Ciudad Rodrigo al día

Ve la luz 4 siglos después de ser escrita una nueva obra de Antonio Sánchez Cabañas

El volumen se titulaDe las Antigüedades de Ciudad Rodrigo y de sus obispos. De las Antigüedades de España’

El Centro de Estudios Mirobrigenses presentó en la tarde del sábado, a través de su canal de YouTube, De las Antigüedades de Ciudad Rodrigo y de sus obispos. De las Antigüedades de España, la obra escrita en el siglo XVII por el primer historiador de Miróbriga, Antonio Sánchez Cabañas, que ve por primera vez la luz gracias al trabajo del miembro del CEM Ángel Bernal Estévez, quién se ha encargado de la edición y del estudio introductorio.

Según explicó en el acto el propio Ángel Bernal, hace unos años se encontró el manuscrito de esta obra en el Archivo Histórico de la Nobleza de Toledo, realizando una copia para transcribirlo y leerlo con detenimiento. Aunque el manuscrito es anónimo, Ángel Bernal considera que su autoría es indudable, “por las menciones que hace a su autoría, por la tentación de relatar la historia de Cáceres, y por la comparación con las otras dos historias de Ciudad Rodrigo” realizadas por Sánchez Cabañas.

Desde el punto de vista de Ángel Bernal, esta nueva publicación es anterior a la obra magna de Sánchez Cabañas, la Historia Civitatense, y de hecho considera que le sirvió como punto de partida para la otra, como se expone en el estudio introductorio, aunque hay pasajes que no figuran en aquella, como el Fuero, y asimismo, faltan partes. En concreto, el manuscrito que encontró se compone de 144 folios rectos y vueltos, totalizando 288 documentos, notándose que faltan páginas al inicio, al final y algunas entre medias.

En este sentido, la historia de Ciudad Rodrigo que se presenta arranca con la invasión musulmana, entendiendo que hay una primera parte (de 18 capítulos) que va desde ese momento histórico hasta la repoblación de Ciudad Rodrigo por Fernando II y la aparición del linaje de Garcilópez de Chaves, y otra segunda parte a partir de la repoblación (de 23 capítulos). Desde el punto de vista de Ángel Bernal, faltaría una parte previa, “perdida”, que iría desde el origen de Miróbriga a las épocas romana y visigoda.


Esa historia de Ciudad Rodrigo con tres partes se complementa con un libro “cosido al anterior carente de título” que trata De las antigüedades de España, donde a lo largo de 24 capítulos se comienza a relatar la historia del mundo a partir del diluvio universal para acabar en España, describiendo su origen mítico hasta llegar en el tiempo a la provincia de Lusitania.

Por las referencias que aparecen, este manuscrito se debió escribir en el período comprendido entre el 4 de mayo de 1618 y el 18 de julio de 1620, antes como decíamos de la Historia Civitatense, que fue publicada hace 20 años por el Obispado de Ciudad Rodrigo en colaboración con el CEM, como recordó José Ignacio Martín Benito, quién resaltó que esta nueva obra se editó en 2020 –aunque haya sido presentada en 2021- para conmemorar el 4º centenario de la muerte de Sánchez Cabañas. El nuevo volumen se puede comprar en la Casa de la Cultura a un precio de 20€.

El alcalde Marcos Iglesias apuntó durante la presentación que la obra es “de máximo interés, porque no deja de ser historia de Ciudad Rodrigo”, añadiendo que todos los investigadores actuales “tienen como referencia a los tres clásicos, Dionisio Nogales, Mateo Hernández Vegas y Antonio Sánchez Cabañas”. Al hilo de la temática de la obra, tanto José Ignacio Martín Benito como Marcos Iglesias señalaron que la historia de la ciudad va ligada a la Diócesis y a la importancia de sus Obispos, añadiendo el presidente del CEM que “tiene mucho de actualidad, porque hablamos de Obispos de Ciudad Rodrigo en momento en que la Diócesis atraviesa momento crítico”.

Por último, Marcos Iglesias recordó que se está trabajando, tras proponerlo el Ayuntamiento al Centro de Estudios Mirobrigenses, en una nueva versión de la Historia de Ciudad Rodrigo: “hay que adaptarla”, porque “en los últimos 20-30 años ha sido cuando más producción científica, historiográfica, ha habido” sobre la ciudad.