Ciudad Rodrigo al día

 

Las sagradas competencias

Soy consciente de que entre nuestros diputados los hay que trabajan con tenacidad para el bienestar general

Ayer, día 15 se aprobaba en el Congreso de Diputados el proyecto de ley de protección de la infancia y adolescencia frente a la violencia.

Los medios de comunicación nos dicen el resultado de la votación. Finalmente aprobada por una mayoría considerable.

Se supone que la intencionalidad de la ley es la protección de las personas afectadas frente a la violencia. Me llama especialmente la argumentación o la excusa para votar en contra.

Según dicen los medios, EH Bildu, PdeCAT y PNV, con SENTIMIENTO AMARGO  y HARTO DOLOR DE CORAZÓN, han emitido su voto en contra por  interpretar INVASIÓN DE COMPETENCIAS.

Con demasiada frecuencia, nuestros representantes utilizan palabras o frases como: “altura de miras”, “sentido de estado”, “el beneficio de los ciudadanos”, “proteger a los vulnerables”, etc.  Las invocan tantas veces en vano, que pierden su trascendencia y fiabilidad. Por favor,  pensarlo mejor para que os podamos creer. Soy consciente de que entre nuestros diputados los hay que trabajan con tenacidad para el bienestar general.


A lo largo de la pandemia hemos escuchado muchos argumentos y excusas. En muchos momentos hemos padecido, las personas de a pie, las consecuencias de vuestras decisiones. Nos habéis ofrecido el edificante espectáculo de  los insultos y las peleas. Y peor aún, habéis trasladado la farsa a la calle, donde ya no se dice solo el nombre, se le añade un calificativo.  Lamentable. Nos merecemos algo más digno.

En virtud de mi libertad de expresión, puedo interpretar que sus competencias están por encima del daño, dolor, impotencia que sufren las víctimas, las familias y por añadidura la sociedad.

Por ello, señores que habéis utilizado un argumento tan zafio, entendiendo que para mí LAS PERSONAS PREVALECEN SOBRE LAS SAGRADAS COMPETENCIAS, sin sentimiento amargo y sin dolor de corazón: IROS A VUESTRA CASITA CON VUESTRAS COMPETENCIAS, VUESTRA AMARGURA Y HARTO DOLOR DE CORAZÓN.

Antonio Tena

16 de abril de 2021