Las Arribes al día

‘Vitigudino sostenible’ se suma a la oferta senderista con dos rutas por la dehesa

Ambos recorridos son aptos para su realización bien caminando bien en BTT, aunque cada uno de ellos está mejor adaptado a una de estas posibilidades

La cigüeña blanca, el milano real, el abejaruco o ratoneros forman parte del paisaje de Vitigudino | CORRAL

A finales de 2020 Vitigudino daba un paso más en dirección un poco más allá de su amplia oferta en hostelería y alojamiento, con capacidad para dar cobertura a las necesidades turísticas de toda la comarca. Por ello, su Ayuntamiento, de la mano de la Oficina Verde de la USAL y el proyecto ‘Vitigudino sostenible’, la localidad se sumaba el pasado mes de diciembre a la oferta de rutas que presenta Las Arribes, en esta ocasión con la incorporación de dos rutas de 12 y 13 kilómetros cada una, y que muestran los valores medioambientales y el patrimonio arquitectónico de la cabecera de comarca.

Ambas rutas son aptas para su realización bien caminando bien en bicicleta de montaña, aunque cada una de ellas está mejor adaptada a una de estas posibilidades. La primera de ellas estará diseñada para realizar el recorrido en bicicleta, tiene 12 kilómetros de longitud y recorre los parajes de la rivera, partiendo desde la carretera de Villarmuerto por el camino de Valdelasyeguas, bifurcación en la que se situa un panel informativo.

El segundo recorrido tiene una longitud de 13 kilómetros y su objetivo es mostrar el patrimonio arquitectónico y recursos e instalaciones de la villa. La torre de la iglesia y su museo sacro; el colegio El Pilar, donde se encuentran los restos de Inés Luna Terrero; los soportales de Santa Ana; o el convento de clausura Santo Toribio. Su punto de información se ubicará junto a la estación de autobuses.  Ambos recorridos contarán con una mesa informativa que se instalará en la Plaza de España. 

Descripción de las rutas

Las rutas ‘Vîtigudino Sostenible’ están diseñadas con el objetivo de poner de relieve los ricos recursos naturales y etnográficos del municipio, a través de dos recorridos circulares que comienzan y finalizan en este mismo punto. El primer recorrido, de unos 12 kilómetros, atraviesa el municipio en dirección noroeste para adentramos en los campos comunales y dehesas, en donde el visitante puede disfrutar de los paisajes característicos de este ecosistema ibérico tan importante en nuestra Comunidad.

El segundo recorrido transcurre en dirección sureste, centrado en aspectos socioeconómicos, patrimoniales y culturales del municipio, los cuales podremos disfrutar a lo largo de sus 13 kilómetros.

Ambos trazados de la ruta comienzan y terminan junto a la Plaza de España de Vitigudino, lugar de encuentro de sus vecinos y testigo de la vida social de este municipio. Esta plaza está presidida por la iglesia de San Nicolás de Bari, cuyos orígenes remontan al siglo XV, en cuyo interior destaca una talla del Cristo Yacente en arcosolio (S. XVII) y el museo de arte sacro en su torre.

En el primer trazado propuesto, debemos atravesar el casco urbano en dirección noroeste para, tras cruzar la carretera de circunvalación, adentramos en los caminos vecinales en dirección a Villamuerto. En este punto encontraremos una mesa con información relevante sobre los aspectos más importantes en relación con los recursos naturales y agroganaderos disponibles en el municipio. Las fincas, prados y adehesados que nos acompañan son aprovechados para el cuidado del ganado y el cultivo de pastos, siendo refugio de numerosas especies típicas de animales y plantas ligadas a la dehesa salmantina. Con suerte, podremos avistar alguna de las rapaces más emblemáticas, como el milano real o el buitre leonado, así como de varias razas de vacuno, con especial atención a nuestra vaca morucha.

Una vez regresamos al punto de partida, podemos tomar la segunda ruta. En esta ocasión, durante el recorrido por el casco urbano podremos disfrutar de algunos de los espacios y construcciones con mayor importancia patrimonial y cultural del municipio. Como son el Colegio de ‘El Pilar’ o el Convento de Sto. Toribio de Liébana. Una vez nos adentramos en entorno periurbano, la ruta circunda varios lugares con importancia socioeconómica, como son las instalaciones deportivas o la plaza de toros. Durante el recorrido también podremos ser testigos de los diferentes modos de aprovechamiento del territorio. Desde huertos tradicionales hasta huertos solares, pasando por diferentes opciones para el ocio y la naturaleza, Vitigudino apuesta por una gestión de sus recursos bajo los principios del desarrollo sostenible.