Miércoles, 17 de julio de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
La máquina idiotizadora de algunos partidos políticos
X
Conversación azarosa.

La máquina idiotizadora de algunos partidos políticos

Actualizado 12/11/2014
José Luis Cobreros

Un compañero le pidió a otro que le hablara sobre una cuestión.

La idiotez, el idiotismo o idiocia según wikipedia, en términos médicos, equivalente al retraso mental profundo, una enfermedad mental que consiste en la ausencia casi total en una persona de facultades psíquicas o intelectuales. También, en términos coloquiales, se atribuye este adjetivo a persona que es poco inteligente o que molesta a alguien, y esto es lo que sucede habitualmente con el partido popular, aunque también es atribuible a su "partner" el partido socialista.

También, etimológicamente es una palabra que procede del griego "idios" (privado, uno mismo) y que empezó a usarse para un ciudadano privado o egoísta que no se preocupa por los asuntos públicos, siendo esto, también lo mismo que hacen dichos partidos, puesto que no dan puntada sin hilo. Me refiero al hecho que cualquier actuación pública, o mejor dicho "cara a la galería" sólo tiene un motivo, obtener votos; de manera que los ciudadanos en cuanto miembros de una sociedad organizada de la cual además proceden los votos que les mantienen en el poder, les importan realmente un bledo.

¿Y por qué hago esta última afirmación?, muy sencillo, porque si realmente les importásemos un poco, sólo un poquito, no harían tantas barrabasadas como suelen hacer, causando más perjuicios que beneficios a los demás. Sirva a modo de ejemplo lo que empieza a suceder en muchos pueblos y ciudades, y que se repite cada cuatro años con motivo de algún comicio, sobre todo en las elecciones locales, me refiero al hecho que durante tres años y pico, y más últimamente con esto de la crisis-estafa, no se hace ninguna obra pública; sin embargo, acercándose tales elecciones empiezan a levantarse calles y plazas para su nuevo pavimentado, a hacerse "carriles bicis" que solamente utilizarán los cuatro jóvenes que se quedan en el pueblo, pabellones de deportes, y visitas de los políticos a barrios periféricos con promesas de la construcción de nuevos centros de salud, parques, alguna escuela, o simplemente para estrechar las manos a los vecinos y decirles que están ahí a su servicio. Baya caradura que tienen estos tipejos.

Pero como siempre, en mi inquietud por buscar la raíz del problema, será por eso que me llaman radical, mi asombro es cuando haciendo críticas como ésta, salen los infiltrados de la gaviota o del capullo, para ponerme verde, a mi y a los que comentan estas publicaciones con argumentos siempre idénticos, que la mayoría de las veces se reducen a insultos o descalificaciones sin ningún tipo de argumento. Porque oigan ustedes, que a mi me llamen "castristas" o "rojo de mierda" en si no me molesta, aunque nunca me han ido, y me refiero al primer insulto, las dictaduras sean del color que sean; y en cuanto a lo de rojo, si por ello se entiende como persona que lucha por los intereses de los más débiles, para mi significa un honor la atribución de tal menester. Lo que realmente me toca las narices, por no hacer alusión a otra parte de mi cuerpo, es la carencia de honradez de quienes lo hacen, refiriéndome a ello como la rectitud de ánimo, la integridad en el obrar y el respeto a las normas que se consideran adecuadas, a lo que no responden quienes justifican la manera de obrar tan deplorable de nuestros políticos, sobre todo de los que ahora ejercen el poder.

Me satisface la opinión, vengan de quien vengan, de mis comentarios, sean a favor o en contra, pero me satisfaría mucho más que los que son en contra fueran los suficientemente argumentados como para poder aprender de lo que con ellos se quiere transmitir, porque ni yo ni nadie estamos en posesión de la verdad absoluta, pero, sin embargo, todos, absolutamente todos, estamos obligados a ser coherentes con lo que decimos y, sobre todo, buscar en nuestra actuación, como he dicho antes, un comportamiento que supongan un beneficio para los demás, como colectivo, y no actuar como idiotas en el sentido etimológico que antes he indicado. Difícil, pero que muy difícil para aquellos que sólo están en la política para servirse de ella... Qué pena.

Feliciano Morales Martín

COMISIÓN POLÍTIVA MUNICIPAL

PODEMOS SALAMANCA

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.

Comentarios...