Ciudad Rodrigo al día

 

))) El 3º Día [4 OCT 21]

Un repaso a algunas curiosidades que ha dejado el fin de semana deportivo en Ciudad Rodrigo

Todo va volviendo poco a poco a la normalidad, incluido el ritmo de los fines de semana deportivos, por lo que ya hay más material para que pueda volver el 3º Día (la última edición hasta la fecha había sido el martes 10 de marzo de 2020, en formato 4º Día, porque hubo un partido del Trofeo Diputación en Conde de Foxá la noche del lunes 9). De momento, esta semana retomamos únicamente con las ‘batallitas’ del finde.

| BATALLITAS

-Las reglas: En el primer partido del sábado en los Campos de Toñete, entre los benjamines del Ciudad Rodrigo y el Doñinos, hubo un momento dado en que un jugador del Ciudad Rodrigo envió el balón a su portero, que lo cogió con las manos, con lo que el árbitro pitó cesión. El portero mirobrigense se quedó un poco con la mosca detrás de la oreja, y llegado el inminente descanso, el árbitro se acercó a explicárselo: “cuando te la da un compañero con los pies no la puedes coger con la mano”. Lo curioso es que el árbitro tampoco tenía muy claro cómo actuar ante la cesión: inicialmente mandó sacar el libre indirecto en el punto donde el portero había cogido el balón, pero posteriormente lo retrasó a la línea del área, como se debe hacer en los partidos de fútbol 7 en los libres indirectos señalados dentro del área.

-Personalidad: En ese mismo encuentro, alguien desde la banda le dijo al portero del Doñinos, respecto al guardameta del Ciudad Rodrigo: “mira como el portero de ellos...”, a lo que el guardameta visitante replicó de forma inmediata: “a mí me da igual lo que haga el otro”.

-Recordatorio: En el siguiente partido de la mañana, entre los equipos infantiles del Ciudad Rodrigo y el Navega D, hubo un recordatorio entre jugadores –no puedo precisar quién lo dijo- sobre el propio campo: “esa [jugada] la ensayamos el lunes”.

-Una de mascarillas: La Junta de Castilla y León ha levantado la obligación de jugar con mascarilla en categorías inferiores, aunque algún que otro jugador la está usando (como alguno del Doniños en la mañana sabatina). El que saltó al campo con ella desde el banquillo fue el jugador del Infantil mirobrigense Pablo Rodríguez, que al darse cuenta que no se la había quitado antes de entrar, se acercó a dársela a su míster, Iván.

-Aquí las goleadas se intentan parar: Con un marcador ya muy amplio, y los goles cayendo ‘sin querer’, el míster del Infantil del Ciudad Rodrigo, Iván. decidió ponérselo más ‘difícil’ a los suyos, indicándoles que debían jugar a tres toques para proseguir cualquier jugada y así ralentizar un poco el ritmo goleador.

-En busca del cambio: Esa situación del encuentro tan decidida llevó a los responsables del Navega a buscar una forma ‘alternativa’ para hacer saltar al campo a los últimos jugadores que les quedaban en el banquillo, preguntando en voz alta a los suyos si alguno tenía alguna molestia, para que así los tocados fueran los sustituidos.

-Lo peor de la mañana: La amplia victoria del Infantil del Ciudad Rodrigo tuvo como punto negativo los insultos por parte de tres chavales al guardameta del Navega D, que acabó por decírselo al árbitro, quién a su vez se lo dijo al delegado del Ciudad Rodrigo para que echase a los chavales que estaban detrás de la portería visitante.


-Una de marcadores: En un momento dado del duelo de juveniles entre el III Columnas y el Valverde, parece que el mesa tocó donde no debía en el control del marcador, porque lo mandó a negro. Se intentó recuperar, pero fue imposible en lo que quedaba de primera parte, que se jugó ‘a ciegas’ en lo que se refiere al tiempo restante, que únicamente fue controlado por el propio mesa crono en mano. La impresión generalizada es que se jugó más de lo que tenía que haber sido (quizá no sabía exactamente cuánto quedaba cuando ‘fundió’ el marcador), y así fue: mientras que en el momento de pararse faltaban exactamente 6’16”, se acabó por jugar –chequeándolo con el vídeo- aproximadamente 7’42”, es decir, casi minuto y medio más de lo debido. Al III Columnas no le importó demasiado este ‘tiempo de descuento’, porque justo en el último segundo Pablo puso el 2-1.

-Reponiendo fuerzas: En el descanso de ese partido de juveniles, le dieron desde la grada a Álex Sánchez unas gominolas que estuvo repartiendo entre sus compañeros para reponer azúcares de cara a la segunda parte.

-Ganas de irse: El autobús que había traído a la expedición del Valverde fue estacionado en el aparcamiento del IES Tierra de Ciudad Rodrigo donde, antes incluso de que se divisara a los jugadores, ya les estaba esperando el conductor con las puertas abiertas y el maletero abierto. Parece que tenía ganas de irse (lo cierto es que el partido se alargó bastante).

-Aquí mando yo: Ya en el partido de la tarde dominical entre los seniors del Ciudad Rodrigo y el Atlético Tordesillas, un jugador visitante dijo en voz alta algo así como “a ver el tiempo” a la hora de sacar un jugador mirobrigense de banda, a lo que replicó el colegiado “lo llevo yo, el tiempo lo llevo yo”.

-Quid pro quo: Al hilo de esto, una de este verano del amistoso que jugó el Ciudad Rodrigo CF en La Muge frente al Salamanca UDS B: tras una airada protesta de un jugador visitante, el árbitro le contestó con cierto enfado, añadiendo que “cómo me trates tú, te voy a tratar yo a ti, tú decides”.

-Comunicados: Los árbitros que están acudiendo esta temporada al Francisco Mateos lo están haciendo con intercomunicadores, favoreciendo una comunicación constante. En el primer partido frente al Palencia, uno de los líneas se dedicó a hacer la ‘cuenta atrás’ en todos los saques de portería, intentándolo cuadrar con el golpeo: “3, 2, 1...”. Mientras, en la tarde dominical frente al Tordesillas, otro de los líneas que iba ‘narrando’ cosas por el intercomunicador cantó al colegiado principal un ‘gol’ del Tordesillas que no se llegó a producir.

-Para ahogar las penas: En la tarde dominical volvió a estar abierto el bar del Francisco Mateos, un buen día para ‘ahogar las penas’ por la dura derrota del Ciudad Rodrigo en el último segundo del encuentro.