Ciudad Rodrigo al día

Llamados a vacunarse el domingo todas las personas de 60 a 65 años de la Zona Básica de Ciudad Rodrigo

Los 1.330 convocados deberán acudir en unas franjas determinadas según su edad concreta

El porcentaje de personas vacunadas contra el coronavirus en la Zona Básica de Salud de Ciudad Rodrigo (integrada por los municipios de La Atalaya, El Bodón, Carpio de Azaba, Castillejo de Martín Viejo, Ciudad Rodrigo, La Encina, Monsagro, Pastores, Saelices el Chico, Sancti-Spíritus, Serradilla del Arroyo, Serradilla del Llano, Tenebrón y Zamarra) va a sufrir un incremento muy importante el próximo domingo 4 de abril, Domingo de Resurrección, ya que han sido llamadas a vacunarse ese día en el Pabellón Eladio Jiménez de Miróbriga todas las personas de 60 a 65 años de edad de todas las localidades de esa Zona Básica.

Según explicó en la mañana del miércoles el responsable de la vacunación en Ciudad Rodrigo, Manuel López del Val, a las 15.00 horas del martes se conoció que llegaban a Salamanca 7.500 dosis de la vacuna de AstraZeneca, que han sido distribuidas por los diferentes rincones de la provincia para ser puestas a los nacidos entre el 1 de enero de 1956 y el 31 de diciembre de 1961, correspondiendo a Ciudad Rodrigo más de un millar de dosis.

En la mañana del miércoles, estuvieron sacando el censo de tarjetas sanitarias de la franja de edad de 60 a 65 años, resultando que en la Zona Básica hay un total de 1.449 personas de esas edades, de las cuales 121 ya han sido vacunadas (por pertenecer a algún colectivo que ha ido recibiendo la vacuna). Por lo tanto, las 1.328 personas restantes están citadas para acercarse el domingo al Pabellón Eladio Jiménez, provistas de su DNI y su tarjeta sanitaria.

Ante la imposibilidad, por tiempo y volumen, de citar individualmente a las personas que tienen que ser vacunadas como se venía haciendo hasta la fecha, lo que se va a hacer es emitir un Bando (lo va a hacer el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo con la idea de que sea replicado en todas las localidades de la Zona Básica), a través del cual se convocará a todas las personas especificando a qué hora tiene que acudir cada edad.

Los nacidos entre enero y junio de 1956 deberán acudir de 10.00 a 10.45 horas; los nacidos entre julio y diciembre de 1956, de 10.45 a 11.30 horas; los nacidos de enero a junio de 1957, de 11.30 a 12.00 horas; los nacidos de julio a diciembre de 1957, de 12.00 a 12.30 horas; los nacidos de enero a junio de 1958, de 12.30 a 13.15 horas; y los nacidos de julio a diciembre de 1958, de 13.15 a 14.00 horas (las franjas para los nacidos en 1957 son más breves porque hay menos personas en ese rango, 216, que en los otros: 234 nacidos en 1956 y 245 en 1958).


Por la tarde, la sesión continuará de 15.30 a 16.15 horas con los nacidos de enero a junio de 1959; de 16.15 a 16.45 horas deberán acudir los nacidos de julio a diciembre de 1959; de 16.45 a 17.15 horas, los nacidos de enero a junio de 1960; de 17.15 a 18.00 horas, los nacidos de julio a diciembre de 1960; de 18.00 a 18.45 horas, los nacidos de enero a junio de 1961; y de 18.45 a 19.30 horas los nacidos de julio a diciembre de 1961.

Además de los censados sanitariamente, la vacunación del Domingo de Resurrección en el Pabellón Eladio Jiménez estará abierta a todas las personas de ese rango de edad desplazadas a la Zona Básica de Ciudad Rodrigo, pero con la condición de que puedan volver dentro de 12 semanas para recibir la 2ª dosis de esta vacuna de AstraZeneca.

Según la planificación realizada “de la noche a la mañana”, está previsto que haya 4 líneas de vacunación, cada una de los cuales tendrá 2 enfermeros para poner la vacuna y uno más para encargarse del registro informático de la vacuna en la historia médica del paciente. En total, habrá involucrados 16 trabajadores del Centro de Salud más dos médicos, y un equipo desplazado desde Salamanca (éstos últimos serán los encargados de registrar la vacuna en la historia).

Teniendo en cuenta que la vacuna de AstraZeneca requiere de menos ‘preparativos’ que la de Pfizer (que es “más especial”, en palabras de Manuel López del Val), el ritmo de vacunación será algo superior, calculándose que cada hora se podría vacunar a 50 personas por línea, totalizando 200 por hora. Todas las personas que vayan recibiendo la vacuna deberán esperar como siempre 15 minutos sentados en una silla por si tienen alguna reacción. Al ser el ritmo más rápido y haber más personas, no solo se desplegarán sillas por el frontón del Pabellón, sino también por la pista principal.

Previendo que se puedan generar colas, el alcalde Marcos Iglesias pidió en la mañana del miércoles a todo el mundo “paciencia” ante la complejidad que supondrá esta jornada de vacunación (“merece la pena esperar, porque esto deriva en vida”), resaltando el esfuerzo que harán los profesionales sanitarios y el personal municipal en una jornada tan señalada como es el Domingo de Resurrección.