Ciudad Rodrigo al día

 

La Guardia Civil reforzará la vigilancia de las motos en la carretera entre Béjar y Ciudad Rodrigo

Los agentes llevarán a cabo más controles de velocidad, más pruebas de alcoholemia y más tests de drogas

La carretera que une de forma directa por el sur de la provincia Béjar y Ciudad Rodrigo, la SA-220 (de 94 kilómetros de longitud), será una de las vías en las que se van a intensificar durante los meses de verano las tareas de vigilancia de la seguridad vial y de prevención de la siniestralidad en lo que a motocicletas y motoristas se refiere, ante el incremento detectado en la siniestralidad de ese colectivo a nivel nacional, y su mayor circulación durante la época estival.

Según explica la Guardia Civil en una nota de prensa, el Grupo de Información y Análisis de Accidentes de Tráfico del Subsector de Salamanca ha elaborado un ‘plan de inteligencia’ en el que se recogen los eventos de concentración de motocicletas, las fiestas patronales más relevantes de la provincia, las vías y tramos más utilizados por los moteros, y los tramos de alto riesgo para este colectivo.

A partir de ello se van a incrementar, durante los fines de semana y festivos, las actividades de vigilancia y control en las vías especialmente usadas por los motoristas, entre las que está la mencionada carretera entre Béjar y Ciudad Rodrigo, junto a otras que dan acceso a la frontera con Portugal y las Arribes del Duero (SA-300 y CL-517), las que comunican la provincia con la zona sur de Gredos (CL-510 y SA-102), y las situadas en la zona central y este de la Sierra de Francia (además de la SA-220, las CL-512, SA-205, SA-225, SA-210, SA-201, DSA-270, SA-214 y DSA-280).


En esas vías, las unidades de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, junto con unidades de Seguridad Ciudadana de la Comandancia de Salamanca, aumentarán los puntos de verificación para prevenir excesos de velocidad, consumo de alcohol y drogas, y maniobras especialmente peligrosas como son la conducción temeraria en zonas de montaña, los adelantamientos y el no respeto de las distancias de seguridad entre vehículos.

Así, se intensificarán las pruebas de alcoholemia y los tests de drogas, y los controles de velocidad, con dispositivos de control tanto fijos como dinámicos, mediante el uso de cinemómetros y vehículos tanto camuflados como uniformados. La Guardia Civil señala en su nota de prensa que los controles de velocidad en esos tramos de ‘alto riesgo’ podrán realizarse “en cascada”, es decir, que se sitúen varios cinemómetros en la misma vía durante el mismo tramo horario.