Las Arribes al día

El Cubo de Don Sancho suma actividades ecuestres a la gestión turística y ganadera de Rollanejo

En esta finca municipal de 900 hectáreas se conjuga la explotación ganadera de bravo, vacuno de carne y porcino, con actividades turísticas

Las actividades ecuestres cobrarán un mayor peso en Rollanejo a partir de esta primavera  / CORRAL

El Ayuntamiento de El Cubo de Don Sancho ha convertido la finca municipal de Rollanejo en un ejemplo de gestión de la dehesa a través de la ganadería y una atractiva oferta turística, haciendo cohabitar la actividad tradicional de estos espacios con la demanda de un público interesado por el turismo de naturaleza.

En sus casi 900 hectáreas bañadas por el río Huebra y bajo cientos de encinas, pasta ganado bravo, vacuno de carne y cerdos ibéricos, haciendo viable su gestión y colocándose como un recurso turístico gracias, también, al Aula de la Naturaleza.

A estas excelentes instalaciones de alojamiento se une un componente gastronómico importante fruto de Rollanejo como son sus embutidos ibéricos y la mejor carne de ternera posible, productos derivados de animales criados en total libertad y alimentados de manera natural.

Pero la llegada de la pandemia ha obligado, como a muchas otras actividades, a reinventarse, a ampliar el horizonte con nuevas posibilidades que faciliten generar actividad económica.

Sobre la gestión de Rollanejo, una vez declarada la pandemia, el alcalde de El Cubo de Don Sancho, Emiliano Muñoz, señala haber detectado una gran demanda en actividades ecuestres: “Nosotros empezamos con rutas a caballo y eso nos ha llevado a conocer que hay muchos aficionados a distintas actividades ecuestres y que con la pandemia se han visto limitadas, por lo que trabajamos en realizar las adaptaciones necesaria y crear la infraestructura que requieren este tipo de actividades”, algunas de ellas acompañadas de la ganadería de vacuno e incluso de bravo.

En estos momentos el Ayuntamiento de El Cubo de Don Sancho trabaja en la construcción de una pista de acoso y derribo, cuyo objetivo es albergar campeonatos oficiales de un alto nivel. “La pista ya la tenemos prácticamente hecha.  Si nos dan autorización queríamos meterle riego desde el río para tenerla siempre verde, incluso en el verano.  Queremos empezar este año”.

En cuanto a la gestión de las explotaciones ganaderas de vacuno, bravo y manso, e ibérico, el alcalde lamenta que, debido al coronavirus, “en bravo no se ha vendido nada y este año tampoco tenemos previsto vender nada. Se ha tentado todo y hemos tenido que reducir el número de madres. Todo lo vendido ha ido a matadero a precio de carne, aunque lo que nos ha interesado lo hemos dejado para semental”.

En el resto, vacuno manso e ibérico, se mantiene la forma de gestión que ha permitido una mayor rentabilidad de la finca, incluso se mejorará con la dotación de agua a todos los cercados.

EMILIANO MUÑOZ / ALCALDE

“Esperamos después del verano poder abrir la residencia”

 

¿Cómo llevan la residencia de mayores?

Estamos acabando la obra y vamos a empezar con la instalación del equipamiento. La cocina ya está montada. Hemos contado con una ayuda de la Diputación y esperamos también que la Fundación Rodríguez Fabrés nos eche una mano. Además, solicitaremos ayuda a Adezos. A lo que no se llegue lo pondrá el Ayuntamiento.

¿Cuándo piensa abrirla?

Estamos estudiando la fórmula de gestión para ponerla en marcha pasado el verano. La idea es que la abra el Ayuntamiento, empleando a las mujeres que hicieron el curso de atención sociosanitaria, y después darles la gestión a ellas con la cooperativa que han constituido. Pero esto es algo que aún que tenemos que valorar más detenidamente.

Imagino que la pandemia haya afectado a la gestión de Rollanejo…

Pues sí. Las visitas se han cancelado y esperamos que este año se puedan recuperar. Tenemos otro pequeño proyecto que estamos madurando y que todavía no puedo desvelar. Le daría un impulso también al aula de la naturaleza, todo en torno a actividades ecuestres.