Ciudad Rodrigo al día

 

Los colegios inician el curso manteniendo los niveles de matrícula y las medidas contra el coronavirus

En el Colegio San Francisco quieren crear un huerto escolar, mientras que en el Colegio Miróbriga seguirán con un proyecto conjunto con Guarda

Nuevo camino del patio del Colegio San Francisco

De una forma bastante peculiar, ya que apenas habrá un día lectivo antes de un nuevo descanso en forma de fin de semana, los colegios de Ciudad Rodrigo reabren sus puertas este viernes 10 de septiembre tras dos meses y medio de vacaciones. Durante las mismas, ha habido tiempo para que la incidencia del coronavirus haya vuelto a subir y a bajar, y aunque a día de hoy la situación es bastante favorable, sigue estando presente (además los chavales de los colegios no se han vacunado), lo que hará que se mantenga el mismo protocolo contra la enfermedad que el curso anterior.

De este modo, los alumnos accederán a los colegios de forma escalonada y por el mayor número de puertas diferentes que sea posible. Antes de entrar, se les medirá la temperatura y se les repartirá gel hidroalcohólico, para dirigirse a unas aulas donde las ventanas estarán abiertas lo máximo posible para favorecer la ventilación. Asimismo, como ya ocurrió el curso anterior, habrá diferencias sensibles entre los grupos.

Por un lado, los tres cursos de Educación Infantil y 1º de Primaria, así como Educación Especial en el Colegio San Francisco, serán ‘grupos burbuja’ al ser considerados grupos estables de convivencia, de tal modo que sus miembros no tendrán que guardar la distancia de seguridad entre ellos (como se puede comprobar en la imagen de la derecha, perteneciente a un aula de Infantil del Colegio Miróbriga, donde están los pupitres pegados unos a otros). Esos grupos no tendrán además contacto con el resto de niveles educativos de los colegios, es decir, de 2º a 6º de Educación Primaria, donde los alumnos deberán seguir guardando el metro y medio de distancia entre pupitre y pupitre.

Dentro de las medidas de protección contra el coronavirus se mantiene la creación de un grupo adicional en aquellos niveles donde sea necesario para que no haya tantos alumnos en una misma clase. En el caso del Colegio San Francisco, habrá un nivel educativo con tres grupos (el curso pasado hubo 2 niveles en este centro en esa situación); mientras que en el Colegio Miróbriga habrá dos niveles educativos con tres grupos: 3º de Primaria y 5º de Primaria (en el resto de niveles tendrán dos grupos, salvo en 3º de Educación Infantil -donde sólo contarán con 1-, por lo que en total tendrán 19 clases).

> Matrícula estable

Según señaló en la jornada del martes a Ciudad Rodrigo Al Día el director del Colegio San Francisco, Juanjo Moreno, en este centro aún no descartan que todavía se pueda repartir en tres grupos algún otro nivel si se sobrepasa en alguno de ellos cierto número de alumnos producto de las matriculaciones de ‘última hora’ que se están registrando estos días. Eso hace que todavía no se pueda dar una cifra definitiva de alumnos, pero su director apunta que se mantiene en los parámetros habituales.

Mientras, en el Colegio Miróbriga, su directora Olga Alonso apuntó en la mañana del jueves que la matrícula también sigue este curso 2021/2022 una línea estable, siendo lo más destacado que han producido bastantes traslados de expedientes, recibiendo incluso alumnos de otras comunidades autónomas (y también de otros colegios de la ciudad).

En el Colegio Misioneras de la Providencia-Santa Teresa indicaron en la mañana del martes a Ciudad Rodrigo Al Día que la matrícula ha ido “bastante bien”, siendo incluso el número total de alumnos superior al del curso pasado; mientras que en el Colegio Arrabal del Puente, su directora Teresa explica que han recibido nuevas matrículas especialmente de niños pequeños, indicando que en el caso de este centro es más habitual continuar registrando matrículas a lo largo del curso.

