Miércoles, 17 de julio de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
Ligero de equipaje
X

Ligero de equipaje

Actualizado 11/03/2015
Carlos Aganzo

Para quienes viajamos con frecuencia la voz machadiana es un reto permanente que nos divide sin remedio. El gusto por desplazarse con las manos en los bolsillos frente a hacerlo con una mochila, un bolso de mano y una gran maleta, separa a las personas. Se dice que es una actitud que define el carácter de la gente aunque también puede ser una circunstancia acorde con el propósito del periplo ya que no es igual acudir a una reunión social en una ciudad próxima que desplazarse para realizar una estancia prolongada en otro país. Pero aun así pareciera que es el talante del viajero lo que verdaderamente condiciona la elección del equipaje compañero. También se señala que el género de la persona es un determinante decisivo para explicar el asunto. Es más que posible.

La experiencia me indica que la comodidad es un factor determinante a favor de viajar con un bagaje liviano. Viajar cómodo supone eliminar la preocupación que distrae de evitar la pérdida o el hurto, así como prescindir del esfuerzo dedicado al acarreo de bultos pesados. Ello facilita concentrarse exclusivamente en el viaje en sí, en el paisaje, en las caras de quienes nos rodean, en las fantasías que provocan determinadas situaciones. Claro está que hay quienes siempre señalan los inconvenientes de esta opción derivados de no estar preparado ante un imprevisto: una lluvia que arruina el calzado, una ola de frío que demanda mayor abrigo, una invitación inesperada que obliga a llevar una vestimenta apropiada. No obstante, siendo situaciones desesperadas pueden ser fácilmente subsanables.

Hay, sin embargo, un equipaje de otra índole que me parece más oneroso y preocupante que habitualmente no se tiene en cuenta. Está compuesto por los prejuicios y las obsesiones. Viajar supone desplazarse con una predisposición que conlleva estar abierto a la sorpresa, al acontecer diferente a la rutina que uno lleva en su vida cotidiana; pero frente a ello hay quienes creen conocer de antemano todo lo que les va a suceder, su minuciosa lectura de guías y demás información les lleva a anticipar lo que van a ver al doblar cualquier esquina, a tener el juicio listo frente al hecho cultural. También están quienes quieren repetir sus más mínimos hábitos, comer la misma comida, dormir a la hora de siempre, realizar las llamadas de costumbre. Viajar casi desnudo, liviano, sin adherencias, como los hijos de la mar.

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.

Comentarios...