Las Arribes al día

“Que nunca piensen que por el hecho de ser mujeres somos menos que un hombre, pero tampoco que somos más”

La regidora pide al resto de mujeres “que nunca se dejen arredrar por nadie ni amenazar, que luchen por sus derechos, pero sin pensar en arrollar a los hombres”

Luisa de Paz Palacios es una de las cuatro mujeres que ostenta el cargo de alcaldesa en la comarca de Vitigudino, en este caso de su cabecera. Junto con ella mantienen esa misma responsabilidad en la comarca Encarnación Quirós, en Saucelle; Lara Fraile, en Yecla de Yeltes; y Neftalina Martínez, en Trabanca. Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, traemos aquí una breve entrevista a esta mujer en representación de todas las que ocupan responsabilidades municipales en sus pueblos.     

¿Qué es lo más difícil de ser mujer y alcaldesa al mismo tiempo? ¿Son caminos paralelos, se separan…?
Son caminos diferentes, sobre todo en el ámbito rural, pues a veces se separan los caminos, porque te ven más como mujer que como alcaldesa, especialmente las personas de más edad. Luego se van acostumbrando, pero te hacen comentarios como que no te toman tan en serio como si fueras un hombre. Quizá piensan que no puedes ser buena gestora. En cambio, para otras cosas, de menos calado en el ayuntamiento pero importantes de cara al público, sí les parece que lo vas a hacer mejor que un hombre. Pero a veces es difícil.
 
Precisamente, dicen que las mujeres gestionan mejor que los hombres…
Este es un sector que yo desconocía, la administración local tiene sus intríngulis y, claro, hay que coger la experiencia. Yo creo que una vez que le coges el tranquillo, pues a lo mejor sí, pero no creas que yo diferencio mucho.
 
¿Tiene ventajas ser mujer a la hora de ejercer como alcaldesa?
Dependiendo de los sitios. Yo creo que en zonas urbanas, en unas elecciones, ser mujer puede suponer un revulsivo por aquello de cambiar respecto a los hombres, además de la cuestión feminista. En el ámbito rural es todo lo contrario.
 
¿Cree que ser mujer le benefició o le perjudicó en las elecciones?
Aquí no lo sé, pero tengo que ser honesta: se explota decir ‘la primera mujer’. Fue un cambio, para bien o para mal. Entonces yo creo que en algún momento sí se explotó, pero en otros sectores yo sé que a mí me perjudicó. Así que creo que ha habido las dos cosas.
 
Aunque cada vez menos, ser alcalde es un territorio abonado para los hombres, ¿ha sentido algún tipo de discriminación por ser mujer o todo lo contrario?
A nivel de partido al contrario, no me han tratado ni mejor ni pe
or, ni quiero, porque me molesta mucho que sean paternalistas.  A nivel de compañeros sí, es como si me estuvieran protegiendo, a veces un poco en cosas pequeñas.
 
Ser mujer alcaldesa, requiere más seguridad, más aplomo…
Si. Yo al menos tengo que dominar muchísimo mi carácter, soy una persona con mucho carácter y en este trabajo no puedes enfadarte, sacar el genio, ni decir lo que piensas muchas veces, y no a quien te ha votado, precisamente, sino porque no te ha votado y te debes a ellos. Requiere hacerte fuerte muchísimo, pero aparte de eso, por lo menos yo, tengo que dominar mi carácter. Al principio fui un poco como soy y vi que no, que así no llegábamos a ningún sitio, porque gritar no lleva a ningún sitio. Entonces prefiero el perfil de temperamento suave, arreglar las cosas como mejor se pueda y luego ya veremos, pues a lo mejor es ‘mano de hierro con guantes de seda’, pero te hace muy fuerte, no te queda más remedio porque si no, no lo aguantas.
 
¿Ha sentido en algún momento que le hayan tratado de intimidar?
Sí. De hecho estoy convencida que si en vez de estar aquí yo sentada estuviera un hombre, muchas cosas de las que han pasado, además amenazantes, no habrían sucedido. Pero sí, sí lo he sentido.
 
¿Por qué cree que hay tan pocas mujeres que dan el paso para ser alcaldesas en la comarca?
Yo creo que muchas veces están condicionadas por la familia, quizá sea una cuestión de costumbre. A lo mejor en Vitigudino tras este primer paso hay más mujeres dispuestas.
 
¿Se volvería a presentar?
Queda mucho todavía, aún no lo sé.
 
¿Qué le diría a las mujeres en una fecha señalada como el 8 de marzo?   
Que nunca piensen que por el hecho de ser mujeres somos menos que un hombre, pero tampoco que somos más. Todos somos personas, no me gusta hacer diferencias entre sexos, cada persona tenemos nuestras virtudes y nuestras características que nos diferencian del resto, por cuestiones biológicas y etiológicas que hemos ido adquiriendo con el paso del tiempo. Que nunca se dejen arredrar por nadie ni amenazar, que siempre luchen por sus derechos, pero sin pensar en arrollar a los hombres. Merece la pena seguir para adelante, hemos conseguido muchas cosas, gracias a otras que fueron antes que nosotras, y no debemos estropear el camino con reivindicaciones que no vienen a cuento.