Miércoles, 17 de julio de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
Patria
X

Patria

Actualizado 21/01/2015
Carlos Aganzo

En Ecuador, el gobierno de la Revolución Ciudadana ha resucitado esta palabra que en boca del presidente Correa suena como un dulce reclamo, un señuelo que clama por cierto sentido de pertenencia que acompañe al proyecto político que lidera desde hace ocho años. Es un término que en mis oídos resulta extraño, cuando no evoca recuerdos donde su uso venía cargado de prepotencia y de exclusión. Desde hace tiempo para los más jóvenes está en desuso en muchos países envueltos en la vorágine de expresiones del quehacer social que vinieron con la post modernidad y con la lenta, pero imparable, globalización. Si en un primer momento su sentido tuvo un cariz republicano, la subsiguiente expansión del nacionalismo terminó confiriéndole un carácter demiúrgico desinflándose por el ulterior imperio de la sociedad de consumo.

Viene a mi memoria la proclama que preside la entrada de cualquier cuartel que supone un reclamo absoluto y sin concesiones: Todo por la patria. Hoy soy consciente del embuste, de todas las cosas que están por encima de los supuestos intereses de la patria que, en definitiva, son capturados por unos pocos monopolizadores que siempre pueden denostar a sus adversarios como vende patrias. La ambición individual, la hacienda, el mismo poder per se. Una palabra sonora que ha henchido la lírica y que llega a convertirse en epitafio de soñadores que terminaron siendo asesinos. Patria o muerte. Un vocablo cuya raíz original masculina en latín, pater, requiere edulcorarse para que muchos se refieran a la madre patria y ante la que solo la prédica anarquista levantó su voz contraria aunque fracasó con estrépito en su propuesta alternativa.

Hay muy poca escapatoria cuando del acoso de la comunidad organizada que es la patria se trata porque el Código Penal actúa eficazmente. Se me ocurren dos soluciones que aprendo de la literatura. Bien sea la propuesta por Bolaño quien señalaba que la única patria para el escritor de verdad es su biblioteca, una biblioteca que puede estar en estanterías o dentro de su memoria. Bien sea la búsqueda de un lugar ideal, único, por lo mismo que Cortázar había elegido Paris para vivir: "porque no ser nadie en una ciudad que lo era todo era mil veces preferible a lo contrario". Si el exilio interior es una solución de siempre, la huída hacia un espacio donde uno se sienta ninguneado no es menos infrecuente. Desoigo, patria, tu aflicción.

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.

Comentarios...