Ciudad Rodrigo al día

 

El Ciudad Rodrigo CF logra ascender a 3ª RFEF un lustro después

Los mirobrigenses consiguieron resistir en tierras segovianas frente al Unami, cosechando un empate a uno

Cinco años después de aquel cruel descenso desde 3ª División en la última jornada, el Ciudad Rodrigo CF ha logrado volver a ascender de categoría, en este caso a la que a partir de la temporada 2021/2022 se denominará 3ª RFEF –producto de la reestructuración de categorías preparada por la Real Federación Española de Fútbol-, que conserva la filosofía de la anterior (con división grupal por comunidades autónomas), con la diferencia de que por encima habrá dos categorías antes del fútbol profesional producto de la creación de la nueva 1ª RFEF.

Aquel descenso hace un lustro llegó tras una única temporada en 3ª, la estancia más corta de los mirobrigenses en esa categoría: la primera etapa duró dos temporadas (de 1956 a 1958); la segunda, hasta 8 temporadas seguidas, de 1959 a 1967 (todo ello cuando esta categoría era el 3º escalón del fútbol nacional); la tercera (que llegó de rebote al crearse la 2ªB, lo que hizo que subieran muchos más equipos desde Regional), de 1980 a 1982; y por último, la temporada 2015-2016. De la misma permanecen en el equipo –algunos de ellos con experiencias fuera estos años- Rober, David Risueño, Maza, Alberto García, Pepo y Javi Moríñigo (también intervino, siendo juvenil, Dani Crespo).

Los tres últimos no estuvieron en el ascenso de mayo de 2015, que sí vivieron los otros cuatro junto a Adolfo, logrando repetir la hazaña seis años después dentro de un bloque muy joven. La plantilla al completo ha estado conformada por Pepo, Alberto de Vargas (como porteros), Adrián Gallego, Rober, Pablo Pérez, Javi Moríñigo, David Risueño, Guille, Manu Blanco, Dani Crespo, Fran Gemio, Sergi, Adolfo, Pablo López, Maza, Santi, Alberto García, Alberto Martín, Javi Cence, Javi Casti (también han tenido ficha en la recta final de temporada Julián –que también estuvo en el ascenso de 2015-, y los juveniles José Ángel y Carlos; y asimismo ha jugado con el equipo Lafu, que se marchó a la Bovedana).

El lugar que quedará para el recuerdo de todos ellos como escenario del nuevo ascenso a Tercera del Ciudad Rodrigo CF será Segovia, donde en la tarde sabatina disputó frente al Unami el partido de vuelta de su final por el ascenso (en total ha habido tres en Castilla y León), que en la ida finalizó con una mínima, pero muy interesante, ventaja para los mirobrigenses por 2-1, tras remontar en la segunda parte con sendos goles de Sergi y Fran Gemio el gol logrado en el primer tiempo por el Unami.

ASÍ FUE EL PARTIDO

Con ese resultado, el Ciudad Rodrigo saltó al campo segoviano de La Albuera sabiendo que le valía para lograr el ascenso, además de por supuesto la victoria, cualquier empate, e incluso la derrota si era por la mínima en un partido con muchos goles (a partir de 3-2). Pese a que el Unami era quién tenía que remontar la eliminatoria, el partido estuvo igualado en lo que a juego se refiere durante buena parte del mismo, aunque el mayor peligro ofensivo llevaba la firma del Unami.

Con 0-0, el partido parecía que se iba encaminando a un final agónico, ya que un solo gol le valía al Unami, y ese acabó por ser el guión final, aunque tras un rapidísimo intercambio de golpes cuando el partido había entrado en el último cuarto de hora. El primero en golpear fue el Ciudad Rodrigo, en el 78’: Alberto Martín presionó al portero del Unami, que hizo un despeje forzado yéndose fuera el balón; en cuyo saque hubo una pared rápida entre Pablo López –que apenas llevaba unos minutos en el campo- y Maza, quedándose el primero frente al portero, a quién batió con un tiro preciso por bajo.

El 0-1 obligaba a marcar ya 2 goles al Unami, lo que era todo un balón de oxígeno para el Ciudad Rodrigo teniendo en cuenta que en los tres partidos previos de la fase de ascenso sólo había encajado 1 gol, pero ese ‘colchón’ fue efímero: a la jugada siguiente, el Unami mandó desde atrás un balón en largo que acabó cogiendo un jugador casi al borde del área desde donde realizó con mucha rapidez un tiro raso y preciso que entró.

Se había vuelto a la casilla de salida (con la diferencia de que si el Ciudad Rodrigo marcaba un gol más, ya obligaba al Unami a hacer tres más), viviéndose de este modo unos taquicárdicos diez minutos finales, en los cuales el Unami tuvo sus opciones para marcar, casi todas ellas a balón parado. En la primera de ellas, una falta desde el lateral derecho del área (que despejó en su lanzamiento Pablo Pérez de cabeza), vio la segunda amarilla Pablo López, con lo cual el Ciudad Rodrigo finalizó el partido con uno menos.

Tras ello, hubo un córner del Unami que se marchó directamente fuera, una falta centrada y más lejana que atrapó Pepo en dos tiempos, y una única jugada en acción que solventó Rober. El último momento de tensión fue una falta peligrosísima prácticamente al borde del área (con una amplia barrera en la cual hubo incluso un jugador mirobrigense que se tumbó en el suelo para evitar sustos por bajo), que el jugador del Unami encargado de botarla mandó al lado del palo derecho.

Después de esa falta, apenas se jugaron unos segundos más (en los que vio la roja un jugador local), antes de que llegase el pitido final, que desató la fiesta sobre el césped, sumándose a aficionados y cuerpo técnico del Ciudad Rodrigo CF la impresionante marea farinata que se había desplazado hasta Segovia, tanto en autobús como en coches particulares.


