Advertisement Advertisement
Domingo, 28 de febrero de 2021
Ciudad Rodrigo al día

Indignación por la negligente actuación de los entes de ayuda portugueses

Profundo malestar por la actitud de los agentes de la Guardia Nacional Republicana y por la falta de medios y preparación de los Bomberos

Trabajos de búsqueda por parte de familiares y amigos del desaparecido

Horas después de localizarse en la mañana del domingo el cuerpo sin vida del vecino de Fuentes de Oñoro del que no se tenían noticias desde el viernes, se ha compartido en redes sociales, en concreto en el perfil de Facebook de la Asociación Juvenil Oñorense, un texto que está teniendo amplísima repercusión sobre cómo se sucedieron los hechos en las últimas horas, en el que quedan patentes varias negligencias por parte de los entes de ayuda de Portugal.

Para empezar, se explica que una vez dado el aviso de alarma de la desaparición del hombre en las redes sociales a última hora de la tarde del sábado, unos chicos se pusieron en contacto con la familia para comunicarles que habían visto el coche el viernes en el río Côa. Ante ello, la familia se acercó al lugar indicado, y tras comprobar que era verdad, llamaron a la Guardia Nacional Republicana. Según se relata en el texto, al lugar se acercaron dos agentes de la GNR borrachos que “no eran capaces casi ni de hablar”.

A primera hora del domingo, la familia y amigos del desaparecido, Delfín Lamas Lázaro, se acercaron a la zona donde habían encontrado el coche para empezar a buscarle, apareciendo “con calma” los agentes de la GNR, primero dos agentes, y luego otros dos especializados en búsqueda con perros.


Vista la actitud de los agentes, una persona que había acudido a ayudar en la búsqueda se ofreció junto a su padre y a otro amigo a recorrer el río con una lancha, procediendo a conseguir una rama larga de un árbol para ir tocando la profundidad del río. A pesar de estos esfuerzos, “en ningún momento los agentes de la GNR se acercaron para ver si necesitaban ayuda o a vigilar que todo fuese bien”.

Por otro lado, durante la mañana se avisó a los Bomberos que estaban en Almeida, que aparecieron “dos horas después” del aviso, denunciando en torno a este cuerpo que al principio la barca que llevaron no les arrancaba y además no tenían ningún buzo. Ante ello, el joven con la lancha se volvió a meter con su padre en el río hasta que encontraron el cuerpo sin vida del desaparecido.

Tras localizarse el cuerpo, se sigue relatando en el texto que los cuerpos de ayuda fueron a rescatarlo, pero en ese momento se les volcó la barca, “y un bombero no sabía nadar y han tenido que pedir a los ciudadanos cuerdas para poder darle la vuelta”. Como único aspecto positivo, en el relato se apunta que el alcalde de Vilar Formoso se acercó con su familia y también estuvo participando en la búsqueda.