Las Arribes al día

Lumbrales, protagonista de la novela ‘Un verano en el pueblo’ escrita por Juan María de Comerón

El escritor salmantino presentó su segunda novela acompañado por el alcalde de Lumbrales, Carlos pedraz y el periodista lumbralense Nacho Francia
El escritor y sus acompañantes en el acto de presentación de la novela / E. Corredera

La novela 'Un verano en el pueblo' escrita por Juan María de Comerón, la segunda obra de este joven escritor salmantino fue presentada anoche en Lumbrales, de donde es originaria su familia materna. Precisamente fue su prima, Esther Gorjón la encargada de abrir el acto de presentación celebrado en el patio de la Casa de los Condes, ante más de un centenar de vecinos de la localidad, en el que participaron Carlos Pedraz, alcalde de Lumbrales, y el periodista y escritor lumbralense Ignacio Francia, además del autor de la novela.

Juan María Ramos Hernández -Juan María de Comerón- "nos sorprendió hace 4 años con la publicación de su primera novela -'El sentido de la vida'-, que ha sido todo un éxito, y a estas alturas, ya sabemos de su pasión por la escritura y gracias a esa pasión, podemos sumar a Lumbrales, un escritor más, que se siente orgulloso de ser de esta villa" manifestó Esther.

El dicho ‘Quién tiene un pueblo tiene un tesoro' para Juan María de Comerón, Juanmari, para él es mucho más que un simple dicho, para él tiene todo el sentido: Lumbrales y todo lo que encierra, es un verdadero tesoro para él" afirmó la presentadora. "Juanmari, se llena de orgullo cada vez que nombra o habla de Lumbrales y nos lo demuestra en esta novela que ha escrito, poniendo como escenario a nuestro pueblo, y que hoy, con todo el orgullo que pueda haber en el mundo, hace su presentación aquí, en su querido Lumbrales" afirmó Esther Gorjón.

La especial vinculación y el protagonismo de Lumbrales en la novela 'Un verano en el pueblo' también fue resaltado por Carlos Pedraz, alcalde de la villa, en su intervención. Pedraz felicitó al autor "por reconocer su amor, su cariño, su orgullo por su pueblo, Lumbrales, y Lumbrales quiere reconocer tu labor de abanderado y defensor de nuestro pueblo" afirmó.

"El pueblo de Lumbrales se enorgullece por tu trabajo, por este relato que hace revivir aquellos maravillos años de niñez y juventud, aquellos veranos de idas y venidas por las calles del pueblo, de idas y venidas en bicicleta, y desde aquí animo a todos a aprender -con esta obra- historia vida de nuestro pueblo" afirmó el alcalde.

Pedraz cedió la palabra al periodista Nacho Francia, "férreo defensor de esta tierra, de sus gentes y de su cultura".

El escitor y periodista Nacho Francia inició su intervención con un recuerdo al padre del escritor, Juan Ramos, fallecido hace unos años, una persona muy conocida en el ámbito público de la provincia.

Respecto a la obra escrita por Juan María de Comerón, aunque sin obviar el relato de la novela, la historia y la ficcion plasmada en ella, "el entusiasmo por Lumbrales que se escapa en muchas ocasiones", Francia hizo un análisis más literario de la obra, refiriendose a las detalladas decripciones de los personajes, y a los términos del lenguaje polular autóctonos de Lumbrales y su entorno, recogidos en el texto: "el lenguaje del libro está muy pegado a nuestra lengua" afirmó.

Además Francia reconoció "el innegable trabajo de Juanma, que ha dado para alimentar los 38 capítulos de la novela" y le animó a insistir en la dedicación a la literatura y a explorar "fórmulas narrativas mas compeljas, aunque evidentemente se encontrará con más exigencias".

Un sueño de la niñez hecho realidad

Tras agradecer sus intervenciones a sus acompañantes en la mesa, y al público presente por su aistencia, Juan María de Comerón presentó su segunda obra literaria, 'Un verano en el pueblo' en Lumbrales, lugar que ya fue escenario de su nacimiento como escritor, con la presentación de su primera novela 'El sentido de la vida' hace ahora 4 años. “Desde que era niño tenía la idea de querer contar una historia sobre los veranos en Lumbrales y desde que a los 20 años decidir ser escritor tuve claro que quería presentar la novela sobre mi pueblo, en mi pueblo y ahora a mis 39 años aquí estoy en un escenario tan bonito como este de la Casa de los Condes, y en una cálida noche de verano: es un sueño de niñez hecho realidad” afirmó el escritor.

