Miércoles, 24 de julio de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
Más de 400 cigüeñas y 4.000 gaviotas se alimentan en el CTR de Gomecello
X
cientos de grullas PERNOCTAN EN el azud de Riolobos

Más de 400 cigüeñas y 4.000 gaviotas se alimentan en el CTR de Gomecello

Actualizado 10/01/2016
J. H. I. / El Norte de Castilla

La alimentación, y no el clima, fuerza la migración de las aves, según los expertos de la Sociedad Española de Ornitología en Salamanca

[Img #526925]

«Las aves que migran, lo hacen por problemas de comida», explica Miguel Blanco, coordinador de la Sociedad Española de Ornitología (SEO) en Salamanca. Un ejemplo muy claro es el de las golondrinas que cuando hace frío se van, pero es porque no hay mosquitos, «por eso se van», aclara Blanco.

Quizá por esta razón el dicho 'por San Blas la cigüeña verás' ya no se cumple tanto como antes en muchos lugares, pues en muchos sitios las cigüeñas «no se van o sus desplazamientos son más cortos». En estos días hay momentos en los que se han contabilizado 400 cigüeñas alimentándose en el Centro de Tratamiento de Residuos (CTR) de Gomecello. « Antiguamente las cigüeñas se iban porque se helaban las charcas y no podían comer las ranas e insectos de estas zonas húmedas», considera Blanco, ahora con los vertederos estas aves tiene alimento durante todo el año. Las gaviotas también se alimentan estos días en Gomecello. En el Centro de Tratamiento de Residuos se han llegado a contabilizar alrededor de 4.000 gaviotas reidoras y umbrías. «Se mueven por comida», recuerda Blanco que afirma que «sabemos que hay gaviotas de Bélgica, Francia, Alemania y Gran Bretaña que vienen a pasar el invierno aquí».

Por su cercanía con el CTR de Gomecello y por sus características, el azud de Riolobos es una de las zonas húmedas que más concentración de aves alberga en el invierno salmantino. Por ejemplo, este invierno, lo están pasando en tierras salmantinas, cientos de grullas que crían en la Tundra y que utilizan para dormir las mansas aguas del azud de Riolobos. «Se meten en el agua para dormir para protegerse de posibles predadores como los zorros, que si entran los oyen chapotear», relata Blanco. Patos, gansos y espátulas también hacen uso de los embalses para dormir. Años atrás eran usados por estas aves los embalses de Almendra y el de Santa Teresa. Ahora las aves prefieren el de Santa Teresa y el azud de Riolobos por su cercanía con el CTR. Aunque «para estas aves los kilómetros no son inconveniente», asegura Blanco. En este sentido, cuenta que tienen registrada una espátula zancuda, «que es un ave parecida a la cigüeña pero con el pico en forma de espátula», que un día estaba en Francia y al día siguiente aquí. «Se hizo entre 12 y 36 horas más de mil kilómetros», calcula Blanco, ya que desconocen la hora exacta a la que salió y llegó.

El cambio climático se nota también en los desplazamientos de las aves migratorias. Un ejemplo es el de los gansos que, al hacer menos frío, encuentran alimento más cerca de su origen. Antes pasaban aquí la invernada alrededor de cinco millares y ahora son pocos.

Tipos de aves migratorias

En palabras de Miguel Blanco hay tres tipos de aves migratorias. Unas son las que pasan el invierno con nosotros, después de haber criado en el norte de Europa. Entre ellas se cuentan los milanos reales, las espátulas y las grullas. Muchas de las cuales se pueden ver estos días alimentándose en las extensas llanuras o bien, en las zonas de aguas embalsadas de la provincia.

El segundo tipo de aves migratorias que identifica Miguel Blanco son las que en estos momentos están en África, y vienen a criar aquí en verano.

El tercer tipo de aves migratorias que pasan por la provincia de Salamanca son las que se dejan ver en sus pasos pre y pos nupciales. El paso prenupcial de estas aves suele ser muy rápido ya que se desplazan al norte con muchas ganas de criar y el posnupcial es más tranquilo y relajado porque sólo van a alimentarse en África.

Fuente El Norte de Castilla

Comentarios...