Tomás Bretón, espíritu de superación y talento musical

Hijo de una humilde familia y huérfano de padre,  a costa de grandes sacrificios desarrolló un enorme talento para alcanzar las cimas más altas de la música española de su tiempo

Tomás Bretón Hernández, compositor y director de orquesta nació en Salamanca el 29 de diciembre de 1850 y falleció en Madrid en 1923. Hijo de una humilde familia y huérfano de padre, a los dos años y a costa de grandes sacrificios, pudo empezar sus estudios en la escuela de Bellas Artes de San Eloy de su ciudad natal.

El enorme esfuerzo de su madre Andrea Hernández y el enorme talento y capacidad del músico, le sirvieron para alcanzar las cimas más altas de la música española de su tiempo.

Alberto Cea García publica en la plataforma Fotos Antiguas de Salamanca esta imagen de Bretón, captada por Gerardo Gombau en la segunda década siglo XX. Además, destaca que “a los diez años ya tocaba el violín en la orquesta del entonces teatro del Hospital, después llamado Bretón en su honor y hoy ya desaparecido. A los quince años se trasladó a Madrid y más tarde, luego de dirigir la orquesta del circo ‘Price’, viajo con una beca a Roma, Milán, Viena y París con el fin de ampliar sus conocimientos musicales”.


Del mismo modo, explica que “si bien fueron numerosa sus obras, el éxito le llegó con su composición musical ‘La verbena de la Paloma’, con la que conquistó gloria imperecedera, habiéndose representado entre entusiásticos y apoteósicos aplausos en millares de lugares y ocasiones, tanto en España como en Hispanoamérica”.