Las Arribes al día

Ismael Martín y Daniel Medina salen a hombros de Barruecopardo

El novillero de Cantalpino logró dos orejas a su primero y el rabo del segundo de su lote tras una faena de mucho mérito, y al vallisoletano la espada le impidió un triunfo mayor, si bien paseó tres orejas 
Daniel Medina e Ismael Martín saliendo a hombros de la plaza de Barruecopardo / CORRAL

Manjeable y codicioso encierro de los Hermanos Sánchez Gil en Barruecopardo, segunda novilla con motivo de las fiestas patronales de la localidad y en la que estaba acartelados los novilleros de la Escuela de Tauromaquia de Salamanca, Ismael Martín y Daniel Medina, que salieron a hombros tras dos actuaciones de mérito, especialmente la del novillero cantalpinés ante un complicado tercer novillo de la tarde que acabó haciéndolo bueno.

Abría plaza Ismael Martín con un novillo manejable, pero cuya faena con la muleta fue de más a menos, con un buen inicio con la mano derecho para acabar centrado en el pitón izquierdo de un novillo repetidor y noble, pero al que le faltó calidad. Mató del segundo intento con una estocada ligeramente trasera. A petición del público, el presidente le concedió las dos orejas. En su segundo, tercero de la tarde, el de Cantalpino hizo una faena muy meritoria, pues logró que la codicia del novillo, de embestida descompuesta, acabara al final de la faena metiendo la cara en la franela por ambos pitones. Ese mérito de hacer bueno un novillo sin signos de calidad, su valentía y sus tres pares de banderillas, además de una buena estocada, casi entera y en buen sitio, hicieron que el de Carreros se fuera sin rabo al desolladero.

Daniel Medina tuvo en el segundo del festejo el mejor novillo de la tarde, bravo y metiendo la cara abajo con fijeza. Medina volvió a lucir en Barruecopardo el toreo templado y quieto que ha demostrado que sabe hacer, aquí estuvo sin prisas, aunque no le habría venido mal torear un poco más pausado. Logró series ligadas por ambos pitones y tras una estocada casi entera y bien colocada bastó para que el de Tabera de Abajo doblara y diera la vuelta al ruedo desorejado. En su segundo, cuarto de la tarde y que cerraba plaza, el vallisoletano estuvo a gusto, aunque su oponente no tenía la calidad que su hermano y la embestida no trasmitía lo suficiente. En cualquier caso fue un novillo codicioso, repetidor y noble, y al que Medina le arrancó varias series ligadas por ambos pitones, por lo que de no haber errado con la espada el triunfo hubiera sido mayor. Ante la insistencia del público, el presidente le concedió una oreja.

Buena novillada de Hermanos Sánchez Gil, novillos codiciosos y manejables; uno, el segundo de la tarde, de vuelta al ruedo, y el resto aplaudidos en el arrastre. Bien en los quites Alejandro González.

Ficha del festejo
Novillada sin picadores
Ismael Martín: dos orejas y dos orejas y rabo.
Daniel Medina: dos orejas y una oreja.
Ganadería: novillos de Hermanos Sánchez Gil, codiciosos y nobles, el segundo vuelta al ruedo y el resto aplaudidos en el arrastre.
Plaza: tres cuartas partes del aforo, unas 800 personas que disfrutaron de una tarde de toros, festiva y con buena temperatura.