Las Arribes al día

El sector ganadero se redimensiona para crecer ante la dificultad

A pesar de la reducción del número de explotaciones, la cabaña ganadera en vacuno de carne e ibérico aumenta en Salamanca, también la primera en explotaciones de ovino en la comunidad

La buena primavera y la exportación en vivo están siendo dos aliados destacados de los ganaderos salmantinos dedicados al vacuno de carne, ovino de carne y porcino blanco / CORRAL

“Lo que no te mata te hace más fuerte”. La famosa frase del filósofo alemán Friedrich Nietzsche define como pocas la evolución que ha experimentado la ganadería en Castilla y León en la última década, y en especial en la provincia de Salamanca, la más ganadera de la comunidad autónoma y tal vez de España, especialmente en el sector del vacuno de carne en extensivo.

Durante esta última década, al sector ganadero le ha tocado lidiar con unos precios que no cubren los costes de producción, problemas sanitarios como la brucelosis bovina, finalmente solventado o la tuberculosis bovina, aún presente en una quincena de municipios de la zona de Vitigudino, en su mayoría pertenecientes a esta Unidad Veterinaria. Pero también, con dos reformas de la PAC, ayudas de la UE para compensar los bajos precios y mantener la competitividad de las explotaciones; periodos de sequía y ahora la pandemia de coronavirus, cuyo cierre del canal ‘Horeca’ está perjudicando visiblemente al vacuno de carne, ovino e ibérico.

A pesar de todo ello, el sector ganadero ha sabido adaptarse a las circunstancias. Para ello ha sido necesario un redimensionado de las explotaciones que las hiciera viables, produciéndose un descenso del número de explotaciones y, por el contrario, un mayor número de animales, un aumento de la cabaña ganadera que refuerza al sector en un periodo crítico. Pero ese objetivo hacia la competitividad no ha finalizado, sin duda permanecerá latente en el nuevo periodo de la PAC 2023-2027, que presenta aún muchas incógnitas, aunque lo que está claro es que requerirá de un esfuerzo del campo para afrontar un nuevo proceso que premiará la competitividad, la calidad y el cuidado con el medio ambiente.

Pero entre tanto, el periodo de convergencia ya está abierto para las 6.038 explotaciones de vacuno de carne de la provincia Salmantina, que representa la cabaña más importante de Castilla y León, solo seguida por Ávila con 3.106 explotaciones. También para el sector del ovino, con el mayor número de explotaciones de la Comunidad en suelo salmantino y solo superada por las provincias de Zamora y León en número de cabezas. Como también para el ibérico, sector en el que la provincia charra no tiene competencia en el conjunto de la comunidad, donde se contabilizan en total 1.688 explotaciones.

En esta breve radiografía al sector ganadero en la provincia salmantina, cabe señalar que en este último año, duro para la carne, los ganaderos salmantinos han contado con dos aliados importantes, el primero la climatología, con dos primaveras que han reducido las necesidades de aportes alimenticios, reduciendo así los costes de producción, como señala Octavio Gonzalo, gerente de la cooperativa Dehesa Grande, un referente en el vacuno de carne a nivel nacional. Y el otro gran aliado ha sido el mercado de ganado de Salamanca tras la apuesta de la Diputación por la cotización en todas las mesas, lo que ha sido un referente para el sector y ha permitido mantener unos precios admisibles en el ganado vivo para exportación, tanto en vacuno como en ovino, además del porcino blanco, como señalaba el diputado de Agricultura y Ganadería, Julián Barrera.

Control de la tuberculosis

La tuberculosis bovina es una asignatura pendiente en la zona de Vitigudino. Después de las protestas protagonizadas hace dos meses por cientos de ganaderos, la Junta ha decidido aplicar el plan nacional para tratar de frenar la enfermedad, lo que no ha sentado nada bien al sector.

Según señalan desde la Dirección General de Producción Agropecuaria, de las medidas a aplicar se informa de manera personalizada a cada ganadero de la Unidad Veterinaria, a través de la coordinadora de la unidad y del responsable de saneamiento. “El objetivo es controlar la enfermedad en colaboración con los ganaderos”. Pero según los ganaderos, esto no es así, hasta el punto que sus representantes más directos han sido excluidos de la mesa de trabajo creada para acordar las medidas a aplicar.

Por este motivo, organizaciones agrarias y representantes de los ganaderos, incluidos alcalde de medio centenar de municipios, piden la mediación del presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, a la vez que rechazan a la Dirección General de Producción Agropecuaria como interlocutores de la Junta y piden que se diriman responsabilidades por la gestión realizada.  

Las medidas afectan a explotaciones de los municipios de Cipérez, Encinasola de los Comendadores, Espadaña, Guadramiro, Moronta, Peralejos de Arriba, Peralejos de Abajo, Pozos de Hinojo, Puertas, Villar de Peralonso, Villavieja de Yeltes, Vitigudino y Yecla de Yeltes, todas ellas adscritas a la Unidad Veterinaria de Vitigudino. Además, también tienen alta incidencia Bogajo, perteneciente a la Unidad Veterinaria de Lumbrales;  y El Cubo de Don Sancho, perteneciente a la Unidad Veterinaria de La Fuente de San Esteban.

Evolución de la ganadería en Castilla y León en la última década