Bracamonte al día

La Junta y la Diputación invierten conjuntamente 156.000 euros para solucionar los problemas del convento de las Carmelitas

Ambas instituciones han destacado su unión para el mantenimiento del espacio y la importante colección de arte que atesora, subrayando la necesidad de su apertura al público y su promoción 
Gumersindo Bueno, director general de Patrimonio de la Junta, junto a Javier Iglesias, presidente de la Diputación, visitaban hoy el convento de las Carmelitas en Peñaranda
El director general de Patrimonio Cultural de la Junta de Castilla y León, Gumersindo Bueno Benito, y el presidente de la Diputación Provincial de Salamanca, Javier Iglesias, han visitado este jueves el Convento de las Carmelitas de Peñaranda, tras las deficiencias detectadas en el inmueble, dentro de un encuentro en el que ambas instituciones han anunciado su colaboración para subsanarlas.
 
Acompañados por el Prior de los Carmelitas Descalzos de Salamanca, Miguel Ángel González, la alcaldesa de la ciudad, Carmen Ávila, y los arquitectos responsables del proyecto técnico de reparación, entre los que se encuentra el peñarandino Santos Plaza, las instituciones han expuesto las inversiones que realizaran para ello, cuyo total asciende a 156.000 euros, destinados a la eliminación de los diferentes problemas estructurales, debido al paso del tiempo y la falta de conservación, y que en esta primera actuación se centran en varios puntos concretos del monasterio.
 
Una problemática que, tal y como han indicado, se tenía conocimiento de ella en el Servicio Territorial de Cultura y Turismo de Salamanca el pasado mes de abril, alertándose de la existencia de humedades en la Iglesia del Convento de las Madres Carmelitas, con caída de agua directa al interior del templo. El templo, declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento el 30 de enero de 1997, alberga una importarte colección de pintura napolitana, principalmente de Luca Giordano o Lucas Jordán.
 
Ante ello se realizaba una visita técnica que constató la presencia de estas humedades, principalmente ligadas a la falta de mantenimiento y a movimientos de los planos de las tejas al separarse en los encuentros con los muros y al deterioro puntual de algunos elementos de la cubierta que afectan a limas y encuentro de estas bajo el anclaje de la veleta. Existen otros lugares con entrada directa de agua, ligados a roturas puntuales de piezas de segunda categoría o a la falta de cerramiento y mala colocación de las gateras de salida a la cubierta, subrayando además el deterioro generalizado de las tejas, que, en muchos casos y especialmente los situados en zonas de sombra, se están descomponiendo. En todo caso, del informe de valoración se desprende que no se aprecian signos de inmediata gravedad en cuanto a la estructura del templo.
 
Una situación que ha llevado a una rápida actuación, determinándose desde la Consejería de Cultura y Turismo acometer una intervención para afrontar los principales deterioros observados, como son la reparación de la cubierta del cimborrio de la Iglesia, donde hay humedades ligadas al anclaje de la veleta y al deterioro de un par de limas, así como reparar los encuentros de los paños de cubiertas con las fábricas de la iglesia, principalmente sobre la Capilla
de San José. Unas labores para los que el organismo autonómico invertirá un presupuesto superior a los 56.000 euros.
 
El director general de patrimonio de la Junta, Gumersindo Bueno, ha destacado sobre esta actuación que “es un gusto visitar monasterios como este con tanta riqueza cultural y donde se mantiene la vida personal y de sus espacios” resaltando la importancia de la colaboración entre instituciones para continuar con la conservación del rico patrimonio que tenemos en Castilla y León. “El camino que debemos seguir es este, ir de la mano para cuidarlo” afirmaba.
 
Por su parte, la Diputación Provincial se encargará de la restauración de la cubierta en la zona norte y oeste, para lo que cuenta con un presupuesto de 70.000 euros, y está prevista la organización de visitas de escolares. Una inversión y una actuación sobre la que Javier Iglesias, presidente del organismo provincial, apuntaba que “estamos ante un espacio único en España como exponente barroco y la gran perla escondida de Peñaranda. No podemos permitir que se pierda” y añadía que “rompo una lanza por abrir este rico lugar a todos. Que esta joya pueda ser visitada y admirada es algo muy importante”.
 
Una riqueza artística y cultural sobre la que también ha incidido la regidora peñarandina, Carmen Ávila, quien resaltaba la colaboración y ayuda municipal dedicada, explicando que “desde el Ayuntamiento trabajamos en las pequeñas cosas del día a día, como por ejemplo el convenio por el que se dotaba de sistemas de seguridad a la iglesia y el convento, y cuyo coste lo estamos abonando todos los años” subrayando la disposición del Consistorio para poner los medios necesarios para la promoción y difusión del arte del convento carmelita.
 
Una apuesta que también se ha visto impulsada por el Prior Miguel Ángel González, quien además resaltaba la figura histórica del conde Gaspar de Bracamonte, quien traía hasta el templo carmelita la gran colección artística que hoy se custodia. “Estas riquezas pictóricas, que estamos admirando 350 años después de su llegada, supone estar ante uno de los exponentes del barroco carmelitano más destacados de la comunidad y de gran riqueza para Salamanca y para todos” afirmaba. 
 
Tanto la Junta como la Diputación han condicionado su intervención al compromiso por parte de la propiedad del Convento del necesario mantenimiento del mismo, de la actualización del inventario de los bienes muebles que contiene y de la apertura de la iglesia para su visita. Una actuación que, según estiman los técnicos, podría estar completada en otoño, y sobre la que se está redactando un proyecto, que esperan finalizar a lo largo de los próximos meses.