Advertisement
Martes, 19 de enero de 2021
Ciudad Rodrigo al día

Notable despliegue de terrazas en el primer día de cierre del interior de los establecimientos de hostelería

Aunque en el centro histórico escaseaban en la mañana del miércoles, fuera de murallas se mantenían en numerosos puntos

Ciudad Rodrigo ha hecho en las últimas horas un pequeño ‘viaje en el tiempo’, hasta el pasado mes de noviembre, ya que desde la medianoche del martes al miércoles vuelven a estar vigentes -al menos durante 14 días- las medidas adicionales de restricción de la Junta de Castilla y León para hacer frente a la pandemia del coronavirus que ya estuvieron en marcha durante aquel mes (en concreto, del 6 de noviembre al 3 de diciembre).

Como ya explicamos en la jornada del lunes, esas medidas incluyen el cierre del interior de los establecimientos de hostelería, de los grandes establecimientos comerciales (salvo los individuales de menos de 2.500 cuadrados de superficie que tengan acceso directo e independiente del exterior), de los locales de juegos y apuestas, y de las instalaciones convencionales y centros para la realización de actividad física no oficial y no federada que no sean al aire libre (como por ejemplo los gimnasios).

La gran diferencia respecto al mes de noviembre es que las actuales medidas de la Junta sí permiten a los establecimientos de hostelería mantener funcionando sus terrazas si así lo desean (así como los servicios de entrega a domicilio o recogida en el establecimiento o en vehículo). Teniendo en cuenta las bajas temperaturas reinantes durante estos días, estaba la duda de si los establecimientos de hostelería de Ciudad Rodrigo iban a apostar o no por mantener sus terrazas.

Al menos en la mañana del miércoles, en la que lució el sol en Miróbriga, sí que hubo un notable despliegue de terrazas, aunque obviamente lejos del pleno. Curiosamente, uno de los espacios de la ciudad que cuenta con más terrazas, la Plaza Mayor, era donde más escaseaban: todos los establecimientos tenían apiladas sus mesas y sillas (y por ende estaban cerrados al público) salvo La Artesa, que tenía varias mesas desplegadas, además de contar con servicio para llevar como ya ocurrió en noviembre. Modelo similar tenía en la mañana del miércoles la Cafetería Madrid.


Fuera de murallas, el despliegue era más importante, tanto en establecimientos que cuentan con una terraza amplia, donde por ende la apertura al público les sale más rentable (como pueden ser La Glorieta, el Camarosa, La Aldaba o el San Francisco), como otros cuya terraza es mucho más reducida, como pueden ser La Taberna Charra en la calle Cárcabas, o El Sevilla, en la calle Badajoz, con apenas un par de mesas cada uno.

De esos establecimientos mencionados, hay que apuntar que La Glorieta y el San Francisco mantienen funcionando sus estructuras callejeras cubiertas, aunque sin estar cerrados todos los laterales, al estar prohibidas las terrazas-pecera totalmente cerradas al ser en la práctica como un espacio ‘de interior’. Hay que recordar que el actual escenario de restricciones se prolongará como mínimo hasta las 23.59 horas del 26 de enero.