Advertisement Advertisement
Martes, 2 de marzo de 2021
Ciudad Rodrigo al día

La incertidumbre hace debutar al cerdo ibérico de bellota a la baja y con profundísimas discrepancias

El diputado provincial Julián Barrera acabó por ser el encargado de fijar el precio, algo que él mismo definió como “una aventura”

La pandemia del coronavirus no ha dejado a Ciudad Rodrigo sin el privilegio de acoger un año más (y van 21 consecutivos) la primera cotización de la temporada del cerdo ibérico de bellota, pese a que en esta ocasión el Ayuntamiento no haya podido celebrar la Feria de San Andrés en cuya programación solía enmarcarse.

Precisamente, debido a la pandemia, la sesión de las mesas de Porcino Ibérico y Blanco de la Lonja de Salamanca donde se fija esa cotización se ha trasladado este año por cuestiones de aforo del salón de plenos de la Casa Consistorial hasta uno de los patios del Palacio de Los Águila, donde se congregó algo de público para presenciar la sesión, aunque mucho menos que en años anteriores en el lugar habitual, que se llena hasta los topes (hay que recordar que la sesión de este 2020 se emitió en directo por streaming).

Como viene siendo habitual, el presidente de la Lonja, el diputado provincial Julián Barrera, acabó por ser el encargado de fijar la primera cotización de la temporada después de que compradores y vendedores no se pusieran de acuerdo, esta vez mostrando muchísimas más discrepancias, tantas que desde el sector vendedor se llegó a calificar como “bochornoso, decepcionante, ridículo” –en palabras de Celestino Martín- lo que propusieron los compradores, quienes se escudaron en la “incertidumbre” del momento actual.

Como todos los años, de forma previa a la sesión pública, compradores y vendedores se habían reunido para intentar acercar posturas y llegar a un acuerdo, pero pese a que esta reunión previa fue más larga de lo habitual (de hecho el acto público se retrasó media hora) el entendimiento estuvo muy lejano.

Los compradores

Desde el sector comprador, sus 6 vocales propusieron de forma unánime una cotización para el cerdo 50% ibérico de bellota de 1,74€ el kilo, después de que uno de sus vocales, Fernando Santos, llegase a proponer, viendo que es “el año más difícil de cotizar”, que ni siquiera lo hiciese “y dejarlo para más adelante, ya que el tiempo pondrá el precio en su justa medida”. Sin embargo, Julián Barrera descartó ésta opción, porque “el mensaje sería más negativo”, aunque en Extremadura, donde el cerdo ibérico de bellota suele cotizar todos los años antes que en Salamanca, todavía no lo ha hecho.

Fernando Santos expuso como principal argumento para su postura que “es difícil vender el producto de bellota con la hostelería cerrada”, recordando que hay “una gran dependencia” de ese sector, lo cual redunda en el precio. En la misma línea, Luis Ramos señaló que hay “una gran incertidumbre por la falta de consumo”, apuntando que “esto no agrada a nadie, pero hay que ser responsables para adaptarnos al mercado”, añadiendo Roberto Mulas que “debido al mercado no podemos tener los precios habituales”.

El resto de vocales de sector, Isidoro Blázquez, Sebastián Crego y Gregorio Sánchez coincidieron en que “el tiempo será testigo de si el precio de hoy es real o no”; “nosotros veremos si lo compramos o no” y “ya lo iremos corrigiendo”.

Los vendedores

Por su parte, en el sector vendedor, 5 de sus vocales propusieron una cotización de 2,28€ el kilo de cerdo 50% ibérico de bellota, y el restante vocal, 2,10€ el kilo, apuntando Rufino González, Tomás García y Celestino Martín que ellos traían “hechos los deberes”, y que las cotizaciones que proponían estaban fundamentadas “en base a lo que hay en el mercado”, en “operaciones contrastadas, hechas con ganaderos de Salamanca”, de ahí que viesen como una “gran decepción” el cotizar por debajo de esos precios. En palabras de Emilio José Hernández, “las operaciones que se han hecho no están en el máximo de la horquilla” que se acabó por fijar.


Como decíamos más arriba, este sector calificó como “bajada de escándalo” -en palabras de José Javier González- la propuesta de los compradores, pese a ser conscientes de que “no se vende a hoteles y restaurantes y no hay demanda amplia”. Teniendo eso en cuenta, a Pablo Rodríguez le pareció “insultante” la propuesta de cotizar un 40-45% por debajo del precio del año pasado, cuando los cerdos de cebo y cebo de campo ‘sólo’ están un 20-25% por debajo del año pasado.

Para Celestino Martín, la “conclusión” de lo sucedido es que “la industria es cada vez más fuerte y los grandes industriales nos comen; tenemos que claudicar y poner los precios que ellos quieren”.

La resolución

Ante la divergencia de propuestas entre ambos sectores, con hasta 51 céntimos de separación, le tocó al presidente Julián Barrera fijar la cotización, que queda para el cerdo 50% ibérico de bellota en 1,80-2,20€ el kilo (el año pasado fue de 2,85€-3,05€). Mientras tanto, para el cerdo 75% ibérico, queda en 2,00-2,20€ el kilo y para el cerdo 100% ibérico en 2,10-2,30€ el kilo. Como señaló Barrera, “es una aventura fijar precio en estas circunstancias, pero algo había que cotizar”.

Como es habitual, además de fijar la cotización del cerdo ibérico de bellota, en la mañana del lunes cotizaron el resto de componentes de las Mesas de Porcino Ibérico y Blanco, que fueron anunciadas en la sesión pública de la Lonja directamente por Julián Barrera, sin ningún comentario al respecto.

Dentro de la Mesa de Porcino Ibérico, en lo que respecta al cebo de campo y al cebo, se aprobó una bajada de 1 céntimo (quedan en 1,44-1,54€ y 1,38-1,48€, respectivamente); los lechones de hasta 23 kilos gran partida repiten en 1,90-2,16€; y los lechones de hasta 23 kilos también repiten, en 1,60-2,08€. Para los tostones, se acordó una subida de 5€ para los de 5 a 8 kilos, hasta los 16-18€; y una subida de 2€ para los de 9 a 12 kilos, hasta los 21-25€; mientras que las cerdas repiten precio: las de menos de 6 meses, 113-213€; y las de más de 6 meses, 200-250€.

En lo que respecta a la Mesa de Porcino Blanco, se fijó una bajada de 4 céntimos para el cerdo selecto (queda en 1,13-1,14€); el cerdo normal (1,12-1,13€), y el cerdo graso de más de 125 kilos (1,12-1,13€); y una bajada de 1 céntimo (quedan en 0,44-0,47€) para las cerdas. En lo que respecta a los lechones, se acordó una subida de 1€, quedando en 39€; mientras que para los tostones, se fijó una subida de 4€, quedando los de 4 a 6 kilos en 21€; y los de 6 a 8 kilos en 23€.

En lo que respecta a la Mesa de Despiece Ibérico, se acordó repetir todos los precios. Debido al Puente de la Constitución, la siguiente Lonja tendrá lugar el miércoles 9 de diciembre.