Advertisement
Sábado, 16 de enero de 2021

Monárrez, un calentón que acaba con el sueño de un chaval 

El futbolista mexicano fue despedido del Salamanca UDS tras tener problemas con varios aficionados en redes sociales al perder con el Celta

Monárrez pugna por un balón

El Salamanca UDS está tocado. Muy tocado. En los cinco años que llevo cubriendo al equipo, pocos momentos tan delicados recuerdo en lo deportivo y fuera de él. Lo de Fernando Monárrez es la gota que colmó el vaso de los desprópositos. El futbolista se encaró y se citó con un aficionado, al que llamó “puto español de mierda”, para pegarse en Torres Villaroel, motivo por el que fue despedido del club a sus 21 años. Es de coña. Lo sé. Cualquier persona que no tenga ni repajolera idea de lo que pasa en esta ciudad tiene que quedarse perplejo si lee estas líneas… pero es lo que hay. 

Es cierto que los aficionados al mundo del fútbol muchas veces se pasan de la raya con insultos o gritos racistas hacia los jugadores, tanto dentro como fuera del campo, pero un jugador que representa a una institución relativamente grande como la del Salamanca UDS no puede pegar semejante derrapada. Ya estuvo mal la peineta a la grada tras irse al descanso y lo de después fue demencial. Monárrez, un tipo agradable y educado en el trato diario, perdió el norte durante unas horas y su ‘calentón’ le llevó a decir adiós al sueño de jugar y triunfar en España. Con la de gente nacional y extranjera que se mataría por ello… 

¿Si está bien que el Salamanca UDS le haya rescindido? Sí. Me parece que es inconcebible lo que ocurrió anoche y las críticas y el saber aceptarlas entran dentro del sueldo, guste o no. A mí, que no soy jugador ni cobró la pasta que ven a final de mes, también me insultan o critican -igual que a otros muchos compañeros de profesión- y no voy ofreciendo golpes por ello. Hay que saber el lugar en el que se está, aunque se sea joven. De todos modos, la entidad actúa de cara al público por el revuelo causado, que tontos no somos… Y de paso se deja de hablar de otro fiasco en Liga, que ya van unos cuantos este curso. 

En definitiva, la situación es complicada y no me atrevería a decir ya nada sobre el futuro del Salamanca UDS. Lo dije hace meses, el equipo debía estar arriba... y el batacazo es descomunal. Me la envaino. Lovato tiene que solucionar ya el estropicio o puede que en unos meses su jueguete esté hecho trizas.