Advertisement
Jueves, 21 de enero de 2021

Tiempo de SAL… II Salón de Literatura Infantil y Juvenil de Salamanca

Entrevista a Luis Miguel Cencerrado, organizador del salón que lleva por título ‘Territorio Fantasía’
Luis Miguel Cencerrado durante la entrevista

Cada vez que Carmen Borrego y yo entramos en la Biblioteca Municipal Torrente Ballester nos enorgullecemos de este espacio amplio y generoso para la lectura, el teatro, la palabra compartida. Y ahora, incluso con las medidas COVID que nos separan de tocar los libros, las películas, los discos, seguimos sintiendo ese orgullo mezclado con la tristeza y la sorpresa de verlo todo como el escenario de un crimen, con sus cintas que prohíben y apartan, la instalación burlona de un tiempo de pandemia.

Sin embargo, hay gente sentada en los cuidadosos puestos, hay préstamos, letras, hay biblioteca. Esa biblioteca como una nave generosa que alberga sorpresas tan hermosas como el desarrollo del II Salón de Literatura Infantil y Juvenil de Salamanca porque ¿Cómo promover la lectura, la cultura en la ciudad letrada si no es a través de los más pequeños, de los jóvenes lectores? Y de eso saben, y mucho, las gentes de la SAL, representados esta tarde gris por Luis Miguel Cencerrado.

Charo Alonso: ¿Quiénes sois LA SAL?
Luis Miguel Cencerrado: La SAL somos un grupo que nace hace tres años, su primera acción fue una exposición en el Palacio de Garci Grande en el 2018 previa al Salón. Es un grupo heterogéneo de gentes relacionadas con la cultura: bibliotecarios como Marieta e Isabel Sánchez, docentes de la Universidad como Araceli García Rodríguez y Oscar Martín, narradores orales como Noelia Carioca, actores como Fernando Saldaña y Josetxu Morán, gestores culturales y consultores como Elisa Yuste y Raquel López… gente que ha coincidido en el mundo de la literatura para niños y jóvenes. También hay autores, como Raúl Vacas, editores como Fernando Rubio de La Guarida, ilustradores como JuanVi Sánchez… Gentes que le aportan al proyecto un matiz especial.

Ch.A.: ¿Y cuál es el objetivo de la Asociación?
L.M.C.: Pensamos que el libro y la lectura no pueden estar desligados de otros mundos culturales, que tiene que haber un diálogo entre todos los aspectos y se debe otorgar más visibilidad a la literatura infantil y juvenil en la ciudad. Todos somos gente relacionada con los niños y jóvenes que queremos generar movimiento en torno a la literatura infantil y juvenil en las escuelas, en las bibliotecas y en otros entornos con el objetivo de construir una sociedad lectora, que es una empresa de todos.

Ch.A.: Y surgen las actividades del Salón…
L.M.C.: En otras ciudades se formula también y aquí ya lo habíamos hecho en la biblioteca Gabriel y Galán con Navidades de Cuento, por ejemplo. No son nuevas las actividades en torno a la lectura infantil y juvenil, ya las realizábamos en la Casa Lis cuando era Casa de Cultura, y en la primera biblioteca municipal donde hacíamos un espacio de exposición con novedades y actividades en torno a los libros. El año pasado hicimos el Primer Salón aquí que es una sede privilegiada, y este año, con el COVID todo ha sido mucho más complicado, pero el espíritu no lo hemos dejado perder. Aunque no ha sido posible del todo realizar lo previsto y nos hemos tenido que plantear una nueva forma de hacer las actividades.

Ch.A.: Isabel Sánchez y tú me prestabais los libros de la Gabriel y Galán que me leí enterita mientras estudiaba. Me encantaba ver lo que hacíais arriba para promover la lectura con los más pequeños ¿Cómo habéis sorteado las medidas COVID?
L.M.C.: Lo primero es deciros que el II Salón gira en torno a Rodari, un maestro rompedor del concepto de lo literario para los niños, para lo que se escribía antes para los niños. Hemos planteado, en vez de la exposición, que no se ha podido llevar a cabo, un programa que durará hasta el próximo Salón, con un conjunto de Microexposiciones,  las Cajas Rodantes de Rodari, cajas que llevan una selección de libros con propuestas de creación de historias y que han sido configurados por AMANO cultura, que es la empresa que forma parte del grupo y que diseña las cajas. Todo esto tratando de minimizar el manejo y teniendo en cuenta que se prestan durante 15 días a los coles, regresan a la biblioteca, pasan 7 días en cuarentena… y mirad, ha tenido mucho éxito y estamos están dando citas para préstamos para septiembre.

Ch.A.: Los niños responden maravillosamente a la lectura, pero ¿Qué pasa cuando llegan a la adolescencia?
L.M.C.: Sigue habiendo un bajón en la adolescencia, se ve un bajón por el tema biológico, en la adolescencia hay un cambio de paradigmas que nos lleva a rechazar lo bueno y lo malo que teníamos antes. También eso se une al cambio de modelo educativo. Noto que hay un distanciamiento con el mundo de la lectura que en infantil se trata con mucho mimo, en primaria con algo más de distancia y con más distancia aún en secundaria. No obstante, tengo personalmente experiencias cercanas con adolescentes muy interesantes. No puedes llegar a todos, pero en mi trabajo en la Fundación Sánchez Ruipérez había un club de lectura alucinante, y no era solo lo que leían, al final dinamizaban los viernes con el micro abierto, las redes sociales, escribían, leían… eran increíbles. Los adolescentes no deben sentir que se les culpa desde la familia o el instituto por no leer o por lo que leen, hay que compartir lecturas con ellos y revalorizar la cultura que viven los jóvenes.


