Ciudad Rodrigo al día

La Diócesis Civitatense pilar de la Tierra de Ciudad Rodrigo

Casi novecientos años de Diócesis han influido en la cultura de las gentes de la Tierra Civitatense, en su idiosincrasia y en su folclore

Entrada en la ciudad de un nuevo Obispo por el Registro. El pueblo mirobrigense lo aclama en su recibimiento, lo lleva bajo palio y ha colocado arcos con flores para su paso.

Nuestra Iglesia aparte de su labor espiritual ha mantenido una grandísima parte del patrimonio artístico, arquitectura en iglesias y catedrales, multitud de obras de arte: pintura, escultura, orfebrería, música, etc. En la Tierra de Ciudad Rodrigo la mayoría de su valioso patrimonio histórico y artístico se creó y se ha mantenido por la Diócesis Episcopal, que además realizó la labor cultural y educativa a través de su Seminario Diocesano, labor social a través de instituciones como Cáritas, Conferencias de San Vicente de Paul, etc., o el humilde y anónimo trabajo, pero muy importante de los párrocos de los pueblos.

Casi novecientos años de Diócesis han influido en la cultura de las gentes de la Tierra Civitatense, en su idiosincrasia y en su folclore, que posee una música sacra de gran belleza y singularidad. El pueblo aún canta coplillas como:

Levante el señor obispo la mañanita de Pascua

a quitarle el manto negro a la Virgen Soberana.


Aún recuerdo la primera misa del Obispo Don Atilano en la Catedral donde lo obsequiamos con nuestra música tradicional, en la parte final de la ceremonia manifestó: Esta bella música de vuestra tierra es la mejor invitación a la oración y la reflexión.  

En la Tierra de Ciudad Rodrigo tan arraigada a la cultura rural y tan vinculada a lo largo de los tiempos a la cultura pastoril, se conoce muy bien la importancia del pastor. La historia es cíclica en asolar esta Tierra de Frontera, ya no se repiten las guerras pero se desangra por la hemorragia de la despoblación, y por si fuera poco el rebaño se queda sin pastor. Solo los que vivimos aquí conocemos y padecemos la situación, por ello en las altas esferas consideran que una tierra así, pobre, despoblada y envejecida no merece tener un obispo propio. Ojala rectifiquen y consideren que el rebaño más necesitado es el primordial para no dejarlo sin pastor.