Viernes, 14 de junio de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
Excelente corrida de toros en ‘La Anciacinta’
X
CRÓNICA TAURINA DE JOSÉ ÁLVAREZ-MONTESERÍN

Excelente corrida de toros en ‘La Anciacinta’

Actualizado 12/09/2016
José Álvarez-Monteserín

Público excelente, respetuoso y exigente con los diestros. Soportó una presidencia mal asesorada, por el desconocimiento del reglamento

Hasta la meteorología acompañó el festejo taurino del día de nuestra Patrona. Día templado y con buen ambiente en la Romería de la Virgen del Castañar y tarde excelente para presenciar la corrida de toros anunciada. Cartel muy atractivo, por los toreros que lo componían y una vez más, los Amigos de la Plaza de Toros y las peñas Recreo, Los Praos y El Lokal, procesionaron a la Virgen desde la Capilla de la plaza hasta su tendido para presidir la corrida.

Toros de la ganadería salmantina de Vellosino, muy bien presentados y con buen juego. El 1º se lesionó a la salida, al derrotar en tablas, flojeando como consecuencia de ello. Buenos el 2º,4º 5º1 y 6º y excelente el 3º, llamado "Alcaraban", numero 21, lidiado por Juan Leal e indultado por el público, por sus extraordinarias cualidades para la lidia.

Juan Leal es un joven matador de toros francés, nacido en Arles, desconocido en la mayoría de los ruedos españoles. Tomó la alternativa en su País hace cinco años y la confirmó hace dos, en la Feria de San Isidro de Madrid, con toros salmantinos de "Sepulveda de Yeltes", teniendo como padrino a Manuel Escribano y como testigo a Juan del Álamo. Torero de fino trazo, de toreo hondo, de mucho poder, que sometió a Alcaraban y le hizo un toreo excelente por los dos pitones, con pases de adorno que fueron coreados. En el segundo de su lote, también estuvo excelente, si bien el morlaco se prestó menos al lucimiento que su hermano anterior. El diestro alcanzó tal éxito, que seguro tendrá la trascendencia debida, para verle la temporada próxima, en los carteles de relumbrón.

Juan José Padilla, es el paradigma de la ilusión, esfuerzo y honestidad. Después del percance sufrido en Zaragoza y después de la carencia física que padece, cabe afirmar que toreo más y mejor. Padilla ha alcanzado la excelencia. Que forma de encandilar al público y que forma de torear. Lo de menos son los trofeos que consiguió en los tres toros que lidió, uno por la cogida de Fortes, lo excelente fue su toreo de capa, sus quites y sus faenas de muleta. Y como siempre, deleitando al respetable y poniendo pares de banderillas, de poder a poder y al violín. Padilla se ganó la repetición en Béjar.

La mala suerte la tuvo Saúl Jiménez Fortes. Torero malagueño de hondo calado y muñeca templada, que lució su arte en el primero y único toro que lidió, dado que al final de la suerte resultó cogido en el gemelo de su pierna derecha y tuvo que ser asistido por los servicios médicos de la Plaza y trasladado a Salamanca. Pero dejó, como siempre, buen sabor de boca.

El público excelente, respetuoso y exigente con los diestros. Soportó una presidencia mal asesorada, por el desconocimiento del reglamento. Asesorar y presidir una corrida de toros no es un juego de niños, sino una función de alta responsabilidad. Tomemos nota para los próximos festejos, de que el aficionado conoce y exige la aplicación del Reglamento.

Notamos la ausencia de los componentes de muchas Peñas, por lo que al tendido de la Virgen, le faltó color y alegría, virtudes que en otras ocasiones han aportado al ambiente. Solamente estuvieron los componentes de las Peñas recreo, Los Praos y El Lokal, que fueron los que procesionaron la imagen de la Virgen de los Toreros hasta el tendido que lleva su nombre. La empresa puso un precio alto a las localidades sin numerar y pagó el error, porque la asistencia de peñistas fue muy escasa. Hecho a considerar para los próximos festejos. Y la Virgen de los Toreros una vez más, presidió el festejo. Al salir a la Plaza, la Banda de Música interpretó el Himno Nacional, que el público escuchó puesto en pie; los toreros cumplimentaron a la Virgen y al final del paseíllo, se guardó un minuto de silencio, en recuerdo y homenaje, al torero fallecido Víctor Barrio y al que fuera durante más de cincuenta años, presidente y asesor taurino de los festejos de La Ancianita, Julio Hernández Oviedo. Y lo más importante, el público se divirtió y salió de la Plaza "toreando".

José Alvarez-Monteserin

De la Asociación de Amigos de la Plaza de Toros de Béjar

Comentarios...