Miércoles, 17 de julio de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
Hipótesis
X

Hipótesis

Actualizado 27/09/2014
José Luis Cobreros

[Img #114234]

Observa cómo en la naturaleza todas las contingencias suman sus efectos para establecer las reglas a distintos niveles y, sobre todo, para no frenar el desarrollo natural. De esta forma, cualquier alteración en el orden debidamente prescrito denuncia, de forma automática, al agente que lo produce, para excluirlo, si fuera necesario.

Traslada ahora ese principio natural a las relaciones humanas y acepta la hipótesis en la que, la estabilidad emocional y la armonía en la convivencia vinieran determinadas por los mismo principios. Imagina que, cualquier disfunción en este sentido, mostrara sus consecuencias en señales de vejez o lozanía en el rostro de las personas.

Si, como ocurre en el medio natural, fueran visibles sistemáticamente los efectos del comportamiento, es decir, si las conductas acordes con el orden, la equidad y la justicia retribuyeran a las personas en calidad de salud y fortaleza física y, por el contrario, aquellas conductas egoístas, divorciadas de la verdad, determinaran, del mismo modo, deformación, o señales de vejez y deterioro físico en el rostro, ¿no apreciaríamos más una máscara que la riqueza?

[Img #114233]

De un mecanismo parecido tendría que habernos dotado la naturaleza para corregir tantos desajustes en nuestra manera de vivir. Muchas veces adoptamos conductas incoherentes, movidos más por vanidad que por nuestra complacencia en el mal. Pues, si los efectos de nuestro comportamiento fueran visibles a los demás ¿Acaso no trabajaríamos por corregirnos? ¿No trataríamos, en todo momento, de mostrar un rostro joven y saludable?

En el fondo, la mayoría conocemos los principios que articulan el orden. Todos disponemos de un conocimiento básico de la verdad que determina, de manera fiable, el límite de los propios derechos antes de que interfieran el derecho común. Pero, este conocimiento, no siempre invalida nuestros argumentos erróneos en el ámbito de la propia conciencia; con excesiva frecuencia, trascienden la frontera de lo íntimo y daña gravemente la convivencia.

Unas veces por egoísmo, otras por miedo, levantamos barreras sin sentido. Demandamos un orden configurado a nuestra realidad personal, olvidando que los demás también tienen derechos. Así, se van degradando los valores en el plano individual. Pues, al no impulsar con la razón el motor de los comportamientos, pocas veces recogemos el bien derivado de la buena conducta.

Hoy, nuestras sociedades, fomentan con mayor firmeza el despotismo al más alto nivel; rechazan el patrimonio moral de las personas, por ser contrario a la agresividad que requiera la forma de vida actual.

Ya sé, qué me vas a decir: nada se puede hacer; las relaciones humanas se encuentran así configuradas. Pero, entonces, tampoco tendríamos que sorprendernos cuando el fracaso llame a nuestra puerta. Pues, sólo en momentos difíciles apelamos a la justicia, a la razón suprema, a la coherencia en los principios aunque, hasta ese momento, hayamos colaborado en lo contrario. Quizá por eso, la propia naturaleza legitime el sufrimiento, para situar a cada cual en el lugar que le corresponde.

El egoísmo, que no conoce límites, se atrinchera en lo más profundo de las personas y sus efectos, en lugar de traducirse en señales de vejez sobre la piel, se transforma en algo más negativo; porque, mina las bases de la convivencia y destruye las vías del entendimiento.

[Img #114232]

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.

Comentarios...