Advertisement Advertisement
Martes, 2 de marzo de 2021
Las Arribes al día

Bautista pedirá en el próximo pleno de la Diputación un plan de apoyo a los balnearios de Retortillo y Ledesma

El diputado de la comarca de Vitigudino defiende su propuesta en la difícil situación económica que atraviesan ambos establecimientos como consecuencia de la pandemia, y el interés de mantener esta actividad en la provincia

José Francisco Bautista, diputado no adscrito por la comarca de Vitigudino

El diputado provincial no adscrito por la comarca de Vitigudino, José Francisco Bautista, defenderá en el próximo pleno de la Diputación una moción para la puesta en marcha de un plan de apoyo a los balnearios de Retortillo y Ledesma, instalaciones ambas que sufren la crisis derivada de la pandemia, además de la sombra que desprende sobre el de Retortillo la mina de uranio proyectada por la empresa Berkeley.

Además, Bautista recuerda que ambos centros termales, “solventes hasta ahora, muy demandados por la sociedad y muy valorados por los usuarios, son los únicos que en Salamanca prestan el servicio de termalismo con todas las garantías sanitarias”. Asimismo, recuerda que “son importantes centros de generación de empleo y de colaboración con el comercio local, a lo cual hay que sumar que se trata de dos importantes destinos turísticos en la provincia, entre otras cuestiones que cabría añadir”.  

Cabe recordar que la existencia de ambos balnearios se remonta a la época romana, si bien el origen de la construcción actual, en el de Retortillo, data de principios del siglo XX, aunque desde entonces ha sido objeto de varias renovaciones. Las aguas del balneario de Retortillo fueron declaradas de utilidad pública el 14 de julio de 1905 y de ellas cabe destacar el manantial del que surge de manera natural un chorro de agua a una temperatura de 48 grados. En el caso del balneario de Ledesma, su manantial está catalogado como Bien de Interés Minero Medicinal desde 1886, y en 1931 obtuvo la catalogación de Monumento Histórico Artístico Nacional.

Sin embargo, nada de su historia y de las virtudes de sus aguas mineromedicinales han servido para evitar que ambos establecimientos se hayan sumido en una profunda crisis económica, situación derivada de las medidas para controlar la pandemia de coronavirus. Por ello, Bautista insta a la Diputación a  que desde la institución provincial se establezca contacto con las gerencias de ambos establecimientos “para determinar las necesidades más perentorias y así establecer un plan de apoyo”.

A la vez, Bautista insta al presidente provincial a que realice de forma coordinada con la gerencia de los centros termales “las oportunas gestiones con la Junta de Castilla y León para que se facilite el acceso a posibles líneas de crédito y financiación en el caso de ser necesarias”. También, Bautista solicita que se incluya a ambos centros termales en los distintos programas de la Diputación que faciliten su actividad, y que la institución provincial inicie una campaña de información, difusión y promoción de sendos establecimientos.