Las Arribes al día

La Diputación de Salamanca garantiza un servicio eficiente de recogida selectiva de papel-cartón, vidrio y envases

La empresa adjudicataria deberá comprar nueve vehículos, seis de carga lateral, lo que reducirá los tiempos de recogida y permitirá un aumento del servicio en el periodo estival a lo largo de los diez años del contrato

La empresa adjudicataria deberá sustituir durante la duración del contrato los 4.120 repartidos por toda la provincia

La Diputación de Salamanca publicará en breve las bases de licitación del nuevo servicio de recogida selectiva de papel-cartón, vidrio y envases, contrato cuyo presupuesto base de licitación será de 12.049.000 euros para un periodo de diez años, 1.204.000 al año, aunque como señalaba Román Hernández, diputado provincial de Medio Ambiente, se prevé que dadas las circunstancias del mercado se produzca una baja importante, hasta el punto de que el servicio pudiera producir superávit.

Como explicó Román Hernández, el convenio con Ecovidrio proporcionó en 2020 a la Diputación unos ingresos del orden de 840.000 euros, cantidad que ha experimentado una “progresión constante en los últimos años y que va a más porque cada año está más concienciada la gente de que hay que reciclar, el importe de vidrio es mayor y todavía no hemos llegado a optimizar, como otras provincias, la recogida que pretendemos hacer”. En cuanto al convenio con Ecoembes para el reciclado de envases, la Diputación obtuvo en 2020 unos ingresos de 85.000 euros.   

De este modo, los contratos establecidos con Ecovidrio y con Ecoembes financiarían un 77% el coste del servicio de recogida, el resto lo cubriría el valor de la flota de vehículos que, una vez concluido el contrato, pasarán a propiedad de la Diputación, una de las novedades del nuevo contrato. Con estos datos y considerando que la situación del mercado impondrá que el importe de adjudicación sea inferior que el importe de licitación, Román Hernández estima que este “es un contrato óptimo para las arcas provinciales y para la gestión del servicio”.

Otra de las novedades del nuevo contrato y a la que deberá hacer frente la empresa adjudicataria, es la adquisición de una nueva flota de vehículos, nueve camiones de los que tres serían recolectores-compactadores de papel, otros tres recolectores-compactadores de envases, dos más recolectores de caja abierta para recogida de vidrio, y un compactador para su uso en momentos de emergencia como el periodo estival, facilitando así el aumento del servicio.

La nueva flota de vehículos, además de reducir la emisión de gases contaminantes, reduce también el tiempo de recogida al ofrecer la posibilidad de realizar la carga lateral, sistema que podrá aplicarse a un 60% de la provincia, pues como recordaba Román Hernández, “en algunos puntos, como la Sierra, no se puede realizar la carga lateral por la estrechez de las calles”. A esta inversión, la empresa adjudicataria deberá sumar el coste que supondrá la renovación de contenedores, 4.120 repartidos por toda la provincia y de los que 1.434 son para cartón, 1.269 para envases y 1.417 para vidrio.

Román Hernández también ha destacado que al nuevo sistema de carga lateral de los vehículos y la renovación de todos los contenedores, se suma el aumento de la periodicidad de recogida, con un número mínimo de vaciados mensuales de los contendores y que se vería aumentado en el momento que los contenedores presenten un 80 % de llenado respecto a su capacidad. Sobre esta novedad Román Hernández explicaba que “independientemente de la recogida habitual, en el momento que un contenedor llegue al 80 %, deberá ser vaciado”. Precisamente, el diputado de Medio Ambiente explica que “la carga lateral implica que va a ser más rápido y permitirá a la empresa reducir tiempos y realizar un mayor número de recogidas, lo que evitará el posible colapso en verano como consecuencia del aumento de residuos”.

En cuanto a la ampliación a diez años del contrato de recogida, esta decisión tiene como finalidad principal que la empresa adjudicataria pueda amortizar el coste que supondrá adquirir la nueva flota de caminos, camiones que una vez finalizado el contrato pasarán a propiedad de la Diputación Provincial, “evitando así los problemas de este año por no disponer de vehículos, lo que nos obligó a hacer un contrato de emergencia con FCC porque se trata de vehículos especiales que no tiene nadie”, añadía Hernández.