Miércoles, 17 de julio de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
Nocturno
X

Nocturno

Actualizado 15/10/2014
Carlos Aganzo

Es muy raro encontrar a alguien que no haya tenido una mala noche. Más frecuente es conocer a gente para las que las noches representan su hábitat ideal. Sombras y luces para la misma oscuridad. Duelo frente a pachanga. Gentes que hacen jornadas laborales interminables comenzando tras la puesta del sol y extendiéndose hasta el alba. Gentes que su vida no está completa sin vagar de antro en antro. Noches blancas, noches de Cabiria, noches de bohemia, noches de tormenta, noches púrpuras, guardianes de la noche, las mil y una noche. Miles de títulos de novelas y de películas, la ficción como siempre contorneando la realidad, la experiencia de cada uno que siempre puede abocarle a rememorar y quizá luego escribir sobre su noche, aquella de profunda amargura, de desesperanza dramática o de fervorosa pasión, de interminable encono, pero también de quietud absoluta, de dulce silencio.

La nocturnidad es un agravante para ciertos delitos en el derecho penal y es un caso especial del derecho laboral. Pareciera que la casuística que genera es fruto de una meditada reacción ante lo que poco a poco terminó significando para la vida de las personas. Es curioso que los diccionarios, sin embargo, se centren sobre todo en los animales o en las plantas nocturnas. Para la biología representan una curiosidad digna de estudio. En nuestra vida cotidiana nocturnidad es lo contrario de claridad, aunque las cosas no siempre son tan nítidas. Por ejemplo, no hubo nocturnidad en la manera en que el gobierno español repatrió para tratarles y después morir en su país a los dos misioneros infectados del virus de ébola, aunque sí la hubo a la hora de explicar las razones del traslado, los protocolos concretos a seguir y el nivel de preparación de nuestros equipos sanitarios.

Quien conoce una noche en un hospital sabe bien, irónicamente, que allí lo nocturno es diurno o, dicho de otra manera, cuando de la sanidad se trata prima lo diáfano, no puede haber ningún tipo de nocturnidad. Esta, no obstante, se echa encima de todos nosotros cuando los recortes injustificados, la improvisación, el uso cicatero y populista de ciertas medidas no sopesadas adecuadamente guían el accionar de quienes toman decisiones. Individuos, además, que nunca cobran conciencia del mal hecho y miran para otro lado a la hora de asumir responsabilidades de sus actos ejecutados con acerba incompetencia y el agravante de la nocturnidad.

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.

Comentarios...