Advertisement
Sábado, 23 de enero de 2021

Sanidad hará cribados en Guijuelo y Peñaranda porque superan los 800 casos por cada 100.000 habitantes

Ese dato de incidencia acumulada y con tendencia al alza es el que ha llevado a la Junta a utiliar los test de antígenos en estas zonas

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, junto con el coordinador de Medicina Interna, Carlos Dueñas. Foto JCYL

La Consejería de Sanidad hará cribados con test de antígenos en la Zona Básica de Salud de Eras de Renueva, en León, y Guijuelo y Peñaranda de Bracamonte (Salamanca) y muestra preocupación por la alta incidencia en las localidades vallisoletanas de Medina del Campo y Laguna de Duero y la capital zamorana.

Así lo ha señalado la consejera de Sanidad, Verónica Casado, quien ha comparecido en rueda de prensa para analizar la evolución de la pandemia en Castilla y León junto al coordinador de Medicina Interna, Carlos Dueñas.

En concreto, la consejera ha apuntado que se harán pruebas masivas con test de antígenos en la Gerencia de León, en la Zona Básica de Salud de Eras de Renueva de la capital, o en las localidades salmantinas de Guijuelo y Peñaranda de Bracamonte (Salamanca), en ambos casos por encima de los 800 casos por cada 100.000 habitantes de incidencia acumulada y con tendencia al alza.

La consejera de Sanidad ha recordado que los criterios para la realización de test masivos son la incidencia elevada, una tendencia ascendente y la pérdida de trazabilidad por la transmisión comunitaria.


Además, ha asegurado que es "clave" la estrategia de realización de pruebas con antígenos de segunda generación en Atención Primaria, que va a continuar, ya que "funciona" y se apoya "de forma clara" su uso con este tipo de pruebas que, dada su rapidez, permite detectar rápidamente un positivo, iniciar el aislamiento y cortar la transmisión.

Por otro lado, Casado y Dueñas han coincidido en señalar la preocupación existente por la situación de Laguna de Duero y Medina del Campo (Valladolid) y la capital zamorana.

Precisamente el doctor Dueñas ha señalado que estas zonas tienen una incidencia elevada, lo que puede significar días después un aumento de ingresos hospitalarios que además podrían coincidir con el puente de diciembre, lo que complicaría algo la hospitalización, tras lo que ha apelado a la responsabilidad para evitar colapsos.

En cuanto a la tendencia, ha explicado que una tendencia descendente de la incidencia acumulada que se mantuviera podría permitir una desescalada de las plantas de hospitalización COVID-19.