Las Arribes al día

El Picón del Moro y las Janas, atalayas naturales de los ríos Duero y Huebra en Saucelle

A sus dos espectaculares miradores, este municipio del Parque Natural Arribes suma una amplia oferta de senderos para practicar el senderismo rodeados de un paisaje único y “un aire precioso”

El mirador de las Janas sobre el río Huebra ofrece como complemento una colonia de buitres leonados / Miguel Corral

Saucelle es uno de los municipios del Parque Natural Arribes del Duero a los que su ubicación lo convierte en uno de los lugares más especiales y privilegiados de este espacio protegido. Situado en la horquilla que conforman los ríos Duero y Huebra, ambos ríos discurren aquí encajonados entre fayones y picones, por lo que la meseta facilita imágenes a vuelo de pájaro sobrecogedoras, además de “un aire libre precioso”, recuerda su alcaldesa, Encarnación Quirós, quien recomienda en estos tiempos de pandemia recorrer cualquiera de los senderos que presenta Saucelle.

Entre sus miradores hay que destacar el del Picón del Moro. Desde este punto, situado en la carretera del Salto, se divisa el cañón del Duero, “que es una maravilla”, asegura Quirós, pues además de ser “un lugar precioso para pasar el día, parece que  pudieras meter el mundo entre tus brazos”, añade la alcaldesa. Además de sus excepcionales vistas sobre el embalse de Saucelle, el Picón del Moro ofrece “varias casetas y la posibilidad de solicitar las llaves en la oficina de turismo, bien para asar en el interior o simplemente para resguardarse en días de lluvia”. Ante la afluencia de visitantes que recibe este mirador, “hemos habilitado frente a la puerta, del otro lado de la carretera, una zona de aparcamiento para coches incluso para autobuses”, recuerda la regidora.

La otra atalaya de Saucelle es el mirador de las Janas, punto al que se accede desde el casco urbano del municipio y que se ubica sobre el cañón del río Huebra. “Aunque en este momento está cerrado el observatorio de aves, desde el mirador se puede observar el vuelo de los buitres surcando el cielo bajo nuestros pies. Es algo maravilloso”, sostiene Quirós.  

Pero además de sus excepcionales miradores, Saucelle tienes otros atractivos importantes como es la Ruta de Las Lavanderas, circuito circular de un kilómetro de longitud en el que se ofrece un paseo auto-guiado por la ornitología y botánica de la zona. “Este mismo sendero da acceso a otro que baja hasta la dehesa, en el Salto, al Picón del Moro. Y bajando por el lado de camino Frejo, desde que se ve Portugal, a la derecha sale otro camino que va al mirador Los Negritos, que es precioso”. También, aunque aún sin acondicionar, “tenemos nuestro particular Pozo de los Humos en el puerto de la Molinera, unas cascada preciosa situada por encima del puente Carranzo, el anterior al puente de la Molinera. Para senderismo, en Saucelle hay todo lo que uno se pueda imaginar”, así como pilares y fuentes de manantial repartidas por todos los caminos y que embellecen el paisaje, “aunque el agua es solo para refrescarse la cara. Cada cual debe llevar su agua para beber”, recuerda la alcaldesa.

 

Encarnación Quirós / Alcaldesa de Saucelle

“La vacunación va lenta y no es un problema de personal”

Nos hace un resumen de este último año…

Arreglamos la residencia de mayores, la red de alcantarillado del camino a la depuradora, los depósitos del agua con la sustitución de llaves y el tejado. También  hemos creado una zona de aparcamiento en la carretera del Salto, frente a la entrada del mirador del Picón del Moro, para evitar que los coches entren en la parcela; y hemos comprado un dumper nuevo.

¿Qué obras tiene previstas para este año?

Vamos a finalizar las acometidas y el alcantarillado de dos calles que nos faltan y a completar en el cementerio un trozo que queda con nichos nuevos, con todas las medidas sanitarias. También se va a cambiar todo el tejado de la residencia, que tiene filtraciones, con una nueva técnica de impermeabilización.

¿Qué va a pasar en verano?

Si el año pasado hemos tenido un mediano agosto, este año también lo tendremos. Va a depender mucho de la Semana Santa. Por mucho que proteste la gente, yo sí creo que no me moveré de mi ciudad,  pero cada uno es muy libre de hacer lo que quiera. La vacuna va lenta, y no es un problema de personal, el problema es que no hay vacunas.