El técnico mirobrigense Aris Marcos dedica el ascenso a “nuestro pueblo, nuestra afición, nuestros patrocinadores, para todas las personas que por desgracia nos dejaron pero que están en nuestros corazones siempre”, acordándose especialmente “de mi gran amigo Ricardo Sánchez, de Félix zapatero y de mis tíos Leo y Meñaka recientemente fallecidos”.

El técnico resalta que “lo que han logrado estos gladiadores es impresionante; no puedo estar más orgullosos de todos ellos, al igual que de todo mi cuerpo técnico, especialmente de mi delegado de equipo recientemente operado Miguel González  y de la persona que mima el campo, Juan Sánchez”. Aris Marcos expresa que le invade “la emoción, porque es increíble lo que hemos logrado”, dando las gracias “a mis padres, mis hermanos, mi familia y a mi mejor amigo Edwin por aguantarme día tras día, especialmente este último  mes que estuve intratable y nervioso”. El técnico cita a toda la afición a recibirles en la fuente del Árbol Gordo a las 23.50 horas.

EL REGRESO A 3ª

Tras cinco años de estancia en Regional, en los que incluso se rozó el descenso a Provincial (en la temporada 2016/2017 –la inmediata posterior a la anterior estancia en 3ª-, en la que se salvó la categoría en la penúltima jornada), el Ciudad Rodrigo ha logrado por fin culminar el objetivo que ha perseguido durante estos últimos años, en los que ha tenido fases muy buenas –incluso con grandes arranques ligueros-, pero sin llegar a redondear una temporada.

De hecho, el Ciudad Rodrigo incluso vivió la destitución en noviembre de 2019 de Javi Martínez, lo que supuso el regreso al banquillo del técnico con el que logró el anterior ascenso a 3ª, Aris Marcos. Aunque en los compases iniciales de esta nueva etapa costó, el equipo iba en línea ascendente hasta que llegó la pandemia del coronavirus que cortó de raíz todas las competiciones, que se acabaron resolviendo ‘en los despachos’ con los resultados que había en el momento del corte, cuando el Ciudad Rodrigo estaba lejos de la cabeza.

En esta temporada 2020/2021, el Ciudad Rodrigo echó a andar muy pronto en comparación con cualquier otro equipo de Regional, a finales de agosto, lo que dio pie a disputar una maratoniana pretemporada de amistosos ya que hasta finales de noviembre no comenzó la liga, con un formato totalmente atípico. Debido a la sobrepoblación de equipos (ya que la temporada anterior hubo ascensos desde Provincial pero no descensos a esa categoría), y al menor número de fechas disponibles, los dos subgrupos clásicos de Regional se partieron en 4.

El Ciudad Rodrigo quedó emparejado con los conjuntos de Zamora y del resto de la provincia de Salamanca, de los que se cayó el Navega por voluntad propia, lo que dejó el subgrupo en sólo 8 equipos. Aunque los dos primeros partidos acabaron sin goles, el Ciudad Rodrigo fue cogiendo ritmo, pero se topó como gran rival en el subgrupo con el Ribert, quién acabó por dejar casi hecho su liderato al final de la primera fase con su victoria en el Francisco Mateos.

Esta primera fase debía dar paso originalmente a una segunda también con el formato de liguilla, pero las apreturas del calendario (ya que la primera se extendió hasta finales de mayo, con múltiples semanas libres por si había que recuperar partidos por positivos), hizo que la liguilla se sustituyese por un formato mucho más ‘diabólico’, una doble eliminatoria a ida y vuelta. En la primera, el Ciudad Rodrigo superó al San José de Soria con un 0-0 en la ida y un 2-0 en la vuelta.

Y en esta segunda y última, pese a tener que jugar la vuelta fuera de casa (al haber acabado la fase de subgrupos como 2º clasificado), ha superado al Unami segoviano, que por los números con los que llegaba era favorito (incluyendo esta eliminatoria final, sólo ha perdido 2 partidos en toda la temporada y ha encajado apenas 15 goles). En estas batallas finales que han llegado a buen puerto, el Ciudad Rodrigo ha contado con un gran respaldo de la afición, que hay que recordar que se perdió de forma obligada dos partidos en casa (los jugados en enero y febrero), por culpa de la pandemia del coronavirus.

Para el curso 2021/2022, se espera volver a la normalidad competitiva, que el Ciudad Rodrigo vivirá en una categoría en la que coincidirá con aquel equipo con el cual iniciaron en septiembre la tanda de amistosos: el Guijuelo, que ha sufrido un duro doble descenso tras varios años de gloria en la 2ªB clásica. Junto a ellos, habrá otros tres representantes en la categoría de la provincia de Salamanca: la UD Santa Marta de Tormes, el Salamanca CF UDS B, y el compañero de grupo del Ciudad Rodrigo, el Ribert, que ascendió en la tarde sabatina gracias a un gol a última hora frente a la Ponferradina B.

En total (y salvo cambios), el grupo de Castilla y León de la nueva 3ª RFEF (que tiene hasta logo) contará con 17 equipos, siendo los restantes: de la provincia de León, estarán el Atlético Bembibre, el Atlético Astorga, la Virgen del Camino y el Júpiter Leonés; de Burgos, la Arandina y el Mirandés B; de Soria, el Numancia B y el Almazán; de Ávila, el Real Ávila y el Diocesanos-UCAV; de Valladolid, el Atlético Tordesillas; y de Palencia, el Palencia CF, que también ha ascendido este sábado al eliminar al Villa de Simancas.