Ciudad Rodrigo al día

 

La Feria vive una mañana de viernes llena de música

CIUDAD RODRIGO | La mañana concluyó con la versión diurna del espectáculo Big Dancers

[Img #93639]La música se convirtió en la gran aliada de la XVII Feria de Teatro de Castilla y León en la mañana del viernes, teniendo un destacado protagonismo en la práctica totalidad de los espectáculos que se fueron desarrollando.

Como es habitual, la mañana incluyó 4 montajes, uno de ellos con doble función: el bebecuentos de la Sala A del Espacio en Rosa. La compañía catalana Únics Produccions ofreció en ese Espacio un estreno en castellano: Pintamúsica, una obra donde la música fue el hilo conductor de un viaje por las cuatro estaciones del año. Asimismo, el color también jugó un papel muy importante, cambiando la luz de la sala al cambiar de estación.

Sobre el escenario hubo tres actores, que hicieron a la vez de músicos y cantantes. Durante la obra, los pequeños que estaban como público pudieron tocar algunos elementos sonoros. Tras cada una de las dos funciones que ofreció Únics Producciones, los pequeños pudieron sacarse fotos con los actores.

En el momento de desarrollarse la primera de las funciones, el Teatro Nuevo Fernando Arrabal acogió otro estreno en castellano, Aladdin, de la compañía vizcaína Teatro Gorakada. La obra estuvo protagonizada por el personaje de Aladdin, quién conoció a un misterioso personaje que le ofreció hacerse rico si le ayudaba a conseguir una vieja lámpara de aceite situada en una cueva encantada.

[Img #93674]La siguiente cita de la mañana fue en el Espacio Afecir, con un espectáculo de danza dirigido a niños a partir de 8 años titulado La Danza y su pequeño público. La compañía encargada de la representación, el Ballet Contemporáneo de Burgos, está trabajando en el acercamiento de la danza a los escolares, con el objetivo de que los nuevos públicos valoren esta disciplina.

El espectáculo tuvo una puesta en escena bastante interesante, interactuando los bailarines con el público congregado en el Espacio Aferir.

La mañana del viernes se cerró con una nueva fiesta en la calle a cargo de la compañía El Carromato, que ofreció la versión ‘diurna’ de Big Dancers, el espectáculo estrenado en la noche del jueves. Para esta versión, se sustituyeron las marionetas blancas con sistema de iluminación en su interior empleadas en la jornada previa, por unas marionetas de colores.

El montaje se puso en marcha junto a la Plazuela del Buen Alcalde, coincidiendo con la hora de finalización del Divierteatro. Tras una primera sesión de baile en esa zona, la comitiva se desplazó por la calle Julián Sánchez hasta la Plaza Mayor, donde formaron un gran corro.

A continuación, se dirigieron por la calle Madrid hacia la Plazuela del Conde, donde concluyó el show a las puertas del Palacio de Montarco. Con rapidez, las personas que manejaron las marionetas se lanzaron a beber agua para refrescarse del intenso calor que hacía a esas horas en Miróbriga, y que ellos sufrieron más que ningún espectador.