas sonara todavía más profundo, de forma pausada y lenta: tan, tan, tan, ton/ TLON, TLON / tan, tan, tan, ton/ TLON, TLON...; y cada diez minutos cambio de sones, repicando: tan, tin, tan, ton?.

Una cadencia, que nos evoca sentimientos de nostalgia, melancolía y tristeza es la que hace llorar de forma sollozante a las campanas de Cepeda. Un sentimiento que une y sobrecoge al pueblo y visitantes con ese tañido tan penetrante y conmovedor. El día de Todos los Santos es pues una noche especialmente estremecedora en este municipio, en la que las campanas doblan de forma ininterrumpida gracias a la participación de los vecinos de todas las edades, que arrancan a las campanas sus gemidos y sus llantos lastimeros.

Rosa Gómez

Comentarios...