Ciudad Rodrigo al día

 

Si el Carnaval del Toro 2022 se puede celebrar, tendrá Cenizos

El Ayuntamiento pone como única ‘condición’ que haya “petición popular”, lo que no parece muy complicado que se produzca

Ciudad Rodrigo está viviendo momentos históricos al quedarse sin Carnaval del Toro por primera vez desde la Guerra Civil, y si todo va bien, en el año 2022 también vivirá otro momento histórico, ya que el Ayuntamiento mirobrigense anunció en la mañana del viernes que, si el Carnaval del año que viene se puede celebrar con normalidad, tendrá Cenizos, es decir, que las fiestas grandes de la ciudad se alargarán un día más de lo habitual, hasta el Miércoles de Ceniza.

En concreto, el alcalde Marcos Iglesias expuso en la mañana del viernes que, “si el año que viene hubiera Carnaval, estamos dispuestos” a conceder Cenizos, poniendo únicamente como ‘condición’ que, cumpliendo la tradición, haya “petición popular” de ello por parte de los mirobrigenses, algo que no parece demasiado complicado que se produzca.

Eso sí, esta petición deberá ser diferente a como se hacía antiguamente, cuando llegaba en las últimas horas del Martes de Carnaval, y además requería el visto bueno del Obispado. En los tiempos modernos, no habrá que preguntarle su opinión al Obispo, y debido a cuestiones de seguros, trámites, etc., la “petición popular” deberá producirse con tiempo suficiente para que el Ayuntamiento planifique el Carnaval del Toro 2022 con un día más desde el inicio (el evento suele comenzar a prepararse en agosto-septiembre).

Desde el punto de vista de Marcos Iglesias (que ya lo había dejado caer como ‘broma’ el pasado Día de los Santos Inocentes a través de sus redes sociales), la concesión de estos Cenizos sería una manera de “compensar a la sociedad mirobrigense que está sufriendo tanto por la situación de la pandemia”. Asimismo, sería la oportunidad para que los conociesen varias generaciones de mirobrigense (“sería histórico”), ya que no se conceden desde mediados de la década de los 70 del siglo pasado.


Asimismo, sería una oportunidad para celebrar por anticipado el centenario de la concesión de los primeros Cenizos, que tuvo lugar en el año 1923. Según recordaba Joaquín Fiz ‘Tato’ en el libro Canciones para Carnaval. Ciudad Rodrigo 1890-1936, en 1917 ya hubo un intento para que se dieran, pero no se materializó, llegando el histórico momento seis años más tarde tras vivirse una mala jornada de Martes de Carnaval.

Según se recordaba en aquel libro, “los toros del martes eran seis de don Severino, dos de don Alfaro Orive, uno de don Victorino Risueño y otro de don Julián Paniagua (otros dicen de Santiago Risueño y Ángel García). Sólo los novillos que habían de ser lidiados por la mañana entraron. Los de la tarde por más esfuerzo que hicieron los caballistas, no lograron meterlos. El pueblo, a pesar de que los toros son gratis, pide al Alcalde que se celebre otra corrida al día siguiente. El Alcalde, don Abelardo, dice que ¡leches!; pero Don Severino se echa p’alante, que él pone todo lo que haga falta para que la corrida se celebre y al día siguiente el pueblo disfruta los primeros Cenizos”.