Advertisement Advertisement Advertisement
Sábado, 6 de marzo de 2021

Las 1001 caras del chaleco

[Img #28601]

 

Llevamos una semana entre el frío y el calor, las botas y las sandalias, el jersey y los tirantes... por eso hoy os traigo la opción perfecta para estos días.

Los chalecos son famosos por su versatilidad y es que "una chaqueta sin mangas" puede ser de muchas maneras: corta, larga, con el tirante más metido, menos escotada, vaquera, de cuero, etc.

Lo cierto es que el chaleco, en cualquiera de sus 1001 caras, puede solucionar cualquier outfit en el entretiempo pero lo mejor es saber jugar con él de modo que se le saque el máximo partido.

 

[Img #28598]

 

Por sus hechuras, y normalmente por sus tonos, tiene que protagonizar el look, no puede hacerle sombra ninguna de las otras prendas porque se estará desperdiciando el encanto de los chalecos. Encanto que se adapta a las circunstancias puede ser: vaquero con rasgados y trozos desgastados; o con líneas sencillas en blanco, negro o nude sofisticando con su tejido de blazer el outfit; o, en su versión más hippie, puede ser de ganchillo dándole un toque romántico y boho perfecto para una cita o un festival.

 

[Img #28599]

 

Y hablando de festivales, el chaleco ha renacido gracias a Coachella o similares, precisamente, por su comodidad. En el caso de los vaqueros, de los de ganchillo y de los de camuflaje se admiten pequeñas aplicaciones en pedrería y muchos toques étnicos pero todo en su justa medida por el tema del protagonismo.

 

[Img #28597]

 

En cuanto a los chalecos más arreglados y formales como estos blancos, las opciones más seguras y triunfadoras son aquellas en las que todas las prendas van acordes y ninguna contrasta demasiado. Por eso os recomiendo que si tenéis alguna fiesta o evento al que haya que ir más serio, contempléis los chalecos como una alternativa a la americana, que en los días más calurosos de verano puede llegar a agobiar.

 

Chalecos de Zara

 

Si queréis saber más sobre tendencias, podéis entrar en mi blog Trendy Caos.