Ciudad Rodrigo al día

 

Desmontada la pasarela del Águeda como definitivo punto final al verano de 2021

Para proceder a su retirada, el Águeda ha bajado con menos caudal en las últimas horas

Ciudad Rodrigo dijo adiós a lo largo de la mañana del jueves a la pasarela que ha estado instalada durante todo el verano en la zona de los emblemáticos pontones que conectan la isla del Picón con la margen del río por la cual se llega al Camping Municipal, que ha permitido por tercera época estival consecutiva salvar con mucha más seguridad el cauce del Águeda en esa zona.

Esta retirada se produce como en los dos años anteriores el 30 de septiembre, ya que es la fecha límite hasta la cual está autorizada la instalación de la pasarela por parte de la Confederación Hidrográfica del Duero. Hay que recordar que la autorización de instalación se extiende durante un total de 4 meses, desde el 1 de junio hasta el 30 de septiembre, siendo éste el primer año que ha estado el período completo, ya que en los dos años anteriores se colocó más tarde del 1 de junio.

La retirada de la pasarela, con la cual Ciudad Rodrigo pone punto final de forma definitiva al verano de 2021, ha vuelto a coincidir como el año pasado con una jornada bastante buena en el aspecto meteorológico, con sol y una agradable temperatura, producto del conocido como ‘veranillo de San Miguel’ del que se está disfrutado estos días, que invita a darse una vuelta por el Águeda y sus alrededores (de hecho en la mañana del jueves estaba preparada la terraza de la caseta-bar del Picón).


Para poder llevar a cabo el desmontaje de la pasarela de una forma más sencilla, en las últimas horas se había reducido ligeramente el caudal del Águeda, como se puede comprobar en la galería de imágenes, con poca agua bajando por la presa de la Pesquera. Así, los trabajadores pudieron retirar sin mojarse tanto las piezas que conforman el ‘mecano’ de la pasarela, que serán guardadas hasta que en la primavera del año 2022 vuelva a ser montada en el lugar.

Como es habitual, en el cauce del Águeda queda el recuerdo de la pasarela gracias a la decena de zapatas donde se asienta, de las cuales estuvieron retirando operarios municipales  en el tramo final de la mañana del jueves los últimos anclajes como último paso del proceso de desmontaje. Sin pasarela por la que cruzar, el río se podrá seguir salvando en esa zona (salvo cuando el Águeda venga muy crecido) por los clásicos pontones.