Las Arribes al día

El Ayuntamiento de Lumbrales promueve la reforma de ‘La Casa de los abuelos’

Además de centro de recepción e interpretación de la vía férrea, la Casa se convertiría en punto de integración de productos gastronómicos y artesanales de toda la comarca.
Fachada de la Casa de los Abuelos en la calle Ricardo Pinto da Costa / E. Corredera

En el Año Europeo del Ferrocarril, que comenzará el próximo 1 de enero, nada mejor que promover proyectos que impulsen el uso y disfrute de este medio de locomoción. Y en la comarca del Abadengo, para ello, hay que mirar necesariamente al BIC con Categoría de Monumento que fue cerrado al tráfico ahora hace 36 años. La próxima reapertura del tramo que une La Fregeneda con Barca d’Alba, aunque en principio sólo sea para el senderismo, es un buen momento para abogar por la rehabilitación de todo ese ramal ferroviario, desde La Fuente de San Esteban hasta la frontera portuguesa, con fines más ambiciosos que pasan, necesariamente, por la vuelta del tráfico rodado.

Así lo ha entendido el Ayuntamiento de Lumbrales y con ese objetivo y el de la promoción de la gastronomía y la artesanía comarcales, presentó el pasado 23 de diciembre este proyecto al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia promovido por el Gobierno de la Nación. Un Plan orientado a “la modernización de la economía, la recuperación del crecimiento económico y la creación de empleo”, que aborda el reto demográfico como garantía la cohesión territorial.

El proyecto que se pretende ejecutar se centra en la Casa de los Abuelos, el edificio anejo al palacete modernista de influencia portuguesa, la Casa de los Condes, construido por el Conde de Lumbrales en el último cuarto del siglo XIX y para cuyo conjunto el Ayuntamiento ya ha iniciado el proceso que conduzca a su declaración como Bien de Interés Cultural, como ya lo es la vía férrea La Fuente de San Esteban-Barca de Alva, estrechamente vinculada a la historia de estos edificios. El Consistorio confía en que esta estrecha relación sea un factor positivo en aras a conseguir el nuevo BIC.

Esta línea férrea que enlazó Salamanca con la ciudad portuguesa de Oporto durante casi 100 años (1887-1985) está estrechamente relacionada con la Casa de los Condes de Lumbrales, donde vivió, se casó y tuvo descendencia el empresario portugués que contribuyó decisivamente a su creación. A Ricardo Pinto da Costa le fue concedido el título de Conde de Lumbrales por ello.

La Casa de los Abuelos

La llamada Casa de los Abuelos, la vivienda de los padres de María Francisca Bartol, esposa del Conde, en la que el matrimonio residió durante años, se encuentra prácticamente igual que cuando se construyó, hace casi doscientos años, si bien con los deterioros propios del tiempo: humedades en sus paredes, carcoma en sus maderas, iluminación deficiente y obsoleta... Se han hecho algunas mejoras, concretamente en la cubierta, pero el estado general sigue siendo bastante lamentable.

La idea es reconstruir la casa tal y como estuvo en su época, restaurarla y amueblarla para hacer de ella un museo de los usos y costumbres del siglo XIX, convertirla en el centro de referencia del ferrocarril en nuestra provincia y de un momento histórico (guerras Carlistas, monarquías, república, cólera, miseria...) tan convulso como interesante. Una época en la que la villa de Lumbrales destacó por su industria textil, su arte pastoril y sus buenos vinos, quedando reflejo de la primera en una de las salas de la casa donde actualmente se expone un pequeño museo con maquinaria y utensilios de la época.

La restauración de la Casa conllevaría la creación de al menos dos puestos de trabajo directos, uno para su mantenimiento y atención a los visitantes, y otro para guía de los recursos ferroviarios, históricos, culturales y paisajísticos de toda la comarca, entre los que se incluiría la solicitud de gestión de la explotación comercial de la vía férrea. Sería un primer paso dentro de un objetivo mucho más ambicioso que buscaría la recuperación de algunas de las estaciones del ramal como Restaurantes, Hoteles o Museos interpretativos de la línea férrea, una de las mayores obras de ingeniería del siglo XIX.

Una de las dependencias del edificio se destinaría a biblioteca/videoteca especializada en esa época, con sala de lectura, de proyección, y tienda donde vender productos de la zona y ayudar así a la maltrecha economía local: queso, embutido, vino, aceite, dulces, miel, productos artesanos, recuerdos… además de poder tomar un café o un refresco de las máquinas expendedoras.

El pabellón de la Infanta: Casa de los Condes

Respecto al edificio principal de la Casa de los Condes, el palacete conocido como El Pabellón de la Infanta, fue construido por el Conde con el objetivo principal de recibir a la reina para la inauguración del ferrocarril. Al final María Cristina de Borbón, entonces regente por la minoridad de Alfonso XIII, no acudió a la cita, pero sí lo hizo, aunque meses después, la infanta Isabel, conocida como la Chata, a quien el Conde agasajó con un espléndido banquete en el mencionado palacete, hoy Centro de Información Turística del Territorio Vetón.

Su recuperación para el turismo supondría un fuerte espaldarazo a la reciente apuesta de la Diputación Provincial de Salamanca por un tramo de esta vía para senderismo, concretamente el que une la estación de La Fregeneda con el muelle fluvial de Vega Terrón, en la misma frontera. Por parte de Portugal está también el ánimo creciente de reabrir el tramo cerrado como consecuencia de nuestra clausura e intentar unir de nuevo la capital charra con el Atlántico. Un anhelo, el de recuperar la vía para el tráfico ferroviario, que se sigue reivindicando en la zona.

  • El palacete de estilo portugués conocido como La Casa de los Condes
  • La Casa de los abuelos desde el patio de la Casa de los Condes