‘Papel de seda’, del poeta coreano Yong-Tae Min

El poeta Yong-Tae Min

 

 

Con especial afecto dejo conocer un poema escrito en castellano por mi buen amigo Yong-Tae Min (Corea del Sur, 1943), Doctor en Literatura Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid y catedrático Emérito de literaturas españolas e iberoamericanas en el Departamento de Filología Hispánica de la Universidad Corea, en Seúl. Ha sido presidente de la Asociación Coreana de Hispanistas, vicepresidente del PEN Club coreano y tesorero de la Asociación de Hispanistas Asiáticos. Actualmente es presidente del Club de Amantes del Español, director del Instituto de Investigación de España y América Latina en la Universidad Corea y vicepresidente general de la Asociación Asiática de Hispanistas. En español ha publicado los siguientes libros de poemas: A cuerpo limpio (Madrid, 1971), Tierra azul (Madrid, 1974), Isla (Barcelona, 1977), Obra poética de Yong-Tae Min (Burgos, España, 1985), Río de Viento, antología pasajera de Yong-Tae Min (Guadalajara, México, 1995), La lluvia tiene 11 años (2008), Azares y Azahares (2008) y Versos de río de viento (Madrid, 2014). Yong-Tae Min ha publicado, además, ensayos sobre Federico García Lorca y la tradición del haikú en la poesía hispanoamericana, y ha traducido al coreano a César Vallejo, Vicente Aleixandre, Pablo Neruda, Octavio Paz. En 2015 publicó su traducción del Quijote, con notas y comentarios.

 

Yong-Tae Min es Académico correspondiente de la Real Academia Española y en 2016 recibió “Le Gran Prix  Mihai Eminescu” en el Festival Mundial de Poesía de Craiova (Rumania).

 

 

PAPEL DE SEDA

 

 

Una hoja de papel

nos protege del frío,

porque nuestra ventana

no es más que una hoja de papel de seda.

Es vulnerable a las lágrimas.

Se deshace el corazón al contacto del rocío más ligero.

Pero en el papel de seda

se entrevén unos musculillos de las hierbas:

se hunde, pero no se rompe.

Más bien, sube sobre el palanquín de luto

hecho flor: se hace bandera y grito.

Hermana del aire,

alma de Corea.

Cinco mil años de historia

no han tenido más que de escudo:

una hoja de papel de seda.

 

 

Darío Villanueva, Yong-tae Min y Hyosang Lim