"Siempre me he sentido afortunado de tener un pueblo al que ir todos los veranos, en mi caso tengos dos pueblos, pues también he pasado mis veranos de niñez en Villoria -el pueblo de su padre-, afirmó el escritor, que recordó con emoción a su padre y a sus abuelos e hizo una referencia especial a su madre y a su familia de Lumbrales, presentes en el acto.
El escritor relató el proceso de creación de su novela, una vez tomada la decisión de escribirla. "Durante todos los veranos a mis vivencias le he ido sumando historias propias y ajenas, que poco a poco fueron formando una novela en mi cabeza". A estos datos se ha añadido el detallado estudio de la documentación sobre Lumbrales -y otros pueblos del Abadengo, escenarios de los relatos de la novela-. Datos recogidos en la revista local 'Grito', en el libro 'Desde la esperanza', una recopilación de artículos y fotos publicada por los hermanos Hernández Sánchez en los años 90, los libros de fiesta de Lumbrales, los folletos turísticos sobre Lumbrales, el Abadengo y las Arribes y todo lo publicado en internet. No obstante esta documentación, el escritor quiso dejar claro que su libro "no es historia, es una novela de ficcion basada en algunos hechos reales, pero la mayoría son inventados”.

Con esta novela Juan María de Comerón ha pretendido, en principio, "dejar impresa en papel los veranos en el pueblo, la celebración de las fiestas, para que quede constancia de ello", además de que "los que los hemos vivido y disfrutado podamos revivir todo eso, especialmente los inolvidables años 80 y 90 y para que nos emocionemos recordándolos". "Los que más los vais a disfrutar sois aquellos a los que ya os quedan lejos aquellos maravillosos veranos en bicicleta" añadió el escritor.

Respecto a la localización de la novela en un escenario real, el ecritor explicó que no ha querido inventar un nombre ficticio para el desarrollo de la acción "he querido que figure el nombre de Lumbrales, para que llegue a todos los rincones de España, que se conozca, que se viva, que se relacione con el pueblo de la novela, no se me ocurria una manera mejor por mi parte de hacer publicidad de Lumbrales".

Segunda edición en apenas dos semanas

Tras casi dos años del trabajo, 14 meses dedicados practicamente en exclusiva a la redacción de la novela y el último medio año a su edición, el día 20 de julio se publicaba 'Un verano en el pueblo'. Dos semanas después, ante la execelente acogida de la obra de Juan María de Comerón en toda la provincia de Salamanca, salió a la luz la segunda edición.

Sipnosis de la novela ‘Un verano en el pueblo’

“Mia es una joven madrileña de Vallecas que se va a pasar el verano antes de comenzar la universidad a Lumbrales, el pueblo de su familia situado en el espacio natural de las Arribes del Duero, en Salamanca; donde vivirá en la casa de sus abuelos junto a su hermana mayor Lena, una veinteañera opositora, y su hermano pequeño Martín, un adolescente que acaba de terminar EGB.

Allí sentirán la libertad que le ofrece el pueblo, recorrerán toda la comarca del Abadengo y disfrutarán de las maravillas que posee esa zona rural, con sus familiares y amigos de siempre, muchos de ellos residentes en diferentes partes del país. Transcurriendo en 1992, el año más importante en España desde que se restauró la democracia, al acoger la celebración de varios de los mayores eventos mundiales.

Se trata de una novela de amistades verdaderas, peñas inseparables, primeras experiencias, adolescentes en bicicleta, días enteros en la calle, noches estrelladas, fiestas con verbenas, y, por supuesto, amores veraniegos. Es un retrato de la manera de vivir a finales de los años ochenta y principios de los noventa, de lo que ocurre en cada uno de los pequeños rincones españoles, y, sobre todo, de lo vivido por quienes han tenido la fortuna de disfrutar de un verano en un pueblo”.