Ch.A.: ¿Nos resumes un poco el programa de este II Salón?
L.M.C.: Tenemos talleres enlatados: una propuesta de escritura, otra de creación plástica de personajes y la que va dirigida a la ESO, una propuesta que trata de explorar el espacio digital, con recomendaciones de lectura. Se trata de vernos en ese espacio y hablar de literatura. Estos talleres se pueden descargar de forma gratuita con un registro en la página de Salamanca Ciudad de Saberes. Asimismo hacemos mesas redondas y encuentros con autores, como con Víctor González, autor de El río que se secaba los jueves.

Ch.A.: Estamos en un set de rodaje ¿Qué pasa aquí con la gente de los delantales?
L.M.C.: Son los delantales de los vendedores de la SAL. Hacemos una emisión diaria de “Cuentos para Jugar”, al principio, era una obra para que vinieran los niños, como no se podía nos daba mucha pena dejar la versión presencial, y renunciar a ir a las aulas, o a que vinieran a vernos, por eso, atados de pies y manos porque no podemos acceder al colegio ni que venga el público, nos sacamos de la manga grabar a los vendedores de la SAL y nos metemos en el aula a través de la pizarra digital. Pese al poco tiempo que hemos tenido para difundir el proyecto hemos llegado a una gran cantidad de niños de primaria. Este es el set de emisión. Noelia Carioca, Josextu, Fernando Saldaña Raúl Vacas, bajo el cuidado de Marieta Monedero han hecho este trabajo con los cuento y proponiendo finales distintos. Ellos se preguntaban cómo sería eso de interactuar con la clase por pantalla… al final sentían que los niños se iban calentando, que los coles habían respondido genial y que los niños estaban implicados, hablando con ellos, riendo… ¡Al final se han emocionado y sorprendido con la respuesta!

Carmen Borrego: Los niños se han acostumbrado ya a estas nuevas formas de ver las cosas, son increíbles. Al final os han hecho llegar a más gente estos inconvenientes.
L.M.C.: Sí, y hemos cubierto todos los frentes: teatro los fines de semana en la biblioteca, que es presencial con todo el cuidado; microesxposiciones tangibles; las pantallas que funcionan en directo y las mesas redondas, los talleres grabados, nuevos vídeos de como amar la lectura reinventando a Rodari, la presentación de una Guía de Lectura “Territorio Rodari” con propuestas de creación y dinamiazación. Y no olvidemos las entrevistas con librerías de Salamanca donde recomiendan libros, o con el editor de La Guarida para saber cómo se hacen libros. Y saltamos a la gran pantalla con la colaboración de los cines Van Dyck y la proyección gratuita para los niños de “La historia interminable” que hacemos con Inés y Daniel, dos maestros que trabajan mucho con lo audiovisual y desarrollan talleres. Al final, todo esto tiene una parte buena, que lo grabado va a perdurar en el tiempo y puede consultarse en línea cuando queramos.

Ch.A.: Habéis hecho un trabajo que abarca mucho…
L.M.C.: Y más, hemos colaborado con la Facultad de Educación proponiendo un curso que se extenderá hasta enero y que se ofreció a alumnos de Pedagogía, Magisterio, Trabajo Social… Todo  se ha hecho con la ayuda de la Universidad, del Ayuntamiento, de la Diputación, que se encarga de difundirlo por la provincia, la Junta de Castilla y León, la Biblioteca de las Conchas, la Biblioteca Municipal Torrente Ballester… es una colaboración de muchas administraciones de Salamanca que lo han hecho posible a pesar de todas las dificultades ¡Cada vez que íbamos a firmar el convenio aparecía la consejera de Sanidad y anunciaba el endurecimiento de las condiciones! Lo celebro mucho esta colaboración.

Ch.A.: La verdad es que sí hay que celebrarlo, así es fantástico organizar ¿Larga vida a la SAL y al Salón?
L.M.C.: Confiamos en que el Salón tenga larga vida, confiamos en sus posibilidades de asentarse, de que en Salamanca haya una presencia de la literatura infantil y juvenil, porque si no, sería una pena. Y no es esa la ciudad que vendemos, por eso hay que apostar tanto por acciones puntuales como por acciones que tenga una continuación. Y por supuesto, por la colaboración de todos.

Gramática de la fantasía, la literatura y la enseñanza de Rodari nos enseña el valor de la palabra, de ese espacio para todas las hipótesis. Incluso en tiempos inciertos, en tiempos de distanciamiento los niños son capaces de saltar cualquier soporte, de encontrar en libros y pantallas la alegría y la SAL de la vida. Y hay un lugar donde habitan los bibliotecarios, los actores, los gestores de la letra, los maestros, los felices cuentacuentos que se ponen el delantal de la faena y cocinan páginas en los calderos de la biblioteca y del aula. Y de allí salen fantásticas propuestas, bien horneadas, bien calentitas, para alimentar el amor a la lectura y a la vida. SAL próxima y colorida, se remueve bien… y a continuar disfrutándola.

Charo Alonso, Carmen Borrego