Espioja: regularidad, bravura y clase

Lorenzo Rodríguez, ganadero, se ha tomado este tiempo de espera por la situación sanitaria como una “oportunidad para profundizar en la ganadería” y afronta esta temporada “con ilusión”

El ganadero Lorenzo Rodríguez en una entrevista para SALAMANCArtv ALDÍA | Fotos: Pablo Angular

Cuatro generaciones avalan la trayectoria de esta familia ganadera. Lorenzo Rodríguez lleva hoy las riendas de ‘Espioja’. A sus espaldas, más de cien años de historia. Una afición trasmitida de generación en generación, una apuesta por lo bravo desde que el bisabuelo del actual ganadero llevó las primeras reses a esta finca ubicada en Campo de Ledesma, una de las zonas ganaderas más populares de la provincia de Salamanca donde aún hoy pastan las reses de Lorenzo Rodríguez. 

Sus orígenes vinieron marcados por la rama Lisardo por un lado, y por otro lado con vacas y sementales de Jandilla. “No podría ser otra cosa que no fuera ganadero. Hago lo que me gusta y peleo por esto porque es lo que me hace feliz. Mi bisabuelo, mi abuelo, y hasta hace poco mi padre han peleado por esta  ganadería y desde que yo cogí las riendas he querido mejorarla, pulirla, y en eso estamos. Mi padre me regaló 50 vacas de Jandilla, y a partir de ahí empecé a echarle sementales de Luis Algarra, de Juan Pedro Domecq… es lo que me gusta. Luego he refrescado con 15 vacas y un semental de La Campana que quería abrir y eso es lo que mantengo ahora hasta llegar a las 150 vacas aproximadamente”, explica el ganadero.

La pandemia se convirtió en esta casa en una “oportunidad” para profundizar en la ganadería. “He logrado que la ganadería evolucione para bien. Hemos quitado todo lo que teníamos de Atanasio, lo antiguo, han quedado solo 5 vacas cruzaditas con lo de Jandilla y a darle más clase la ganadería. El año pasado dada la situación sanitaria hemos podido disfrutar más del campo, y me lo he tomado como algo bueno en el sentido de que hemos toreado más toros en el campo, he aprovechado para sacar nuevos sementales, para quitar todas esas vacas que eran regulares… no hay mal que por bien no venga. Tengo preparados 30 o 40 novillos para lidiar este año, ya vendidos, y en los que tengo mucha fe. Ahora a confiar en que todo salga bien”, añade.

Lorenzo Rodríguez ha logrado mantener actualmente una extraordinaria regularidad de calidad y bravura. Respecto al comportamiento, tal y como explica el ganadero, son “novillos que van de menos a más”. “Me gusta que no se rompan mucho de salida y que tengan muchísimo fondo en la muleta, que cuando llegan a la muleta aprieten y que permitan las tandas por abajo muy largas, que humillen, que la embestida tenga mucha clase… es lo que perseguimos”.

Lidiarán este viernes en la plaza de toros de Salamanca la cita pendiente que quedó el año pasado con la final de ‘Destino La Glorieta’, una iniciativa que se convirtió por segundo año consecutivo en el referente cultural del verano gracias a la apuesta de la propiedad de la plaza de toros de La Glorieta, la Diputación Provincial de Salamanca y La 8 con la colaboración del Ayuntamiento y la Fundación Salamanca de Cultura y Saberes que aunaron sus fuerzas.


Además, lidiarán en algunas de las novilladas de las plazas titulares de la FIT (Fusión Internacional por la Tauromaquia), y tienen ya cerrados compromisos en Fermoselle, Villamor de los Escuderos o Fuentesaúco. “Estoy muy agradecido a todas las personas que apuestan por esta ganadería, especialmente a Antonio Barrera por su confianza. Yo tengo fe en que las cosas vayan saliendo bien y poco a poco ir creciendo. A partir del año que viene, mi intención es ir dejando novillos para lidiar con picadores, e ir consolidándonos. Por el momento no me planteo preparar corridas de toros. Yo soy de la filosofía de dar siempre pasos seguros. Cuando yo vea que tengo la ganadería controlada y pueda dar garantías lo haré, pero de momento el siguiente objetivo son las novilladas picadas. Estamos haciendo las cosas bien”, añade.  

Un revulsivo para mantener viva la Fiesta

Lorenzo Rodríguez lo tiene claro, el futuro de la Fiesta “hay que impulsarlo desde dentro”. “Hay que darle un cambio a todo, nos hace falta un revulsivo, necesitamos novilleros, novilleras, toreros nuevos… llevamos muchos años viendo los mismos carteles, las mismas ganaderías… todo igual desde hace 20 años para acá. No podemos ofrecer lo mismo cada feria, eso quema al aficionado. Es fundamental meter en la plaza a los jóvenes, en Salamanca por ejemplo se está logrando. A la gente joven hay que darle su sitio con precios asequibles, la cantera es lo más importante a todos los niveles: aficionados, novilleros, recortadores, toreros, ganaderos…”.

Como ganadero, valora la apuesta de ciertos estamentos políticos que apoyan la tauromaquia. “En nuestra provincia por ejemplo hay que agradecer la implicación de la Diputación de Salamanca, el Ayuntamiento, la Junta de Castilla y León… porque a nivel nacional ocurre todo lo contrario. Ha tenido que venir un partido político como VOX para que el Partido Popular reaccionara, y los partidos de izquierda ya han dejado claro su postura clara contra la Fiesta. Es una pena porque hacen mucho daño al sector pero yo soy de los optimistas que piensan que esto no va a desaparecer. Esto no puede acabar nunca, es la cosa más bonita que hay”, concluye.  

 

 

María Fuentes

(Fotos: Pablo Angular)