Ciudad Rodrigo al día

 

El Bolsín designa a su pregonero y define sus primeras tientas para la incierta edición de 2022

Además de lo que pueda ocurrir con la pandemia, preocupa la nueva Instrucción de la Agencia de Protección Civil de la Junta

La Final del Bolsín no podría celebrarse en el Hotel Conde Rodrigo II según la nueva normativa

El acto de presentación del libro ‘Historias del Bolsín’ de Antonio Risueño dejó las primeras noticias en torno a la edición 2022 del Bolsín Taurino Mirobrigense, que se presenta bastante incierto, tanto por lo que pueda deparar la pandemia del coronavirus (que ya obligó a suspender la edición 2021), como por la nueva normativa que plantea la Junta de Castilla y León para los Bolsines Taurinos en la Comunidad, que puede obligar a hacer significativos cambios.

En lo que respecta a las primeras noticias de la edición 2022, que fueron desveladas por el patriarca de la institución, Miguel Cid Cebrián, se anunció por un lado que las dos primeras tientas tendrán lugar fuera de Ciudad Rodrigo, en concreto en las fincas de las ganaderías de Murteira y Juan Pedro Domecq. Si se mantiene el calendario de fechas tradicional de la temporada del Bolsín (que abarca los cuatro fines de semana previos al Carnaval), esas dos tientas deberían celebrarse el último fin de semana del mes de enero. En palabras de Miguel Cid, “allí iremos si la vida no lo impide”.

Por otro lado, en la mañana del miércoles se dio a conocer que el pregonero de la institución de cara a ese próximo Carnaval será Raúl Galindo, “matador de toros, ingeniero industrial, escritor de libros extraordinarios sobre la tauromaquia, madrileño y gran persona”, según le definió Miguel Cid Cebrián, quién explicó que ya se había acordado con él que fuera el pregonero en 2021, pero al no haber Carnaval, se ha retrasado a 2022. La intención del Bolsín es que Raúl Galindo sea presentado por el pregonero del año 2019, José Carlos Arévalo.


Como decíamos más arriba, la temporada 2022 del Bolsín se presenta incierta por cómo evolucionará la pandemia (hay que recordar que el Ayuntamiento ha dejado abierta la posibilidad de que el Carnaval se celebre fuera  de sus fechas habituales), y por la Instrucción de la Agencia de Protección Civil de la Junta de Castilla y León por la que se establecen criterios comunes en la tramitación de los procedimientos de autorización de los bolsines taurinos en Castilla y León.

Esa Instrucción (emitida en marzo de 2020) plantea algunas cuestiones que chocan con el planteamiento del Bolsín, según explicó el presidente de la institución, Sito Sevillano. De puertas para afuera, el principal cambio que se marca es que las finales de los bolsines deben celebrarse en plazas permanentes, no admitiéndose que sean en plazas ‘de esparcimiento’ como la del Hotel Conde Rodrigo II que viene acogiendo tradicionalmente la final bolsinista.

Por otro lado, y ya a ‘nivel interno’ del Bolsín, la nueva Instrucción plantea muchas más exigencias tanto en materia sanitaria (con un equipo médico más amplio, con un cirujano/traumatólogo, un médico ayudante, un DUE/ATS, y personal auxiliar), como veterinaria (se requieren dos veterinarios), lo que acarrearía más gastos y trámites burocráticos a la institución. Para Miguel Cid Cebrián, esta normativa es “algo absurdo”, evocando que la Tauromaquia es Patrimonio Cultural, por lo que “habrá que confiar en la sensatez de los políticos”. En la misma línea se expresó Sito Sevillano: “hay que solventarlo con los políticos”.