En lo que respecta a los profesionales que dirigen los cuatro colegios de Educación Infantil y Primaria de Ciudad Rodrigo, este año no se producen novedades, manteniéndose los mismos que el curso anterior (en el Colegio El Puente destaca este curso la estabilidad de su plantilla, repitiendo hasta 5 docentes, que se complementarán con 2-3 nuevos).


La pandemia del coronavirus hace que esos responsables de los centros no quieran lanzar demasiado las campanas al vuelo en torno a la realización de posibles proyectos a lo largo del curso escolar 2021/2022 (como apunta Teresa, de El Puente, “tenemos proyectos en mente, pero estamos a la espera”), aunque ya hay alguno bastante concreto sobre la mesa: el Colegio San Francisco quieren crear este año un huerto escolar en su patio.

Mientras, en el Colegio Miróbriga, continuarán con su proyecto EBIF junto al Agrupamento de Escolas Afonso de Albuquerque de Guarda (Portugal), además de llevar a cabo el 4º año de su itinerario formativo, según explica Olga Alonso, quién resalta que el principal objetivo es seguir ofreciendo una educación de calidad y eficiente. Por su parte, en Misioneras-Santa Teresa, este curso tendrán como lema ‘La aventura nace en tu corazón’, de tal modo que las actividades girarán en torno a ese lema, con la idea de crear una actitud de búsqueda en el alumnado, “para sacar lo mejor de uno mismo”.

> Las obras dentro y fuera de los centros

Como ya hemos publicado a lo largo del verano, donde sí hay bastantes novedades es en las instalaciones de los centros educativos. Por ejemplo, en el Colegio Miróbriga se han rehabilitado dos de las tres pistas deportivas del patio (pintándolas además de azul) y se han sustituido hasta 53 ventanas, además de acometerse alguna intervención menor. En el Colegio El Puente, también se han cambiado ventanas, un total de 5, pertenecientes al gimnasio y al aula de Infantil.

En Misioneras de la Providencia-Santa Teresa, se ha pintado toda la parte de acceso de los niños, mientras que en el Colegio San Francisco la pintura ha llegado a 2-3 aulas, aunque sus principales cambios están en el exterior del propio edificio educativo, con la sustitución de la cubierta del porche de infantil, y especialmente con la creación de nuevos caminos pavimentados: uno desde la entrada por la calle Cardenal Tavera hasta el edificio educativo propiamente dicho, y otro desde ese edificio hasta el Pabellón de Conde de Foxá.

Ese Pabellón será protagonista este curso, ya que en algún momento dado se va a renovar la cubierta del mismo, lo que dejará sin espacio techado para hacer deporte a los alumnos de San Francisco (aunque al menos éstos cuentan con un gimnasio) y de Misioneras-Santa Teresa. Estos dos centros también están marcados este año por las obras en su exterior. En el Colegio Misioneras-Santa Teresa se ha modificado el tramo de la calle Doctor Fleming anexo al centro, ampliando las aceras y suprimiendo los aparcamientos para ganar en seguridad.

Ese mismo objetivo, ganar en seguridad, es el objetivo de la intervención que ha comenzado esta misma semana en la calle Escuelas donde se encuentra la puerta principal del Colegio San Francisco, que teme que las obras afecten a la actividad lectiva (dos aulas dan directamente a esa calle), amén de que obligarán a que todos los alumnos accedan al recinto por la calle Cardenal Tavera, lo que será asimismo un problema para las 7 rutas de buses que llegan hasta el centro (que solían aparcar en la calle Escuelas).

La primera prueba de fuego para esta situación provisional en el Colegio San Francisco será este viernes 10 con la jornada de apertura del nuevo curso. Como apunta Teresa, del Colegio Arrabal del Puente, están ya “esperando que vengan los críos para empezar con ganas”. Será como es habitual a las 9.00 horas, como señalan en el cartel que tienen colocado a la puerta.

  • Cartel a la entrada del Colegio El Puente
  • Cartel de bienvenida en el Colegio Miróbriga