Ciudad Rodrigo al día

 

Carta a la Nunciatura Apostólica del grupo ‘Experiencia pro Miróbriga’

Una Diócesis debe estar presidida por su obispo titular para que pueda cumplir su misión "de proteger y alentar a sus hijos"

Los integrantes del grupo junto al alcalde Marcos Iglesias

Respetado y estimado Nuncio Apostólico: Como ciudadanos hijos de Ciudad Rodrigo y que hemos tenido responsabilidades institucionales algunas muy directamente relacionadas con nuestra ciudad, le dirigimos la presente  y con todo nuestro afecto esta carta para exponerle nuestras inquietudes y preocupaciones en relación con la ausencia en dicha diócesis de obispo residente y titular de la misma, desde hace prácticamente dos años.

En primer lugar queremos decirle que esta misiva no supone, en absoluto, una intromisión en las facultades que corresponden, en exclusiva, a la potestad eclesiástica correspondiente y por los cauces debidamente establecidos. Tenemos únicamente el deseo de, cómo mirobrigenses, hacerle llegar lo importante que sería a nuestro juicio, que la sede episcopal de Miróbriga se cubriera lo antes posible.

Muchas son las razones para realizar esta solicitud pero a nuestro juicio la más importante es que una Diócesis debe estar presidida por su obispo titular para que pueda cumplir su misión "de proteger y alentar a sus hijos", como ha señalado en una reciente carta abierta él sacerdote diocesano y ex vicario general de la Diócesis Tomas Muñoz Porras.

Además de ello, existe un silencio prolongado que nos inquieta sobre las causas de este dilatado retraso en la llegada del nuevo pastor, lo que da pie a todo tipo de especulaciones que causan desazón entre nuestros diocesanos.


No creemos necesario recordar que nuestra diócesis tiene ocho siglos de antigüedad y aunque pequeña, despoblada y apartada en la periferia de nuestro país, es precisamente por eso por lo que merecería una mayor atención para remediar en parte, su indudable abandono.

Por todo ello, nuestra diócesis y nuestra ciudad verían con esperanza e ilusión el nombramiento de su obispo dada la gran trascendencia de un cargo que tiene una indudable repercusión no sólo religiosa sino también social y cultural y que impulsaría, sin duda, una zona de España no precisamente sobrada de recursos y necesitada de los estímulos éticos y morales que siempre su obispo y los sacerdotes que le rodean nos han dispensado.

Pidiéndole disculpas, en suma, por ocupar su atención y agradeciendo muy sinceramente la acogida que pueda dispensar a esta misiva los abajo firmantes le envían un cordial y respetuoso saludo.

Salvador Sánchez-Terán (exministro), Manuel Delgado Sánchez-Arjona (exalcalde de Ciudad Rodrigo y exsenador), Miguel Cid Cebrián (exalcalde de Ciudad Rodrigo y exsenador), José Manuel de Luis Esteban (ex delegado de Hacienda de Castilla y León) y Ángel Bajo Montero (Coronel de la Guardia Civil en la reserva).