La calle García Barado, el origen de La Rúa

Hasta finales del siglo XIX sus casas estaban desalineadas formando rincones en los que se acumulaban desperdicios que producían malos olores

[Img #459343]La Rúa de aquel tiempo no desembocaba en la Plaza de Anaya casi a los pies de la Catedral. Las personas que por ella pasaban se encontraban con una tapia que delimitaba la propiedad de la acaudalada Doña Teresa Zúñiga y Cornejo; una casa señorial que ocupaba todo el tramo final de la que hoy conocemos como Rúa Antigua.

El Ayuntamiento planifica un nuevo trazado para la calle (el que hoy conocemos). Empieza a expropiar todas las casas que se salen del trazado, incluyendo la propiedad de Doña Teresa Zúñiga.

Esto es un trastorno para los vecinos afectados, sobre todo para los comerciantes y artesanos modestos, que tienen que aceptar lo que les paga el consistorio por sus casas y gastarlo para levantar nuevas viviendas, perdiendo los metros cuadrados que se salen del proyecto establecido.

El perjuicio sufrido, según el Ayuntamiento, quedaría compensado con la revalorización de la que se beneficiarían los edificios de la Rúa en cuanto esta se convirtiera en una calle adecentada y bonita con espectacular desembocadura a la Catedral.

La gran casa de Doña Teresa Zúñiga que afectaba a la prolongación de la Rúa, en realidad eran de dos grandes casas con entrada por la calle Estafeta (hoy Francisco Vitoria), además de estas dos casas, la propiedad tenia corrales, paneras y otras dependencias.

Muchos de los edificios que hay en esta calle son del siglo XIX, pero que por desgracia solo queda de ellos la fachada, a excepción del mirador al final de la calle, que por suerte aún resiste, y que se construyó donde estaban los corrales y paneras de la propiedad de Doña Teresa Zuñiga.

Junto a las librerías, imprentas, talleres de joyeros y tabernas que se abrieron con el nuevo trazado, pronto empieza a tener otros locales de más empaque, para entretener el ocio de salmantinos y visitantes.

    Foto 13 de 19

 

Casa de los Paz, antes de su derribo para la alineación de la calle

    Foto 14 de 19

 

Isla de la Rúa

    Foto 15 de 19

 

Calle de García Barrado. Tarjeta postal de Ediciones García Garrabella

    Foto 16 de 19

 

Sombrerería de Horna

    Foto 17 de 19

 

Recogida de basura, Angel de Horna

    Foto 18 de 19

 

La calle de la Rúa en una tarjeta postal de Ediciones Arribas

    Foto 19 de 19

 

Establecimiento Winzer esquina con Sánchez Barbero (s.d.)

‹›

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 




 


 

La calle de la Rúa, Parte I: SU NOMBRE. 
Fragmento de una tarjeta postal de la Fototípia Hauser y Menet edición J.C. Calón.


 

Aunque es conocido el término "rúa" como sinónimo de calle, proveniente del latín "ruga" (camino) muy utilizado en callejero medieval español, en Salamanca tenemos el pensamiento, más romántico que cierto, de ser un vocablo derivado de "rue" (calle) de la lengua de la natura de los francos, repobladores ultrapirenaicos que llegaron a la ciudad en tiempos de Raimundo de Borgoña y que fueron escasos pero muy influyentes.

Esta calle que originariamente comunicaba la Puerta del Sol de la Cerca Vieja, primitiva muralla medieval, (hoy aproximadamente confluencia de la Rúa Mayor y Palominos) con la iglesia de San Martín (de Tours) se convirtió en una vía de excepcional importancia comercial y eje vertebrador de la vida de la ciudad. 

Recibió diversos nombres como Rúa de Francos, Rúa de San Martín, Rúa de Mercaderes, Rúa Principal o Rúa Vieja, en contraposición a la denominación de Rúa Nueva que recibió la calle de Libreros en los albores de la edad moderna. 

Según explica la web Salamanca en el ayer, “en 1891, recién terminada de ser estirada hasta la plaza de Anaya, el Ayuntamiento decidió cambiar su nombre por el de calle de Mariano Arés, en honor al que fuera catedrático de metafísica de la Universidad y simpatizante del Krausismo. Sin embargo las protestas airadas de los sectores más conservadores provocaron la revocación inmediata de esta decisión”. 

Así, “tras el fallecimiento del político, periodista y empresario salmantino Isidoro García Barrado en 1902, la calle de la Rúa tomó el nombre de calle de García Barrado. Hasta que el 24 de mayo 1938 se le devolvió su nombre tradicional, aunque dividido en dos: como Rúa Mayor, el tramo recto hasta la plaza de Anaya, y Rúa Antigua, la bifurcación hacia Serranos. Y así continúa nombrándose esta calle, que desde 1992 es dominio de peatones, turistas y locales, y de veladores de restaurantes y cafeterías”.

FOTOGRAFÍAS: Salamanca en el ayer. (Autores y fechas desconocidos)

  • PRIMERA: Calle de García Barrado y Catedral Nueva. (Actual Calle de la Rúa).
  • SEGUNDA: Calle de la Rúa.
  • TERCERA: La famosa Relojería y óptica Winzer.
cleardot.gif