Las Arribes al día

Adezos invita a conocer las fortalezas más destacadas del oeste salmantino con los ‘Castillos de la Frontera Charra’

Ofrece un recorrido por las fortificaciones de Ledesma, San Felices de los Gallegos, Aldea del Obispo y Ciudad Rodrigo

El Grupo de Acción Local Adezos invita a conocer las fortalezas más destacadas del oeste salmantino con el proyecto ‘Castillos de la Frontera Charra’, recorrido por las fortificaciones  de Ledesma, San Felices de los Gallegos, Aldea del Obispo y Ciudad Rodrigo, proponiendo dos rutas que discurren en sentido contrario, bien comenzando por Ledesma (Ruta A),  bien por Ciudad Rodrigo (Ruta B).

Para la difusión de este nuevo recurso turístico, en cuya financiación participa el Grupo de Acción Local Adecocir y la Diputación de Salamanca, Adezos ha creado una web en la que se ofrece toda la información sobre las rutas y las fortalezas incluidas en ellas.

Fortaleza de Ledesma

La Ruta A comienza con la Fortaleza de Ledesma, cuyos orígenes se remontan a tiempos de Fernando II de León (s. XII), si bien adquiere la forma definitiva con el primer Conde de Ledesma, Don Beltrán de la Cueva, quien en el siglo XV otorga escudo a la villa, como puede apreciarse en la puerta norte de la edificación. Hacia el sur, el conjunto resulta muy armonioso, totalmente pétreo, con una puerta de arco apuntado flanqueada por dos torreones (leer más).

Castillo de San Felices de los Gallegos

El castillo de San Felices de los Gallegos es un claro ejemplo de los vaivenes y disputas de frontera, lo mando construir un rey portugués llamado Don Dionis a finales del siglo XIII. En el siglo XV se construye la muralla que tiene forma redonda y en el XVII la que tiene forma de estrella.

Con un carácter de palacio fortaleza, está situada en uno de los extremos del casco urbano. Su diseño irregular se adapta a las peculiaridades del terreno, conservándose restos del antiguo foso y de la cerca vieja. También son visibles las defensas abaluartadas que se construyeron en el siglo XVIII con motivo de la Guerra de la Independencia (leer más).

Fuerte de la Concepción

No es exagerado afirmar que el Fuerte de la Concepción  es una de las fortificaciones militares más espectaculares de toda España. Se ubica en el municipio de Aldea del Obispo y limítrofe con tierras portuguesas, de las que fue eterno vigía.

Es una réplica de la cercana fortaleza de Almeida, ya en tierras de Portugal, y fue construido sobre los restos de la antigua fortaleza de Osuna bajo la dirección de Manuel de Lara Churriguera. En forma de estrella, el Fuerte se disponía en tres cuerpos, uno principal y dos secundarios, comunicados entre sí mediante un sistema de pasadizos. En el fuerte se podían alojar hasta 1500 infantes y 200 jinetes.

Los trabajos de construcción se iniciaron el 8 de diciembre de 1663. Su promotor fue el duque de Osuna, quien lo mandó levantar como contrapeso a las fortificaciones lusas de Castelo Rodrigo y Almeida (leer más).

Castillo de Ciudad Rodrigo

El castillo de Ciudad Rodrigo es de estilo gótico militar y consta de una gran torre del homenaje, distribuida en tres plantas, con ventanas ojivales orientadas hacia el norte y el sur. En lo alto está rematado por un parapeto de almenas, que se completa con una muralla y torres de defensa.

Ciudad Rodrigo, al igual que Zamora, había defendido el partido del rey don Pedro y, tras la muerte de éste, solicitan ayuda al nuevo rey don Enrique. El rey portugués entrega Ciudad Rodrigo a Enrique II de Trastámara y comienza la inmediata construcción del castillo en 1372, aunque con anterioridad ya existió un castillo en esta importante plaza fuerte fronteriza con Portugal, Enrique II fue el artífice definitivo de la fortaleza.

A principios del siglo XVI se construye la barrera para artillería que rodeaba el castillo. Atribuible su construcción al rey castellano Enrique II (leer más).

  • Torre del homenaje del castillo de San Felices de los Gallegos