Ciudad Rodrigo al día

 

La Bibliocaseta ya está llena de libros, pero su reapertura aún no tiene fecha por la normativa sanitaria

Entre los ejemplares que ya ocupan sus estanterías están los volúmenes enviados por Juan Gómez-Jurado, Blue Jeans o Fernando Aramburu

La popular Bibliocaseta de Ciudad Rodrigo, que fue incendiada por los vándalos hace ahora dos meses (en la madrugada del 22 al 23 de julio), ya está lista para volver a la vida, con sus renacidas estanterías llenas otra vez de libros, que fueron llevados hasta el lugar en la tarde del jueves por miembros del Centro Social Aldea, del que depende este espacio que fue inaugurado el Día del Libro de 2016 (posteriormente fue ‘reinaugurado’ en diciembre de ese mismo año tras sufrir un primer incendio).

Entre los libros que llenan las nuevas estanterías se encuentran varios de los volúmenes enviados por famosos escritores de ámbito nacional que tras hacerse viral la historia en las redes sociales quisieron ayudar al renacimiento de la Bibliocaseta donando ejemplares de algunas de sus publicaciones más conocidas. De este modo, la Bibliocaseta tiene el privilegio de contar en estos momentos con ejemplares enviados directamente por Juan Gómez-Jurado, Blue Jeans o Fernando Aramburu.

Pese a que la Bibliocaseta ya está lista para volver a prestar servicio, incluso de noche (ya que se ha colocado iluminación mediante placas solares), el espacio aún no tiene fecha de reapertura debido a la actual normativa sanitaria a la que obliga el coronavirus. En este sentido, como conocen los usuarios de las bibliotecas públicas de Castilla y León, los libros deben guardar una ‘cuarentena’ de 72 horas entre préstamo y préstamo, algo imposible de controlar en un espacio como es la Bibliocaseta, de acceso libre.


Esta circunstancia ha querido ser explicada por los miembros del Centro Social Aldea a través de unos carteles informativos que fueron colocados en la tarde del viernes en las nuevas ventanas de la Bibliocaseta, anunciando que, en cuanto las autoridades sanitarias lo permitan (es decir, cuando decaiga la obligación de la cuarentena de los libros por el hipotético riesgo de transmisión del virus mediante esta vía) volverán a reabrir las puertas.

En esos carteles informativos, el Centro Social Aldea aprovecha para resaltar “el inmenso cariño que ha recibido a lo largo y ancho del país” la Bibliocaseta, haciendo hincapié en “lo importante que puede llegar a ser un antiguo pequeño quiosco cargado de libros”. Asimismo, recuerdan la filosofía del espacio, expresando que “confiamos en el poder de la cultura y los libros para hacer un mundo más amable”.